Frequency
Frequency

Dirigida por

Gregory Hoblit

Año

2000

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: La ficción de un hipotético portal frecuencial generado a partir de la aurora boreal levanta acta referencial de un exitoso portal de internet.

Frequency: lo contrafactual de otro oficioso oráculo jerarquizado más

Nueva York, octubre de 1999. John Sullivan es un detective de homicidios de 36 años de edad que todavía no ha superado emocionalmente la muerte de su padre, el bombero Frank Sullivan, acontecida cuando John contaba 6 años. John vive en la misma casa donde se crió y está en plena crisis sentimental tras la ruptura de su novia. En esas, el peque de su mejor amigo de la infancia, Gordo Hersch, descubre la vieja estación de radioaficionado de Frank.

En aras de aquella infancia que no ha de volver pero que les sigue uniendo, Gordo y John montan de nuevo la estación de radio a válvulas que lleva treinta años metida en el baúl. La radio funciona pero John no es radioaficionado y no sabe bien qué hacer, así que la deja encendida como si fuera una vela en ofrenda.

Y cual será su sorpresa cuando, debido a una inusual actividad de la aurora boreal, la radio vuelve a la vida y John descubre que ha logrado contactar con su padre exactamente 30 años atrás en el pasado, justo horas antes del aciago día en que Frank falleciera en el incendio de un inmueble. John, no es consciente de la actividad boreal pero sí tiene claro que no va a dejar pasar la oportunidad de advertir a su padre del suceso en el que perdería la vida. Si bien Frank al principio se muestra escéptico de que John sea su hijo en el futuro, acaba siguiendo su consejo tras haberse dado cuenta de que John le describió con todo detalle el resultado del segundo juego de la serie mundial de béisbol de 1969.

Frequency desarrolla una historia contrafactual pues va visualizando la respuesta a la pregunta "¿qué habría pasado si ...?" con la radio como portal de comunicación entre el mismo lugar del espacio en los diferentes tiempos. Sin embargo, conforme el oráculo John va adelantando oficiosamente lo que va a pasar, ciertos hechos cambian como consecuencia de dicho adelanto y la trama mira de "resolver" el "desaguisado". Lo dicho, planteamiento contrafactual.

Y aunque es una ficción, Frequency no puede evitar dejar constancia del hecho del momento en que se desarrolla, no su trama que es una ficción, sino su filmación que es una realidad. Es 1999. Y en ese año, la palabra clave para casi todo el mundo es YAHOO! Y la palabra está presente en la película, para que conste como prueba de vida, como prueba de que la ficción podría perfectamente ser real.

En la primavera de 1994, la misma época en que Jim Clark y Marc Andreessen acababan de fundar Mosaic Communications, Jerry Yang y David Filo eran dos estudiantes graduados en busca de algo que hacer. Yang y Filo se pasaban las tardes navegando por la Web en una abarrotada oficina montada en el interior de una casa rodante ubicada en el campus de la Universidad de Stanford (detrás del edificio de Ciencias de la Computación, donado por Bill Gates) y no lejos de los laboratorios donde se habían iniciado Sun Microsystems, Cisco y Silicon Graphics. Filo había descubierto la existencia del navegador Mosaic poco después de que éste apareciera en la Web. Yang y Filo se engancharon rápidamente a Mosaic y para llevar el registro de todas las páginas que visitaban las fueron organizando por temas: Noticias, Salud, Ciencia, Artes, Recreación, Negocios y Economía.

Cuando la lista tuvo una cierta entidad, la publicaron en la Web. Sin patentes, ni nada por el estilo. La llamaron "Vía rápida de Jerry a Mosaic". Era en su mayor parte texto, sin iconos llamativos ni imágenes destellantes. Estaba hecha, y mantenida, a mano y contenía enlaces a páginas de la Web que de otra manera llevaba su tiempo localizar. Era simplemente un servicio al consumidor, un sencillo directorio que le facilitaba la vida a todo aquel que tuviese la dirección de la Guía de Yang y Filo en la red de ordenadores de Stanford.

El principal atractivo del directorio en expansión de Yang y Filo era que nadie más había compilado otro. El secreto de su posterior éxito, como tan a menudo ha ocurrido en Silicon Valley, residió en haber aparecido en el momento preciso. Un par de años antes, no hubiera tenido sentido pues no había tantas cosas en la Web como para tener que clasificarlas; un par de años después, seguramente Microsoft hubiera querido intervenir. Yang y Filo se iniciaron en el momento justo cuando el navegador Mosaic comenzaba a despegar.

"Vía rápida de Jerry a Mosaic" fue ganando popularidad y convirtiéndose en imprescindible. También fue evolucionando, mejorando y cambiando de nombre, "Guía de Jerry Yang a la WWW", "Guía de Jerry y Dave a la World Wide Web", hasta llegar a la palabra mágica: "Yahoo!". Como la palabra, casi una invocación, debía tener algún significado Yang y Filo adujeron el de "Yet Another Hierarchical Officious Oracle", una especie de guiño informático pues 'Yet Another' formaba parte de la jerga de los programadores de software, 'Hierarchical' venía por el orden jerárquico de su clasificación y lo de 'Officious Oracle' eran las dos guindas que completaban el pastel.

Mas tarde habría otros directorios, Lycos, Infoseek, Architext, WebCrawler, algunos de los cuales eran más adecuados para ciertas búsquedas pero ninguno de ellos tuvo la cantidad de seguidores de Yahoo!, que sin duda alcanzó un status de culto entre los fanáticos de la Web.

El tráfico de Yahoo! pasó de un modesto par de miles de visitas por día al principio del lanzamiento oficial hasta superar las 100.000 visitas por día hacia finales de 1994. Yang y Filo podían tranquilamente afirmar que estaban logrando más actividad en la Web que cualquier otra persona en el mundo y sin marketing. Un año después, las visitas diarias a la página Web de Yahoo alcanzaron el millón y a finales de 1998 el nada despreciable valor de 167 millones. Amigos y corresponsales digitales enviaban sus recomendaciones de sitios webs. Yang y Filo comenzaron a agregar algún comentario editorial con encabezados tales como "Qué hay de bueno" y "Qué hay de nuevo". Lo que comenzó como un pasatiempo pasó a convertirse en una preocupación. Yang y Filo sabían que no iban a permanecer en Stanford y sabían también que los recursos informáticos de la Universidad no estaban equipados para alojar su servicio.

En la primavera de 1995, Sequoia Capital, un fondo de capital riesgo invirtió un millón de dólares en Yahoo! a cambio del 25% de participación. Era un precio mucho más bajo que los $5M puestos por Kleiner & Perkins en Netscape a cambio del 20%. Según estas empresas, Yahoo! fue valorado en $4M y Netscape en $25M. El dinero de Sequoia resultó ser el mejor invertido en toda la historia de Silicon Valley. Después que Yahoo! comenzase a cotizar en bolsa, el valor de ese millón de dólares se convirtió en casi 8000 millones a principios de 1999.

Yahoo! invirtió cuidadosamente en darse a conocer. Muchos habitantes de EE.UU. todavía no conocían la empresa y ésto llevó a Yang y Filo a invertir $5M en publicidad. Marketing para ser más exactos. Y del bueno. Por ejemplo, en los estadios de fútbol americano se podía leer: "Do you Yahoo?"

En 1997 las acciones de Yahoo! subieron un 511 por ciento y al año siguiente otro 584 por ciento. Lo que el 12 de abril de 1996 se había vendido a 13 dólares se había convertido en 1335 dólares en enero de 1999 (teniendo en cuenta las divisiones de acciones). Quien hubiera invertido 9738 dólares en acciones ese día de abril de 1996, tres años más tarde tendría 1 millón redondo. Como para no dar saltos de alegría invocando Yahoo! o, si eres Gordo Hersch, qué menos que ponerle la matrícula 1Yahoo al Mercedes que te has comprado con los beneficios de haberle hecho caso a una voz con la que treinta años atrás comunicaste vía éter frecuencial:
- ¿Cómo sabe mi nombre, señor?
+ Verás Gordo, me llamo Papá Noel y voy a hacerte el mejor regalo de Navidad de toda tu vida.
- Pues le daré mi dirección.
+ No, no te preocupes por eso; es algo importante que tendrás que recordar durante mucho tiempo: YAHOO!
- ¿Qué es eso, señor?
+ Es una palabra mágica, como 'Abracadabra' pero MUCHO MEJOR.

Sí, el interés de "Frequency" estriba en que habiendo sido testigo del momento culminante de Yahoo!, John Sullivan se aplica el significado oficial de las mágicas siglas cuando desde 1999 actúa a través de su transmisión radio hacia el precursor 1969 como si de un oficioso oráculo jerarquizado más se tratase: YAHOO! A su inseparable amigo de la infancia, Gordo Hersch, el encriptado y críptico chivatazo le sirve a las mil maravillas. A quienes vemos la película, estemos o no sintonizados en la onda de la radioafición, nos sirve como faro histórico de aquel momento puntocom.

Vídeos

Cine fantástico, drama, deporte y crimen se entrelazan en esta acaramelada historia de padre e hijo unidos en la infancia por el vínculo paternofilial y en la madurez por el efecto de la aurora boreal sobre la comunicación radio desde una estación de radioaficionado. La baza está en hacer que el espectador experimente la posibilidad de visualizar los efectos de cambiar el pasado desde el futuro a partir de una simple comunicación entre padre e hijo, con el detalle de que el béisbol sirve de referencia para, dentro y fuera, tener credibilidad.

Tráiler

El indicativo W2QYV, usado por "Frank Sullivan" cuando habla con su hijo, corresponde al Niagara Radio Club, sito en Niagara Falls, estado de Nueva York. El radio club está muy orgulloso de que su indicativo fuese elegido para la película y cada año, por abril, lo han venido celebrando obsequiando a quien les contactase con una tarjeta QSL especial para la ocasión. En lo que respecta a la operativa radio, los protagonistas a veces transmiten sin pulsar el botón PTT del micrófono, pero esto es un detalle menor en el fragor dramático de las conversaciones intercambiadas vía radio. El equipo es un Heathkit SB301 que, curiosamente, es solo receptor pero, afortunadamente, en la ficción cinematográfica todo es posible, que de eso se trata, de hacer real una ficción; quizá por eso, en cine y televisión, al director también se le llama realizador.

The Heathkit SB-310 Shortwave Receiver

177
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones