Atraco a las tres
Atraco a las tres

Dirigida por

José María Forqué

Año

1962

Etiquetas

1960 | Televisión

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: La amortización del televisor o los albores del pago por visión.

Atraco a las tres: como vienen con el programa empezado, un duro los dos.

Hay comedias españolas que han trascendido a su tiempo y se han instalado en la categoría de clásicos. Desde luego que ha sido por su guión, sus réplicas, su ironía, sus chanzas, sus situaciones, su retrato de personajes y del tiempo que les tocó vivir. También, claro está, por la categoría de sus intérpretes y por su vis cómica. Pero sobre todo porque todo eso lo filmaba un director con una idea muy clara de la puesta en escena, que no se limitaba a plantar la cámara en cualquier sitio, que planificaba una coreografía de movimientos en el interior del encuadre y desde el objetivo que los rodaba, que pensaba en el tempo de la comedia, en cuándo se debe (o no) cambiar de plano o continuar con el mismo para no enturbiar el gag, en cuánto tarda un actor en dar la réplica, en la pausa y en la velocidad, en no gritarlo todo, sino en gritar lo imprescindible y en decir como si nada lo demás. Sí, la gran diferencia entre algunas películas escritas por Pedro Masó y su equipo de guionistas y 'Atraco a las tres' es que ésta tenía la puesta en escena de José María Forqué.

Fernando Galindo: un admirador.

29 de mayo de 2003, 'El País' publicaba: Pedro Masó (Madrid, 1927) tiene olfato y también aire de emperador romano. Hoy, a este productor, guionista y director de raza y callo, que ha lidiado con todas las crisis del cine español apostando por los productos que más le iban al público en el cine y la televisión, sus colegas le plantan una corona de laurel que él llevará bien a gala por dos cosas, por el galardón en sí, que lo otorgan los productores, y por el nombre que lleva: José María Forqué. Y es que con ese realizador, Masó todavía cosecha uno de sus mayores éxitos, Atraco a las tres, la película sobre los bancarios metidos a ladrones de sainete reivindicada hoy más que nunca, que fue dirigida por Forqué y cuyo guión Masó escribió en un suspiro. "Acababa de nacer uno de mis nueve hijos. Lo acabé en nueve días, y eso sólo se hace así por hambre", recuerda. El VIII Premio José María Forqué, dotado con 30.050 euros y otorgado por la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales, le será entregado hoy a Pedro Masó, primer productor que posee este galardón, durante una gala en el Teatro Real de Madrid.

Fernando Galindo: un admirador, un esclavo.

Hacer reír ha sido una de las bazas más fuertes del cine español. Actores de un talento formidable, guionistas que buscaban en la calle a los personajes que ocupaban las pantallas, situaciones que se repetían en pleno siglo XX con la intensidad de una tradición que se remontaba a la novela picaresca. Ésta es una de esas comedias descacharrantes que cumplen años sin que disminuya su energía poderosa y el guionista Vicente Coello tiene su parte de 'culpa'. Coello escribió el guión junto a Pedro Masó y, partiendo de las anteriores premisas, enmarcaron tinta negra sobre papel blanco, encuadraron en blanco y negro ante el objetivo de la cámara, proyectaron sobre la blanca pantalla de la sala de cine a oscuras, las vicisitudes de un lamentable grupo de oficinistas, supervivientes sociales natos, deseosos de hacerse con el dinero que transita por la oficina bancaria en la que trabajan. Unos personajes que de la mano de los actores que los encarnan son el pretexto ideal para no parar de reír, de sonreír, en un tránsito en circuito cerrado por la España de la oficina siniestra a través de un itinerario marcado por el esperpento del momento, el erotismo nada censurable y el humor negro que sublima el ánimo.

Fernando Galindo: un admirador, un esclavo, un amigo.

El parque de televisores sólo es uno de los factores que miden la implantación social de la televisión. En la década de los sesenta, para conocer la expansión del medio debe combinarse el número de aparatos con la cantidad de televidentes que cada televisor acoge. Y en esos años el consumo de televisión además de familiar es también público pues hay que considerar la práctica extendida en las ciudades de los primeros años sesenta de ver programas en la casa de familiares y amigos o, ya en la segunda mitad de la década, el habitual consumo en bares o en la red de teleclubs en las zonas rurales. Los teleclubs constituyeron uno de los asuntos más recurrentes de la política cultural sobre la televisión, con frecuencia estaban gestionados por los párrocos, formaron una red de varios miles, pero su éxito fue muy limitado y su actividad muy irregular; de hecho, su misma continuidad quedaba en entredicho según crecía el parque de televisores. La práctica de ver la televisión en casa de quien tenía televisor ha quedado inmortalizada en la genial secuencia que presenta la vida doméstica, fuera del banco, de Enriqueta (Gracita Morales). Para amortizar el aparato, Enriqueta cobra por visión a los vecinos que se concentran en su comedor en un ambiente educado pero familiar que incluye comentarios participativos, 'dale con el jarrón, dale'. Enriqueta no quiere perder ingresos pero tampoco quiere abusar de su posición así que con un diálogo de lo más jugoso acoge en casa a los dos vecinos rezagados: "bueno, pues entonces un duro los dos". Y justo cuando está para cobrarles aparece el mandado de la tienda reclamando el pago del plazo... o se lleva el aparato: "Don Rogelio me ha dicho que la televisión es un artículo de lujo. El que no pueda pagarlo, que se jorobe". Pero Enriqueta es zalamera y con el aliciente de colarlo sin pagar se camela al emisario. Una escena de 98 segundos resuelta en 5 planos que vale un potosí.

Fernando Galindo: un admirador, un esclavo, un amigo, un siervo.

Vídeos

Una inteligente plasmación de los detalles de una vida cotidiana que vivía los últimos estertores de la crisis de la posguerra; la minuciosa preparación del atraco que imita directamente a 'los que se ven en las películas', la eficacia de los diálogos y la inventiva visual del realizador que sorprende desde los mismos títulos de crédito.

Los títulos de crédito dan crédito de lo que sigue

La gente se buscaba la vida como podía y convertía en un festín un bocadillo de calamares. Risa y sonrisa. Sí, puede que seguir con intensidad la tradición que se remonta a la novela picaresca conduzca a una comedia garbancera pero totalmente alejada de lo despectivo y enteramente enfocada en lo positivo del término: los garbanzos contienen tanto calcio como el queso y sus proteínas son las de más alto nivel nutritivo. Y es que las legumbres son una forma sencilla y barata de comer sano, fáciles de preparar y gastronómicamente versátiles que pueden acompañar ensaladas o guisos. Además, contribuyen a la sostenibilidad del planeta ya que aumentan la fertilidad del suelo donde crecen y se conservan sin refrigeración, lo que reduce el consumo de recursos naturales. Bendita comedia garbancera, menudo atracón.

¡Yo también seré pájaro y volaré!

Un deleite, de lo mejor de la comedia española, esta agridulce historia de un grupo de empleados de banca que cansados de su mediocre realidad deciden dar el golpe de sus vidas. "Atraco a las tres" es seguramente la obra maestra de José María Forqué porque consigue que todo funcione, guión, interpretación y dirección, un logro, sin duda, que 50 años después nos sigue haciendo sonreír.

Presentación de "Atraco a las tres (1962)"

Todo un clásico de uno de nuestros géneros más autóctonos, la comedia popular. Una película que parece mejorar con los años y que hoy nos va a servir para hablar de cine, de comedia pero también de la situación social que retrata. Cayetana Guillén Cuervo presenta una de las comedias más divertidas y corales del cine español. Largometraje dirigido por José María Forqué con un reparto de lujo: José Luis López Vázquez, Gracita Morales, Alfredo Landa, Cassen, Agustín González y Manuel Alexandre, entre otros. En el plató, para hablar de cine, humor y atracos cinematográficos dos de los grandes actores de comedia del momento: Carlos Areces y Macarena Gómez.

Presentación de "Atraco a las tres (1962) (¡pero qué culata ni qué piñones!)"

501
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones