Enigma
Enigma

Dirigida por

Michael Apted

Año

2001

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: Aparece una máquina Enigma de cuatro rotores auténtica, propiedad del productor.

Situación: El rol crucial que jugó durante la II Guerra Mundial la encriptación, las escuchas de las comunicaciones y la rotura del cifrado.

Personaje: TURING, Alan Mathison.

Enigma: Me gustan los números porque con ellos verdad y belleza son lo mismo

En marzo de 1943 los servicios secretos británicos, que ya habían logrado descifrar la clave empleada por los submarinos alemanes, se encuentran con que los alemanes cambian súbitamente de código mientras tres grandes convoyes de buques de carga aliados cruzan el océano Atlántico con lo que muchos miles de hombres, y toneladas de suministros, quedan de pronto a merced de la poderosa flota de submarinos de Hitler.

Hay un fondo verídico sobre el que se despliega el enigma de Enigma, un despliegue plasmado con pericia en la pantalla por el director Michael Apted partiendo de un guion escrito por el dramaturgo Tom Stoppard, extraído de la novela homónina de Robert Harris.

Las autoridades recurren a Tom Jericho, un brillante matemático y experto descifrador de códigos de Bletchley Park, que ya había conseguido descifrar el anterior código, denominado "Shark", empleado por la flota submarina alemana. Lo que sus colegas no saben es que Tom Jericho tiene un enigma personal que resolver. Por su parte, las autoridades empiezan a sospechar que puede haber un espía en Bletchley Park.

Así, dentro del gran revuelo histórico de la pérdida de la clave Enigma levanta el vuelo de otro enigma menor, pero dramáticamente no menos intenso. Es la creación, alrededor de la figura de Tom Jericho, de un grupo de expertos en el desciframiento de claves en el que se incrustan los elementos de un enigma de otro orden. Y del cruce de estos enigmas crece un relato de guerra, amor e intriga.

Llama la atención la producción de Mick Jagger, quien en 1995 junto con Victoria Pearman, formó Jagged Films con la idea de hacer películas tanto en EE.UU. como en el Reino Unido. Su primer proyecto fue perseguir los derechos del best seller de Robert Harris, Enigma. Para Jagger el atractivo de la novela estaba en el entretejido entre dos historias: la ruptura del código Enigma y el enigma de una bella mujer, desarrollándose en paralelo.

Enigma es una obra de ficción, los personajes y las situaciones son inventados, pero el trasfondo histórico sobre el que está ambientada, si bien a primera vista le da lustre, no resiste la prueba del algodón. Y es que Enigma, en su brillante ficción, tiene algunas sombras.

Alan Turing estuvo en Estados Unidos entre noviembre de 1942 y marzo de 1943 para ayudar a los norteamericanos en la construcción de máquinas Bombe. Las Bombe eran unas máquinas que iban buscando rápidamente combinaciones entre el mensaje cifrado interceptado y una clave cambiante hasta obtener como respuesta, la relación de ésta última con el mensaje original. A partir de febrero de 1942 los británicos habían captado un nuevo tráfico de mensajes codificado que denominaron "shark" y que eran incapaces de descifrar (el tráfico de la M3 era llamado "dolphin"). La marina alemana había añadido un nuevo rotor a las Enigma, el modelo M4.

El episodio histórico central en torno al cual gira se corresponde con una semana de marzo de 1943, cuando los británicos se habían vuelto a quedar en blanco al descifrar la clave Enigma de los submarinos alemanes y los dos convoyes más grandes hasta el momento, HX 229 y SC 122, navegaban por el Atlántico.

Este episodio se representa con bastante precisión, prestando atención tanto a los detalles criptoanalíticos como a la aparición de las máquinas de cifrado de códigos (de hecho, la máquina codificación Enigma de cuatro rotores que aparece es auténtica, propiedad de Mike Jagger, el productor). La película también retrata con eficacia el costo humano de la batalla, así como el rol crucial que jugó Bletchley Park durante guerra y el secreto que rodeaba sus actividades.

La mansión y los barracones de Bletchley llegaron a contar con casi 10.000 personas que trabajaban en distintos turnos y a disponer de más de 200 máquinas Bombe.

Sin embargo, la película es engañosa al sugerir que los descifradores de código de Bletchley estaban constantemente bajo la sospecha de que hubiera un espía que filtrara información al enemigo. De hecho, el espionaje tuvo un papel muy pequeño en la guerra de Gran Bretaña con Alemania ya que la intercepción de los mensajes y su descodificación era el caballo de batalla.

Que los avances británicos en el descifrado de códigos fueran frustrados por el enemigo fue más debido a que éste sospechara del éxito británico, y en consecuencia cambiara sus códigos Enigma, que por espionaje. Sólo se encontró un topo en Blenchley Park, el Sr. John Cairncross, y estaba pasando material sensible a los rusos. Los británicos se mostraron reacios a pasar datos en bruto a sus aliados rusos, ya que sus códigos no eran seguros y los alemanes a menudo los leían.

En segundo lugar, la película presenta la ruptura de Enigma como un hito totalmente británico (con alguna injerencia de los estadounidenses) y reduce el rol polaco a marginal. Sin embargo, el rol polaco fue capital.

Los primeros desarrollos orientados a descifrar los códigos de enigma fueron hechos por la inteligencia polaca en 1929. En los años siguientes, la Oficina de Cifrado del Estado Mayor del Ejército Polaco se expandió y se realizaron nuevos avances. Durante 1931, la inteligencia polaca comenzó a cooperar con el Deuxième Bureau francés. Finalmente, en diciembre de 1932, los polacos, liderados por el destacado criptólogo Marian Rejewski, reconstruyeron las conexiones internas de Enigma y consiguieron romper el código por primera vez.

En enero de 1933, los primeros mensajes alemanes fueron descifrados. Se estima que durante un período de seis años, entre enero de 1933 y septiembre de 1939, los polacos pudieron descifrar alrededor de 100.000 transmisiones.

En diciembre de 1938, los alemanes actualizaron sus máquinas Enigma. Aunque los criptógrafos polacos todavía podían leer los mensajes, el descifrado ahora llevaba mucho más tiempo en completarse.

A mediados de julio de 1939, la Oficina de Cifrados comenzó a compartir todo su conocimiento sobre Enigma con la inteligencia francesa y británica, que recibieron clones de la máquina de encriptación Enigma. Los británicos comenzaron a leer los mensajes de Enigma a mediados de agosto.

En septiembre de 1939, después de que Polonia fuera invadida por Alemania por el oeste y la unión soviética por el este, la Oficina de Cifrado destruyó todos los documentos y equipos. En octubre, cerca de París se creó un centro de inteligencia franco-polaco bajo el nombre de 'Bruno'. El centro se dedicó a interceptar transmisiones de radio alemanas en coordinación con la GC&CS británica (GC&CS - Government Code and Cipher School, también conocido en clave como Golf, Cheese and Chess Society). De manera adicional, siete criptólogos españoles republicanos fueron empleados en Bruno con el fin de poder descifrar códigos de la Italia fascista y la España franquista.

Después de todos estos esfuerzos para romper el código enigma (y de que muchos polacos mantuvieron lo que sabían en secreto aún cuando fueron capturados y torturados por los nazis), el hecho de que el traidor de la película sea un polaco, aún siendo una ficción, deja mal gusto.

La historia ficticia de esta traición se produce a raíz de la verdadera historia de la masacre de Katyn llevada a cabo entre abril y mayo de 1940 por el Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos (NKVD) -la policía secreta soviética- y en la que aproximadamente 22.000 militares, policías, intelectuales y otros civiles polacos fueron asesinados. Este horrible incidente realmente tuvo lugar y su descubrimiento fue anunciado por el aparato de propaganda nazi el 13 de abril de 1943 pero la idea de que alentara a un polaco a desertar para colaborar con la Alemania de Hitler es una distorsión de la historia.

A diferencia de otras naciones europeas, Polonia prácticamente no tenía quinta columna. Los colaboracionistas eran mucho menos frecuentes que en otros lugares, en parte debido al espíritu patriótico polaco, pero principalmente al hecho de que para los nazis los polacos eran "untermenschen" (infrahumanos, seres inferiores) y por tanto indignos de trato o asociación.

Vídeos

Un director como Michael Apted, con licencia para dirigir 007 (El mundo nunca es suficiente, 1999), y un dramaturgo shakespeariano de pro como Tom Stoppard de guionista resultan en un Enigma en el que todo está correcta y eficazmente montado y construido: nostálgico sin caer en la cursilería, romántico sin llegar al dramón, intriga manejada con la artesanía del mejor Hitchcock británico. Es lo bueno que tiene la ficción.

Trailer

La película es un elegante y melancólico thriller de espionaje a la antigua usanza, con el estilo, el espíritu y el carácter del viejo y buen cine inglés de los (19)50 y (19)60. Un melodrama con romance, intriga y ambiente de época. Su compleja pero a la vez sencilla trama, inspirada en hechos reales convenientemente adaptados para la ficción, consigue atrapar al espectador tanto por el vigor con que el director la desarrolla visualmente, como sus giros de guion y diálogos bien construidos, como, sobre todo, por la presencia de un elenco de excelentes actores, muchos de ellos característicos del cine inglés, que dotan a sus personajes de peso específico y entidad propia aún cuando su intervención sea breve.
Nota 1: La máquina enigma de 4 rotores aparece en el vídeo, en el instante 10:08, durante dos fugaces segundos.
Nota 2: La expresión ¡Mary Jane Hawkins! equivale, por contexto, a ¡Eureka! (efecto de comprender de repente un problema o concepto previamente incomprensible).

Selección de escenas

Este artículo trata la importancia de la desencriptación de los Códigos Enigma y Lorenz alemanes por parte de los aliados gracias al trabajo analítico de multitud de matemáticos.

Artículo en Pensamiento Matemático - Criptología nazi. Los códigos secretos de Hitler.

Este artículo artículo narra el viaje que Turing realizó a Estados Unidos para ayudar a los norteamericanos en la construcción de máquinas Bombe. Allí aprendió electrónica y conoció el sistema de encriptación vocal SIGSALY. Cuando regresó a Gran Bretaña, Turing inventó su propio aparato encriptador llamado "Dalila", aunque no lo terminó.

Voces secretas. Alan Turing en Estados Unidos, de "SIGSALY" a "Dalila".

46
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2019 Foro Histórico de las Telecomunicaciones