Google y el cerebro mundial
Google y el cerebro mundial

Dirigida por

Ben Lewis

Año

2013

Etiquetas

2000 | 2010 | BRIN | IA | Internet | PAGE_L | Privacidad | RV | TIC

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: Los sueños, los dilemas y los peligros de Internet.

Situación: El proyecto de Google para escanear todos los libros del mundo y crear no sólo una enorme biblioteca global, sino también una forma mayor de inteligencia.

Situación: La historia central de Google Books se teje en el amplio trenzado de Internet hilando entre los temas de privacidad y derechos... privacidad de datos, privacidad de descarga, derechos de autor, derecho a la libertad y a la vigilancia.

Personaje: BRIN, Sergey.

Personaje: PAGE, Larry.

Google y el cerebro mundial: Google inicia sus proyectos sin pensar nunca en las consecuencias, eso viene después

Esta es la historia de un ambicioso proyecto en torno a Internet: el proyecto de Google para escanear todos los libros del mundo y crear no sólo una enorme biblioteca global, sino también una forma mayor de inteligencia.

En 1937, el escritor de ciencia ficción HG Wells predijo la creación de un "Cerebro Mundial" que almacenaría todo el conocimiento mundial y que sería accesible para toda la humanidad. Toda esta entidad de conocimiento completo reemplazaría a las naciones y a los gobiernos. Proféticamente, HG Wells anticipó que la cantidad de información que éste tendría, le permitiría monitorizar a cada ser humano del planeta.

En 2013, el Cerebro Mundial está siendo creado en Internet. Wikipedia, Facebook, Baidu en China y otras maquinarias de investigación alrededor del mundo están intentando construir su propio cerebro mundial. Pero ninguno ha tenido un plan tan audaz, inmenso y transformador como el que Google planeó con su proyecto Google Books.

En 2002, Google empezó escaneando los libros de todo el mundo y firmaron acuerdos con las bibliotecas de las grandes universidades -Michigan, Harvard, y Stanford en América, la biblioteca Bodleian en Inglaterra, y la Biblioteca Nacional de Catalunya en España-. Su objetivo no era sólo crear una enorme biblioteca global, sino utilizar todo este conocimiento para un propósito mayor y reservado: desarrollar una nueva forma de inteligencia artificial.

Google escaneó 10 millones de libros, pero más de la mitad de estos libros, seis millones de ellos, estaban bajo derechos de autor. Autores de todo el mundo lanzaron una campaña contra Google. En otoño de 2005, el Gremio de Autores de América y la Asociación de Editores Americanos presentaron demandas. Pronto se sentaron con Google para intentar negociar un acuerdo. Y tres años después, el resultado fue el Acuerdo sobre Google Books, de 350 páginas que se hicieron públicas en octubre de 2008.

Pero los $125 millones de compensación que Google tuvo que pagar le confirió nuevos poderes. La página web Google Books se convirtió en la mayor librería del mundo y, a la vez, en una biblioteca comercializada, otorgando a Google un monopolio sobre la mayoría de los libros publicados en el siglo XX. La biblioteca de Harvard retiró su apoyo, los gobiernos alemán y francés se declararon en contra y el Departamento Americano de Justicia empezó una investigación antimonopolista.

Desde el otoño de 2009, el juez Denny Chin celebró las audiencias en Nueva York para evaluar la validez del acuerdo sobre Google Books. Y en marzo de 2011 dictaminó en contra. Desde entonces Google ha firmado acuerdos individuales con varios editores para poder mostrar partes de sus libros en Internet. Google todavía está escaneando libros que no están bajo derechos de autor, pero su plan maestro para crear una biblioteca exclusiva regida por sus términos y condiciones ha sido eficazmente parado.

En 2013, el Gremio de Autores sigue demandando a Google por más de 2 billones de dolares en daños, por escanear libros bajo derechos de autor.

La visión del director, Ben Lewis.

Desde que tengo uso de razón he querido hacer una película sobre bibliotecas. Son mi lugar favorito para estar. Tranquilas, bonitas, depositan los mejores pensamientos que los hombres y las mujeres hayan tenido jamás. En ellas se respira libertad. Lejos del bullicio del capitalismo moderno, las bibliotecas son la personificación de las instituciones públicas. Simplemente, no hay nada malo en una biblioteca. Son mi paraíso.

Durante tres años, pensé extensa y duramente en cómo hacer una película sobre Internet. La Red es un fenómeno único, sin precedentes en la historia. Nos ha traído elementos maravillosos, como el acceso instantáneo a todo tipo de información, cultura y colectivos. Pero, a la vez, me altera ver cómo Internet nos quita cosas sin pedirnos permiso, hecho que ha pasado desapercibido durante largo tiempo. Quería hacer una película que alertara a la audiencia tanto de los peligros como del paraiso que es Internet. Pero, ¿cómo? Internet es difícil de visualizar -sus historias giran alrededor de emails, blogs y servidores-.

La mayoría de los artículos de periódicos que lo critican son sensacionalistas y escriben en un tiempo verbal de futuro o de subjuntivo, es decir, imaginan un posible peligro en el futuro. Los documentales necesitan historias concretas, con testigos personales, como también las explicaciones y las polémicas de los teóricos y comentaristas.

La historia de diez años de Google parecía ofrecerme una narración que podía servir como base para la película, así como un intenso vocabulario de imágenes visuales. En términos de narración, hay un marco fantástico: un puñado de héroes que se atrevieron a luchar contra la corporación mundial más exitosa de todos los tiempos. Era David contra Goliat.

En cuanto a imágenes, he llenado la película con magníficas grabaciones realizadas con grúas y travelins de las bibliotecas más bonitas del mundo. Más allá de esto, hay fábricas de escaneado con grandes tecnologías, depósitos y centros de reciclaje de libros, alrededores de antiguas universidades y el Departamento de Policía de Tokio.

La película está inspirada en el estilo visual de "Blade runner" (1982, Ridley Scott) y "Rampart" (2011, Oren Moverman). He buscado luces artificiales saturadas fuera de foco al fondo y movimientos lentos. Hemos filmado con una Sony F3 para conseguir una estrecha profundidad de campo cinematográfica. La película está iluminada con un sentido de futuro, combinando la alta tecnología con planos improvisados, como en los escáneres. Mi motivo visual clave es el paso lento de la luz blanca que conocemos de los escáneres.

Google Books me ofrece una columna narrativa para la película, pero no es la única historia que he explicado. La he utilizado como eje vertebrador de las historias de la gente de las que Internet violó su privacidad, y de los negocios (tiendas de discos y cines) que Internet arrasó. De este modo, la película se suma al amplio examen de Internet.

Finalmente, me he sentido atraído por este tema por la combinación de lo antiguo (la biblioteca) y lo nuevo (Internet). En esta película hay una extraña combinación entre el ayer y el mañana. Una biblioteca es un depósito del pasado. Internet es la tecnología del futuro. Dos mundos chocantes en esta historia que evoca el dramático dibujo de la nueva era tecnológica de la humanidad. Una nueva era que puede tener un precio muy alto.

Vídeos

Rodado en América, China, Japón, Alemania, Méjico, Francia, España y el Reino Unido, este documental relata la creación del Cerebro Mundial a escala global dentro del prisma futurista de ciencia ficción de HG Wells. Filmado en localizaciones épicas, desde Pekín a Boston, Tokio, París y San Francisco, con grúas especiales y travellings de algunas de las más sorprendentes bibliotecas, y con tomas de centros tecnológicos ubicados en iglesias y centros de escaneado, esta película explora la naturaleza de Internet y el futuro del conocimiento.

Tráiler

La historia central de Google Books se teje en el amplio trenzado de Internet, entre los temas de la privacidad de datos, privacidad de descarga, derechos de autor, derecho a la libertad y a la vigilancia. Esta historia está explicada a través de vivencias personales dramáticas: el autor japonés que interpuso una demanda criminal contra Google Books, con el Departamento de Policía de Tokyo; Harvard, que era inicialmente un entusiasta participando en la digitalización de libros de Google y que después se convirtió en un crítico clave, o el director de la Biblioteca Nacional de Francia, que no se impresionó cuando dos representantes de Google lo fueron a ver y le obsequiaron con un termo de Google de regalo.

El proyecto Google Books

Google comenzó a escanear imágenes en medio de un gran entusiasmo con la idea de crear una biblioteca digital. Los problemas surgieron gradualmente: los derechos de autor, los nacionalismos y la vigilancia. Había un puñado autores y académicos en América, Alemania, Francia, China y Japón que se atrevieron a luchar contra Google. Al final, en marzo de 2011, un juez americano sentenció que el proyecto de escaneado de Google era ilegal, aunque la creación de una biblioteca universal digital continúa, en gran parte, en manos de las propias bibliotecas.

Copyright

Internet no es simplemente la tecnologia utópica de difusión de la democracia, libertad, información y cultura alrededor del mundo. Internet, a pesar de darnos muchos beneficios innegables, está simultáneamente socavando nuestras libertades civiles, los mercados libres y los derechos humanos, mientras que concentra el poder y la riqueza en manos de nuevos monopolios sobre los cuales tenemos poca influencia.

Street View

Estamos en una encrucijada: podemos actuar para asegurar que toda la información y conocimiento que Internet está ofreciendo esté a nuestro servicio, o podemos permanecer como consumidores pasivos y esperar que toda esta información acabe controlándonos.

Evgeny Morozov sobre las Google Glass y la protección de datos

438
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2018 Foro Histórico de las Telecomunicaciones