Jason Bourne
Jason Bourne

Dirigida por

Paul Greengrass

Año

2016

Etiquetas

2010 | Internet | Privacidad | TIC

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: El mundo después de Snowden: espionaje masivo, metadatos, control de los ciudadanos, terrorismo; seguridad contra derechos civiles.

Situación: La controversia de internet y los muros de cristal con visillos.

Jason Bourne: una identidad virtualmente conocida en el desvirtuado anonimato GAFA

Bourne. Jason Bourne.

La última vez que Jason Bourne fue visto (2007), nadaba hacia la luz dejando tras de sí una larga lista de cadáveres y misterios resueltos. Por fin, parecía sereno.

Dice Matt Damon que han vuelto porque el público lo pedía y porque tenían una historia que merecía la pena. Y para que conste, tanto él como el director, Paul Greengrass, se han implicado a fondo: Damon como protagonista y productor; Greengrass como director y coautor del guión.

Jason Bourne malvive en la frontera con Grecia partipando en combates de boxeo clandestinos. Un día su amiga Nicky le pide ayuda pues ha descubierto nuevas operaciones encubiertas de la CIA y quiere filtrarlas en internet, como Wikileaks.

La trilogía de Bourne (2002, 2004 y 2007) se convirtió en una de las ficciones más influyentes para el cine de acción moderno. Sus señas de identidad eran una nerviosa cámara al hombro y unas increíbles secuencias de acción al servicio de la ambigüedad propia de un personaje definido por su falta de certezas acerca de su identidad, de su moralidad y de su posición como amenaza para la seguridad de su país. Nueve años después, Bourne vuelve a la pantalla grande con su rostro distintivo y su director fetiche, responsable de El mito de Bourne (2004) y El ultimátum de Bourne (2007), pero adaptado al mundo de 2016 en el que ondea con fuerza el ideal de una transparencia vertical y ascendente, de un poder transparente, un pueblo a cobijo en su intimidad y una CIA viviendo en la esquizofrenia de sentirse amparada por muros de cristal mientras implora a los gestores de la intimidad mundial que le permitan retirar los visillos que le impiden verlo todo de todos.

Este maremágnum de medios e intereses perfila el entorno digital del reencontrado Jason Bourne que sigue tan parco en palabras como siempre, se ha calculado que solo habla 25 veces en las dos horas y tres minutos de metraje, y parapetado tras la potencia visual de unas escenas que, una vez más, lo presentan disparando, corriendo, huyendo, viajando por medio mundo y conduciendo sin frenos. En su butaca sita en la zona de máxima inmersión, esta vez, el espectador echa de menos un cinturón de seguridad y nota cómo le sube la presión arterial ante la ingente sucesión de viscerales combates cuerpo a cuerpo y de espectaculares persecuciones, sea a pie de calle en plena manifestación antirecortes ante el Parlamento, y estrechas calles aledañas, de Atenas, sea en coche por el amplio e icónico Strip de Las Vegas. En este hábitat, la vulnerabilidad y el trauma psicológico del personaje apenas si pueden aflorar pero en el aire se perciben una serie de preguntas acerca de los beneficios y los riesgos de la tecnología pues la misma transparencia que permite a los hackers revelar el verdadero origen, y nombre, de este agente sin pasado y poner en evidencia el juego sucio de la agencia, es la que convierte a los servicios secretos en mirones planetarios, salivando ante la posibilidad de saber todo lo que la novedosa plataforma social Deep Dream atesorará sobre todo el que use sus servicios.

G-A-F-A

Al otro lado de la pantalla, Assange, Snowden, Anonymous... son los nuevos enemigos de los servicios de inteligencia por su inclinación a transparentar el mundo, a desterrar el secreto, y Facebook, Google y Apple los gestores custodios de la privacidad planetaria.

GAFA, son las siglas de G-oogle, A-pple, F-acebook y A-mazon, multinacionales megatecnológicas que vienen a ser los telares del capitalismo cognitivo en los que millones de humanos dedican gran parte de su vida en la vigente metamorfosis de las relaciones de producción: la digitalización, la puesta al día 'on-line' de todas las relaciones humanas, de todas las facetas de nuestra vida. Y es que ya no haces amigos, montas la excursión o saludas a la abuela si no es 'on-line'.

Febrero de 2016. La banca tradicional con sus oficinas físicas está atendiendo una generación envejecida. GAFA cuenta con la experiencia de usuario de millones de clientes en todo el mundo. Facebook y Google, cada uno, tienen más de 1.000 millones de usuarios, Apple 800.000 cuentas iTunes y Amazon 250.000 clientes. Ellas tienen los clientes, tienen los datos, tienen las plataformas tecnológicas y disponen de servicios de integración de medios de pago o mecanismos financieros. En 2011 Google sacó Google Wallet, un monedero virtual para hacer transacciones financieras, sin embargo ha sido un fracaso dados los números que maneja; Apple sacó en 2014 Apple Pay, un sistema de pago móvil que llegará este año 2016 a España; Facebook lanzó Messenger Payment en 2015 y Amazon lanzó en 2012 el Amazon Lending, préstamos para pequeñas empresas que operan en su plataforma. Los resultados han sido unos mejor que otros pero teniendo en cuenta los números que manejan se pueden considerar más bien decepcionantes si bien no hay datos concretos publicados al respecto, salvo que Amazon ha conseguido prestar unos pocos cientos de millones de dólares. Se ha sugerido que incluso para estos gigantes es complicado crear un mercado nuevo cuando los consumidores no están preparados: en Estados Unidos y Europa llevan 15 años intentando implantar los pagos móviles y hasta ahora no han tenido demasiado éxito. Sin embargo, el cambio generacional y los cambios profundos de la crisis económica parece que nos acercan a ese momento.

A-G-A-F-A

La fuerte competencia entre Google, Apple, Facebook y Amazon puede intensificarse pronto.

Alibaba, centrada principalmente en el mercado chino, dio el salto en septiembre del 2015 con el lanzamiento de la oferta pública de venta en la bolsa de Nueva York, para su desembarco en los mercados occidentales. Esta OPV fue la mayor del mundo hasta esa fecha, con un volumen de 25.000 millones de dólares.

Alibaba todavía no está considerada como la quinta grande aunque su capitalización de mercado asciende a 207.000 millones de dólares, por los 227.000 de Amazon (según cifras de Yahoo Finance , 22 Julio 2015).

Según la revista Wired, aparte de sus enormes beneficios el recurso con mayor potencial para situar Alibaba a la altura de Facebook, Amazon o Google es su base de datos. Sí, el mayor atractivo de Alibaba no es su capitalización bursátil, sino su modelo comercial de enorme potencial de crecimiento y expansión. Por si no fuese bastante, es sorprendentemente eficiente y sus recursos son, mayormente, digitales.

Igual dentro de poco ya no hablaremos de GAFA, sino de AGAFA.

Vídeos

Matt Damon: "Es importante para la democracia establecer los derechos y libertades individuales y preservarlos, al mismo tiempo que es importante luchar contra el terrorismo sin atacar los pilares de la integridad individual. No intentamos dar respuestas, pero es importante reflejar la realidad y las contradicciones de nuestro tiempo".

Jason Bourne: el espía en el panóptico

La persecución por las calles de Atenas tiene lo mejor de Paul Greengrass y de la saga Bourne. Jason ha vuelto en buena forma: contundente en hechos y parco en palabras. Y es que según qué cosas ves, hasta sobran las palabras.

Clip: Bravo no responde

El teléfono ha evolucionado en prestaciones y mutado en apariencia en pro de la comunicación manos libres. En el lado del establecimiento de la llamada, el enfrentamiento entre dos formas de concebir el ejercicio del Estado: Robert Dewey, director de la CIA, un eficiente dinosaurio de la Guerra Fría reacio a dejar cabos sueltos y Heather Lee, ciberagente, adalid de una nueva generación muy preparada y dispuesta a tomar el relevo, cuya ambición cuenta con los parabienes de la nueva política pues encarna los nuevos tiempos y el cambio que supone respecto al mundo conocido. Al otro lado, sorprendido por recibir la llamada, el "cabo suelto" Jason Bourne.

Clip: Páseme el teléfono

Joan Marimón, guionista y analista de montaje: "Simplificando mucho podría establecerse que hay dos tipos de secuencias de acción: a) 'Tipo Bullit' y b) 'Tipo Campanadas'. El 'Tipo Bullit', en referencia a la persecución de coche -fundacional- de 'Bullit' (1968) de Peter Yates, es una secuencia de acción en la que se informa didácticamente al espectador de todos los detalles para generar tensión y espectáculo: la distancia entre perseguidor y perseguido, la dirección del movimiento, el rostro que mira y en el plano siguiente lo que el personaje ha visto, el cambio de marchas y luego el coche acelerando, el motorista que viene en dirección contraria y el coche del protagonista que intenta esquivarlo, derrapa y resbala, etc. Todo en su sitio y la emoción siempre en crecimiento. El 'Tipo Campanadas', en referencia a la batalla de 'Campanadas a Medianoche' (1965) de Orson Welles, se refiere a la secuencia de acción que busca la belleza de la velocidad y de la violencia prescindiendo de la información didáctica: volúmenes en movimiento que se desplazan, golpes, aceros centelleantes, flechas en todas direcciones, caballos que se desploman en la niebla. No sabemos quién gana o pierde pero estamos embarcados en el espectáculo hipnótico de la forma en movimiento. Centrándonos en este clip de Jason Bourne, podría considerarse una combinación de los dos tipos: si bien las persecuciones siguen la tipología 'Bullit', la velocidad del montaje es tal vez excesiva para ser didáctica (51 cortes en 51 segundos, una velocidad de vértigo que agradaría a Dziga Vertov y que es de las más altas que recuerdo), y todo marcha tan rápido que la percepción general nos conduce al 'Tipo Campanadas', la belleza de la velocidad al margen de la didáctica. Los pulsos de mayor densidad, sin embargo, van en la dirección 'Bullit': mayor fragmentación en los picos climáticos de las colisiones, la del principio y la del final del clip, lo que significa que sí que hay voluntad narrativa. En resumen, un posible ejemplo de combinación de las dos tipologías definidas dentro de un esquema de alta velocidad de fragmentación, que es uno de los signos de nuestros tiempos".

Clip: Nos vemos en Las Vegas

Para Scott Mendelson, colaborador de la revista digital forbes.com, esta entrega se podría llamar "The Bourne Redundancy" (La reiteración de Bourne) y compara la película con un disco de grandes éxitos de un grupo: vende mucho y es agradable de escuchar pero nunca será el álbum para recordar. Para el director: "somos una familia y hacer una película de Bourne es como cuando un grupo de rock mítico se reúne y sale de gira otra vez". Para Matt Damon:"El mundo se mueve y cambia muy deprisa. Es muy emocionante actuar de nuevo en una película de Paul Greengrass. Me gusta mucho trabajar para él. Es una gran película sobre Jason Bourne, la mejor que hayamos hecho jamás".

Jason Bourne ha vuelto

Mat Damon: "Cinco minutos después de alejarse nadando tras su ultimátum, Bourne se siente amargado y torturado por todo lo que ha hecho y no tiene la conciencia tranquila. Aquí está viviendo al margen de la sociedad, sin hogar alguno. Es un hombre sin patria. Lleva una vida itinerante. Se le están acabando las opciones y los sitios en los que esconderse. Siempre quisimos que estas películas reflejasen la época en que fueron rodadas. Las tres primeras trataban sobre aquella década, la de los años de Bush. En ésta se explora el tema de la privacidad y la seguridad y creo que ese es el debate de mayor importancia actualmente, o debiera serlo. También llevamos la acción desde Macedonia y la frontera griega y vemos los efectos de la austeridad en Atenas".

Entrevista a Matt Damon

Alicia Vikander: "Aparte de que soy fan de Bourne, las siglas de la CIA están incluidas en mi nombre. Dos buenos motivos para involucrarme en esta película. El director pensaba que podían volver a rodarse películas de Bourne porque el mundo ha cambiado mucho. Es un contexto nuevo, con problemas a los que el personaje ha de enfrentarse. En esta película aparecen dos nuevos personajes jóvenes cuyos trabajos ni siquiera existían cuando se rodó la última película de esta saga y que se enfrentan a dilemas morales a la hora de usar sus habilidades en TI e Internet. Él forma parte del equipo que dirige una de las redes sociales más importantes y ahora tiene un conflicto con la CIA en relación con la privacidad. Yo estoy en la CIA. Ambos estamos cortados con el mismo patrón pero estamos en lados opuestos de este problema. La convención cibernética que aparece al final de la película tiene otro nombre en la vida real, pero existe. Es la mayor convención mundial sobre piratería y tecnología de la información. Y tiene lugar en Las Vegas. Me parece asombroso, que la CIA y gente de todos los países, de diferentes ideas políticas, comunidades clandestinas y empresas vayan todos al mismo sitio a buscar nuevos empleados".

Entrevista a Alicia Vikander

Matt Damon: "Supongo que el buen rollo que hubo después del rodar las películas de "Ocean" ha desaparecido al destruir The Strip. La verdad es que no podía creer que nos permitieran hacer esto. Rodamos durante una época del año tranquila. Teníamos The Strip desde la medianoche hasta las cinco de la mañana. Solo trabajamos entre semana. No causamos demasiados problemas. Espero que se sientan orgullosos de esa escena. Destrozamos 170 coches para rodar esos cinco minutos de película".

Jason Bourne destroza Las Vegas

Diez minutos y medio de fragmentos y momentos del rodaje, cámara B, seguidos de varias escenas, clips, en versión original, sin subtítulos.

Jason Bourne: Cámara B + Clips (En inglés)

¿Cómo borra un espía real su rastro?. Con motivo del estreno en cines de JASON BOURNE pudimos responder a esta y a otras interesantes preguntas de la mano de Juan A. Rando, ex agente del campo del Servicio de Inteligencia Español y Silvia Barrera, Inspectora de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional. Los periodistas invitados pudieron disfrutar de su experiencia como profesionales del espionaje y la seguridad en un animado coloquio. Sigue un fragmento del evento.

¿Podemos borrar nuestra huella digital?

305
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones