Godzilla, rey de los monstruos
Godzilla, rey de los monstruos

Dirigida por

Michael Dougherty

Año

2019

Etiquetas

1990 | 2000 | 2010 | Internet | Software

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: La guerra de los navegadores de internet: la cuota de mercado y la tecnología sí importan.

Godzilla, rey de los monstruos: ¿Propone convertir a Godzilla en nuestra mascota?

Cinco años después del ataque de Godzilla (2014, Gareth Edwards), nuevos monstruos gigantes han ido apareciendo en todo el mundo, ya son unos diecisiete y subiendo. La agencia criptozoológica Monarca, para la que trabaja la Dra. Emma Russell, intenta descubrirlos y controlarlos. Pero la cosa se complica cuando aparece en el hielo el llamado monstruo Zero, que resulta ser Ghidorah, el titán de las tres cabezas y el mayor enemigo de Godzilla. Ambos lucharán entonces por convertirse en el rey de los monstruos, ante la impotencia de los humanos.

Mothra, la polilla gigante, y Rodan, una especie de pteranodon, completan el cuarteto de monstruos gigantes clásicos protagonista. Una partida de póker en la que Godzilla no lo tiene nada fácil en este tercer título del llamado MonsterVerse, un cinematográfico universo de monstruos iniciado en 2014 y en el que Godzilla y King Kong van alternando el protagonismo. Esta entrega llega pisando fuerte con sus dos horas de adrenalina y destrucción masiva sustentadas con unos estupendos efectos especiales.

Con Godzilla el tamaño sí importa, así que hay que buscar la pantalla más grande de entre las salas convencionales de IMAX, 3D y 2D, aunque también hay copias para las salas de cine con tecnología 4DX y ScreenX. Es decir, con Godzilla el tamaño y la tecnología sí importan.

Las críticas son las habituales: un guion previsible, un metraje centrado en las peleas de Godzilla contra los monstruos y unos personajes humanos protagonistas de relleno. Pero en eso consisten las películas de monstruos gigantes japoneses (Kaijus) y ésta, con una de las versiones más impresionantes de Godzilla, es una auténtica carta de amor al género y un sentido homenaje a quienes han participado en el legado de Godzilla; en particular, la película está dedicada a Yoshimitsu Banno, fallecido en 2017, director y productor ejecutivo de películas de Godzilla, y a Haruo Nakajima, el especialista que vistió el traje de Godzilla en todas las películas de la serie, desde 1954 hasta 1972, y que también falleció en 2017.

Cuando el director tenía apenas edad para caminar, una sorprendente visión cobró vida en la televisión de su cuarto de estar: un superhéroe que respiraba con fuego azul y emitía un rugido potentísimo a la vez que desgarrador. Michael Dougherty: "Era un dinosaurio diferente a cualquier dinosaurio que hubiera visto. En realidad, ni siquiera era un dinosaurio; era una criatura antigua que se enfrenta al mundo moderno. Acababa de obsesionarme con Godzilla. Lo dibujé en los márgenes de mis cuadernos y lo añadí a las ilustraciones de la Biblia de mi escuela de primaria, para disgusto de las monjas. Yo era un niño de raza mixta que crecí en Columbus, Ohio, así que descubrir esas increíbles películas sobre monstruos gigantes que hacían los japoneses... significó mucho para mí. Se convirtió en una curiosa red de seguridad porque él era fuerte y poderoso, pero también tenía conciencia y sabiduría. Así que Godzilla lleva siendo un buen amigo desde hace mucho tiempo. De hecho, este monstruito me llevó a convertirme primero en animador y después en realizador. Cuando tenía unos diez años, mi familia compró una videocámara Betamax. Yo estaba obsesionado con hacer una película de Godzilla, que terminó siendo una película burda en 'stop-motion' de mi fiel juguete Godzilla Shogun Warrior volviéndose loco con mis figuras de acción. A veces me ayudaba mi tortuga mascota, Tony. Mi madre es vietnamita y también tengo raíces irlandesas y húngaras, así que crecí leyendo muchísimos mitos sobre dragones tanto orientales como occidentales. Y cuando de niño veía las películas de Godzilla, sentía que todas esas historias cobraban vida. No veía hombres con trajes de goma que destruyeran ciudades hechas a escala. Veía seres antiguos, poderosos y míticos disputándose el poder y luchando contra viejos rencores."

Nacido en 1954, como la representación física de los miedos japoneses a las armas nucleares que en 1945 acabaron con la vida de millones de personas en Hiroshima y Nagasaki, Godzilla empezó siendo un gigantesco monstruo imparable. Su enorme popularidad le hizo pasar por etapas muy distintas, apareciendo como un destructor, un salvador, un icono o un rey. Pero, en sus más de 30 películas, además de reflejar décadas de cambios sociales, políticos y ecológicos, Godzilla fue 'mutando' de ser un desastre natural ambulante al último samurái de la naturaleza.

Michael Dougherty: "Godzilla siempre ha tenido un halo mítico. Las películas de Godzilla son grandes, divertidas, pero además de todo el caos que entrañan los monstruos y la destrucción apocalíptica, estas películas son verdaderas alegorías. Así es como los japoneses inventaron y retrataron al personaje en un principio, y creo que es una de las razones por las que Godzilla ha perdurado tanto. Son películas que se ven devorando palomitas de maíz pero están repletas de metáforas. Y a pesar de que los temas han ido cambiando con los años, todos te hacen la misma advertencia: si atacas demasiado a la naturaleza, la naturaleza se volverá contra ti."

Su nombre original, Gojira, proviene de la combinación de dos palabras: "gorira" (gorila) y "kujira" (ballena). Por lo que podría ser descrito como una combinación de ambos animales, añadiendo un poco de radiación nuclear a la mezcla para darle factor de crecimiento y poderío.

Acabada la Segunda Guerra Mundial, la compañía japonesa The Toho Co., Ltd. reunió a un equipo de leyendas del cine japonés para crear un nuevo tipo de monstruo. Creó un traje de monstruo hecho de látex y bambú, una maqueta meticulosamente diseñada a una escala de 1/25 de Tokio y filmada magistralmente. Así es como Godzilla apareció en la obra maestra "Japón bajo el terror del monstruo" (1954, Ishiro Honda), y permanece desde entonces en la imaginación cultural mundial, convirtiéndose en una de las creaciones más grandes, importantes y originales del cine.

Michael Dougherty: "Los creadores del clásico Godzilla revolucionaron los efectos especiales con sus técnicas artísticas e innovadoras, pero como es lógico, estaban limitados por tecnologías de la época. Cuando de niño ves las películas de Godzilla, no te das cuenta de eso. Ves el concepto y la idea que hay dentro de trajes de goma y cómo se destruyen los decorados en miniatura. El alma y el espíritu de esas películas siempre estuvieron ahí. La idea de que estás viendo deidades antiguas y monstruos mitológicos luchando por el dominio siempre estuvo ahí. La intención era transmitir siempre una sensación de realismo. Ahora, todos los avances de los efectos visuales modernos nos permiten ver el mismo concepto, la misma alma y el mismo espíritu, pero hecho de una manera nunca vista hasta el momento. Veremos a estas criaturas como siempre las hemos visto, como personajes complejos. No tienen diálogos como nuestros personajes humanos, pero sonarán igual de conmovedores y complicados. Y es una alegría y un honor poder hacer eso."

La huella que dejó Godzilla en todo el mundo permitió a Toho crear todo un universo de criaturas gigantescas en una serie de películas que inaugurarían el género kaiju eiga que han cautivado y entretenido a generaciones de fans. Pero aparte de Godzilla, no se había visto a ningún otro en la gran pantalla fuera de Japón.

Hasta ahora.


En la gran pantalla, está claro que Godzilla es el rey. Pero, ¿qué hay de las otras pantallas?

En 1995, Microsoft lanzó un video promocional de 30 minutos explicando las funciones de Windows 95, protagonizado por Jennifer Aniston y Matthew Perry, actores de la popular serie televisiva "Friends", y los usuarios conocieron por primera vez Internet Explorer, un navegador que dominó el mercado completamente por más de 15 años, y que incluso en los mejores años de Firefox no vio su dominio temblar.

Pero en septiembre de 2008 los tiempos empezaron a cambiar. Eric Schmidt, que llevaba unos seis años reluctante a que Google desarrollara un navegador porque no veía a su empresa en la guerra de los navegadores, accedió y Google alumbró la primera versión beta de Chrome. Finalmente, el 11 de diciembre de 2008, se lanzó una versión estable al público en general. Y en cinco años Chrome derrotó a Internet Explorer, marcando el final de una era y el inicio de otra, ironías del destino, parecida.

Sin embargo, sin Firefox no habría habido Chrome.

Mozilla llevaba años demostrando que los navegadores podían ser mejores que el Internet Explorer de Microsoft. Así, cuando Google lanzó Chrome, Firefox tenía un 26% de la cuota de mercado, y hasta 2014 se mantuvo sobre el 20%. Pero Firefox siguió, y sigue, perdiendo usuarios. En mayo de 2019 está a la par de la pequeña cuota, casi residual, que le ha quedado a Internet Explorer.

En su momento, Firefox abrió el camino para otras opciones de navegación más allá de Internet Explorer. De hecho, Google llegó a contratar a varios desarrolladores que habían trabajado en Firefox para construir el prototipo de Chrome que acabó convenciendo a Eric Schmidth para que Google dejase la grada y saltara a la arena dispuesto a combatir por una cuota de mercado en la guerra de los navegadores.

Mozilla fue la mascota de Netscape Communications Corporation y posteriormente de la Mozilla Foundation.

El nombre "Mozilla" ya estaba en uso en Netscape como nombre en clave de Netscape Navigator 1.0. Se le había ocurrido al programador Jamie Zawinski y venía a significar "Mosaic killer", ya que el objetivo de Netscape era desplazar a NCSA Mosaic como el navegador web número uno del mundo. Inicialmente la mascota tomó varias formas, incluyendo la de un astronauta con casco, pero la elección final se decantó por un lagarto similar a Godzilla pues plasmaba el concepto de 'aplastar' a la competencia, reforzado por la similitud entre los nombres. En un diseño de Dave Titus de 1994, Mozilla aparecía como un (simpatico) lagarto (de cómic) verde y púrpura.

                       (Godzilla Shogun Warrior, en su caja)                      (Mozilla, dic.2014, en el campus de AOL, Dulles, VA)

Mozilla ocupó un lugar destacado en el sitio web de Netscape en los primeros años de la empresa. Sin embargo, la necesidad de proyectar una imagen más "profesional" (especialmente hacia los clientes corporativos) llevó a su retiro. Sin embargo, Mozilla siguió presente dentro de Netscape, a menudo en camisetas entregadas al personal o en obras de arte que adornan las paredes del campus de Netscape en Mountain View.

Cuando en 1998 Netscape adquirió el directorio web NewHoo, lo rebautizó como Open Directory Project con el apodo "DMOZ" (Directory of Mozilla) debido a su similitud con el proyecto Mozilla. Una imagen verde y púrpura de Mozilla fue colocada en cada página del sitio y así continuó incluso después de la disolución de Netscape cuando fue adquirida por AOL.

El nombre "Mozilla" se hizo más prominente cuando se utilizó para el navegador de código abierto del mismo nombre. Con el lanzamiento del sitio web mozilla.org en 1998 la mascota cambió a un Tyrannosaurus rex rojo, más grande y feroz; Shepard Fairey fue el encargado del nuevo diseño de Mozilla. Los motivos estaban más que justificados: Internet Explorer campaba a sus anchas por el creciente parque de navegadores y los dinosaurios marcaban tendencia tras los estrenos de Parque Jurásico (1993, Steven Spielberg) y El mundo perdido: Jurassic Park (1997, Steven Spielberg).

Desde entonces, la mascota ha sido "retirada del servicio activo", eliminada de la marca oficial de Mozilla y sustituida por la actual denominación establecida en negrita Meta Bold.

En 2002 la Fundación Mozilla lanzó la propuesta de un navegador de código abierto y de libre descarga. En un principio el servicio se llamó 'Phoenix', un año después el nombre cambió a 'Firebird' pero éste último entraba en conflicto de derechos de propiedad con otro software de mismo nombre por lo que, en 2004, el navegador se presentó bajo la denominación de 'Firefox'. Por cierto, puede parecer que el logotipo de Firefox sea un zorro con la cola en llamas que rodea un orbe pero en realidad es un panda rojo, mamífero que tiene más de oso que de zorro.

Michael Dougherty tiene razón: las películas de Godzilla son grandes, divertidas y verdaderas alegorías.

Vídeos

Tríada:
·Cuando todo falla, radio.
·Cuando los chips fallan, válvulas.
·Cuando los kaijus se desmelenan, Godzilla.
Ergo: El transceptor de radio, a válvulas, rey de los sistemas de telecomunicación.
Nota ampliatoria: La escena del cuarto de radio, de inicio del tráiler, no aparece en la película.

Tráiler

4DX son butacas que se mueven y 21 efectos ambientales para permitir a la audiencia conectar con la película a través del movimiento, la vibración, el agua, el viento, la nieve, los rayos, los olores y otros efectos especiales en perfecta sincronía con la proyección.

Godzilla: King of the Monsters in 4DX | Inside the Theater 360º VR

ScreenX es una proyección a 270 grados de aquellas escenas seleccionadas por el director de la película. El sistema usa cinco proyectores para expandir la imagen más allá de la pantalla principal, proyectándola también en las dos paredes laterales, buscando que la visión periférica se integre en lo que está sucediendo en la pantalla. Para lograr el efecto, las pantallas de las paredes laterales se alinean hasta coincidir con la pantalla principal y se utilizan dos proyectores para cada pared para mostrar la imagen. El espectador no ha de girar la cabeza para ver la acción pues las pantallas laterales se usan esencialmente para imágenes adicionales que extienden la escena de la pantalla principal.

Godzilla: 2D vs Screenx

4DX y ScreenX, todo en una la misma sala: tráiler demostración del sistema conjunto.

4DX with ScreenX Brand Demo Trailer | Inside the Theater 360º VR

Descubriendo qué es 4DX y cómo funciona.

Introducing 4DX

26
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2019 Foro Histórico de las Telecomunicaciones