Demasiados secretos para un hombre solo
Demasiados secretos para un hombre solo

Dirigida por

Theodore J. Flicker

Año

1967

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: Apunta un plan para reemplazar la infraestructura física del sistema telefónico con implantes neuronales, lo que permite la comunicación directa entre seres humanos sin teléfonos o cables.

Situación: Muestra de forma irónica y truculenta el gran poder de una compañía de telecomunicación que controla a todo el mundo, incluidos los servicios secretos de las grandes potencias.

Situación: Insinúa el sentimiento público hacia el monopolio telefónico estadounidense.

Situación: Articula el temor a posibles abusos de la privacidad cuando las tecnologías monopolizadas se ponen en manos de agentes del gobierno y contratistas privados.

Situación: Evidencia cómo las preocupaciones sobre la vigilancia electrónica estaban bien establecidas como parte del discurso cultural de los años sesenta y setenta.

Situación: En 1993, The Phone Company fue el nombre adoptado por una red de voluntarios que proporcionaba un servicio gratuito de correo electrónico a fax.

Demasiados secretos para un hombre solo: los americanos, los ingleses, los rusos, los chinos y la compañía telefónica

¿La Compañía Telefónica?

Un androide de La Compañía Telefónica revela su plan para reemplazar la infraestructura física del sistema telefónico con implantes neuronales, lo que permite la comunicación directa entre seres humanos sin teléfonos o cables.

Sí, La Compañía Telefónica.

Entre 1934 y 1984, AT&T y Bell System mantuvieron un monopolio federalmente regulado sobre todas las telecomunicaciones en los Estados Unidos. En parte motivado por el temor a que las compañías telefónicas ejercieran un control excesivo sobre la naciente industria informática, el monopolio telefónico fue cancelado por orden judicial en 1982, lo que llevó a la disolución de Bell en múltiples proveedores de servicios.

La película alude al sentimiento público hacia el monopolio telefónico ya en 1967 y articula un temor portentoso a posibles abusos de la privacidad cuando las tecnologías monopolizadas se ponen en manos de agentes del gobierno y contratistas privados.


Clic sobre la imagen para obtener el cartel en grande


A pesar de las buenas críticas, la película no fue un éxito comercial. Sin embargo, ha alcanzado el estatus de culto.

En 1993, el culto a la película llegó a internet. The Phone Company fue el nombre adoptado por una red de voluntarios que proporcionaba un servicio gratuito de correo electrónico a fax. Fue uno de los pocos usuarios del dominio '.int'. La dirección del sitio web fue tpc.int. La web ya no existe pero hay copias accesibles en web.archive.org.

Vídeos

El Dr. Sidney Schaefer se convierte en el psicoanalista del Presidente, un puesto que le permite conocer los secretos más secretos y delicados del gobierno. Así, el Dr. Schaefer se convierte en el objetivo más deseado para varias organizaciones de agentes secretos, incluidas la CEA (Central Enquiries Agency - Agencia Central de Investigaciones) y la FBR (Federal Bureau of Regulation - Oficina Federal de Regulaciones). Cuando Schaefer se convierte en prescindible, encuentra un par de aliados en Don Masters, un simpático asesino político, y en Kydor Kropotkin, un espía soviético gay. La trama principal gira en torno a una insidiosa confabulación, aparentemente una organización anónima, que desea utilizar los conocimientos del Dr. Schaefer para lavarle el cerebro al Presidente, y a todo el que tenga algo de poder en Estados Unidos.

Trailer

Esta película se ha realizado sin el consentimiento de la Oficina Federal de Regulaciones ni la cooperación de la Agencia Central de Investigaciones. Cualquier parecido con personas vivas o muertas es pura coincidencia.

Títulos de crédito de inicio

La película satiriza la clase dirigente de Washington, el FBI, la CIA, los jipis, la vida en las zonas residenciales de las afueras de la ciudad, el rock psicodélico y una siniestra fuerza malvada que resulta ser la compañía telefónica.

Clip: Cambios

Como demuestra esta estrafalaria sátira de Theodore J. Flicker, las preocupaciones sobre la vigilancia electrónica estaban bien establecidas como parte del discurso cultural de los años sesenta y setenta.

Clip: Todos los teléfonos están pinchados

En esta escena, los temores de escuchas telefónicas generalizadas del gobierno se ven confirmadas cuando un androide de La Compañía Telefónica (TPC) revela su plan para reemplazar la infraestructura física del servicio telefónico con implantes neuronales, permitiendo la comunicación directa entre seres humanos sin teléfonos o cables: es el proyecto CC (Cerebrum Communicator - Intercomunicador Cerebral).

Clip: TPC y su proyecto CC

El productor Robert Evans afirmó que durante la producción de la película recibió la visita de unos agentes especiales del FBI que le dijeron que, debido a su representación poco halagadora del FBI, la Oficina quería que la película fuera modificada o cancelada. Sin embargo, Evans se negó a detener la producción o hacer cambios en el guion (esta película era la primera a la que había dado luz verde al frente de Paramount). Solo cuando las presiones empezaron a llegar desde el propio estudio accedió a cambiar FBI por FBR y CIA por CEA retocando la pista de sonido pues a esas alturas la película no estaba para volver a rodar ninguna escena. Aún con los cambios en la siglas el resultado mantiene su enjundia pues el jefe de la "FBR" se llama Lux y por aquel entonces "Lux" era una marca popular de aspiradoras pero resulta que, en ese momento, el director del FBI era J. Edgar Hoover, un apellido que hacía referencia a otra marca muy popular de aspiradoras. Y es que la película es una tremenda sátira que clava sus dardos en prácticamente todas las vacas sagradas de finales de los años 60.

Desenlace y títulos de crédito de fin (Joy To The World)

Tráiler del documental de David Ewing, "Ted Flicker - Una vida en tres actos". Flicker pasó de ser un ímprobo innovador en la comedia, a ser director de Hollywood, a estar incluido en la lista negra, a escribir novelas y ahora se ha convertido en un escultor de desnudos femeninos.

Ted Flicker - A Life in Three Acts (Trailer)

126
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2018 Foro Histórico de las Telecomunicaciones