Crimen perfecto
Crimen perfecto

Dirigida por

Alfred Hitchcock

Año

1954

Etiquetas

1950 | Teléfono

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: Dramatización del marcaje por letras, sistema que en norteamérica estuvo en vigor desde 1917 a 1962, aproximadamente.

Crimen perfecto: márquese M para matar

Henry Dreyfuss era un joven diseñador teatral, con experiencia en el diseño de escenarios e interiores de salas de cine, que por 1930 recibió el encargo por parte de la AT&T, la nueva empresa de Bell, de diseñar un nuevo tipo de teléfono que sustituyera a la "palmatoria" vertical. El diseño de Dreyfuss, cuya seña de identidad era un dial de marcaje de gran tamaño, se convirtió en el modelo estándar en todo el mundo durante gran parte del siglo XX.

El disco de marcar lo había diseñado en 1917 William G. Blauvelt, un empleado de Bell. El propio Blauvelt decidió incorporar tres letras a los dígitos del 2 al 9: el 1 se quedó fuera de la asignación porque en aquella época el disco debía girar más allá del 1 para generar la señal que iniciaba la llamada y para el 0 ya no quedaban letras que asignar pues Blauvelt prescindió de la Q y de la Z. La idea de esta asociación entre números y letras era la de marcar el nombre de la centralita a la que pertenecía el abonado al que se quería llamar. Cuando en 1921 se introdujeron las primeras llamadas directas, los nombres pasaron a ser prefijos de dos letras y se acordó que estas dos letras se indicaran en mayúsculas. El sistema tenía su encanto pero con el tiempo quedó en evidencia que era poco práctico pues, por un lado, era susceptible de crear confusión entre aquellos que no tenían clara la ortografía y, por otro, no siempre el abonado destinatario era compatible con el marcaje por letras o los terminales no tenían letras. A partir de 1962 el sistema de marcaje por letras fue retirado paulatinamente en Norteamérica quedando solo a modo de nemotécnico para que el usuario aplique su imaginación a la hora de relacionar el número a marcar con la palabra o secuencia de palabras que sea de su agrado.

Seguro que Hitchcock era ajeno a las anteriores cuestiones técnicas del teléfono y su disco de marcar pero el director británico se hizo cargo del proyecto de adaptar la obra teatral de Frederick Knott porque sabía perfectamente que era un material que podía manejar muy bien, más cuando el propio Knoot había hecho la adaptación para el guión.

Según testimonios de la época, la cámara de color estereoscópica era un armatoste grande como un armario. Hitchcock estaba obligado a rodar con dicha cámara pues la película, por orden de Jack Warner, se filmaba en 3-D. Para los títulos de crédito y la escena clave del film, Hitchcock quería llenar la pantalla con un primer plano de una mano marcando un número que, en consonancia con la marcación telefónica de entonces, empezaba por la letra M. Sin embargo, la cámara 3-D no conseguía enfocar a una distancia tan corta para una imagen tan grandemente deseada. Como Hitchcock se enrocó en que quería el plano con el dedo a punto de marcar la M en el disco telefónico, el atrezo no tuvo más remedio que construir un gigantesco disco con sus agujeros y un enorme dedo de madera. Nota: se supone que, en beneficio de la causa, la O se quedó fuera del grupo de tres letras que le correspondía a la cifra 6 pues, al fin y al cabo, el objetivo de la toma era que la M se viera bien centrada.

Hitchcock lidió con inteligencia el hecho de filmar en 3-D, utilizándolo sólo para realzar determinados objetos, una silla, un jarrón, unas tijeras en la secuencia del asesinato o juguetear con los fondos en algunas escenas. La intención del director fue la de no alejarse del primigenio concepto teatral y para ello innovó desde la sencillez, adaptando la obra de teatro al cine sin secuencias de transición, ciñéndose al escenario previsto. En este escenario, el teléfono juega un papel esencial en la milimétrica estrategia de la mente criminal del esposo que chantajea a quien ha de estrangular a su mujer en el momento en que ésta contesta a una llamada telefónica de su marido, hecho con el que éste pretende conseguir la coartada perfecta y, con posterioridad, la herencia de su mujer.

Vídeos

Si el cine, ideado en principio para el movimiento, todo empezó con un tren, de haber nacido ya sonoro podría haberlo hecho con el sonido y la imagen de un teléfono.

Tráiler

El maestro nos muestra una meticulosa obra maestra de misterio y melodrama marcada por haber marcado M.

Tráiler (reMasterizado)

Aunque filmada con un sistema 3-D, la mano suplicante de la esposa dirigida a la cámara cuando está siendo estrangulada no precisa de relieve alguno para advertirnos de los peligros que entrañan algunas llamadas. Esta escena resulta de tal fuerza visual que no nos extrañemos si creemos recordar que el homicida intentaba asfixiar a su víctima con el mismo cordón telefónico. Nota: el vídeo se inicia por defecto en 3D, para verlo en 2D: ruedecita de configuración, anaglifo, 2D, ruedecita de configuración y posicionar el cursor de nuevo al principio.

Marcando M para matar (3D)

356
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones