La noche más oscura
La noche más oscura

Dirigida por

Kathryn Bigelow

Año

2012

Etiquetas

2000 | 2010 | Móvil | Teléfono

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: La disimulada identificación exacta de un móvil, esporádico y en movimiento, precisa un técnico radiogoniómetro y un avezado cazador; todos en movimiento y mimetizados con el entorno para no levantar sospechas.

La noche más oscura: ¡está dando vueltas!

El título original, en jerga militar, indica las 0:30 de la madrugada, instante en el que los SEAL de la marina estadounidense, una noche sin luna, la más oscura del mes, pusieron pie en los terrenos de la residencia donde se escondía Bin Laden, para una película que busca poner blanco sobre negro sobre la historia y avatares de una búsqueda, dramática y comprometida, que duró diez años y dos administraciones y que, en parte, dependió de la disimulada identificación exacta de un móvil, esporádico y en movimiento, conseguida sobre el terreno gracias a la instintiva interpretación de los desesperantes resultados que ofrecía el equipo de rastreo.

Era previsible que el acontecimiento del segundo día de mayo de 2011 llegara a la pantalla antes o después, pero lo que sorprende es que el cine haya sido el cauce para conocer algunos de los pormenores y prácticas de dicha operación. La película arranca advirtiendo al espectador de que todo lo que se va a contar son hechos reales, recogidos por testimonios de primera mano. Sigue un polarizador y desasosegante plano en negro que se prolonga mientras se escuchan grabaciones de radios y móviles registrados durante el atentado del 11-S y, sin más anestesia, entramos con Maya, como observadores de primera fila, en los interrogatorios y torturas a prisioneros en las cárceles secretas norteamericanas. Maya, esa mujer de frágil apariencia que, a ojos de sus compañeros, aparenta poca experiencia y que se fortalece conforme entra en harina, conviertiendo su pudor y resistencia ante la tortura en rabia y empuje.

En sus dos horas y media de duración se maneja mucha información pero el planteamiento del guión, la férrea ejecución de dirección y el espectacular montaje resultan en una obra entretenida que muestra, de una forma educativa e informativa, casi documental, el drama natural de los implicados y afectados valiéndose de la mediación de un reparto que aporta cierta humanidad a los hombres y mujeres de los servicios de inteligencia que trabajaron en esa larga, árida, detallista y cambiante búsqueda.

Si bien todos los personajes están basados en personas reales, la decisión creativa de contar la historia a través de los ojos de Maya, además de reafirmar que estamos ante una película y no un documental, vertebra una manera interesante de llevar de la mano al espectador entre bambalinas para que vea lo que significa ser agente de la CIA desde el principio del proceso, espinoso collar de perro incluido, y a través de todas las etapas de una historia hasta cierto punto detectivesca en el conjunto de una narración que a pesar de saber su final consigue mantener el interés e incluso multiplica nuestra atención cuando los intensificadores de luz hacen su aparición.

La producción se realizó a caballo entre varios países y emplazamientos. Una universidad científica en Chandigarh, el norte de la India, hizo las veces de embajada americana en Islamabad, mientras que el complejo residencial en el que se escondía Bin Laden fue replicado en Jordania, en un pequeño pueblo cercano al Mar Muerto.

En una entrevista con el periodista Phil Bronstein de Esquire (11-febrero-2013), el soldado —al que la revista se refiere en todo momento como "The Shooter" para preservar su identidad real— habló no sólo sobre su implicación en la misión, sino también de las dificultades a las que se ha tenido que enfrentar tras dejar el ejercito en septiembre de 2012. En el paro y sin seguro médico, "The Shooter" también se aventura a dar su opinión sobre la película. Su impresión general sobre las escenas en las que se recrea la operación es bastante buena, aunque también le encontró algunos pequeños fallos. Cuando Osama cayó, aquello era un caos, la gente gritaba. Nadie pronunció su nombre. Los helicópteros no accedieron como se ve en pantalla. Los Seals hablan mucho, demasiado, durante el asalto. La misión es demasiado larga en comparación con lo que sucedió en realidad. La raza del perro, un Malinois belga y no un pastor alemán. Y en el helicóptero, camino de la guarida de Bin Laden, había "charla cero" entre los componentes del equipo. A su juicio, lo mejor que tiene la película de Bigelow es el retrato de Maya, la agente de la CIA que sacó adelante la investigación: la muestran como una mujer dura, que es lo que es.

Vídeos

*1*¿Puedo serte sincero? Soy tu peor sueño. No soy tu amigo. No voy a ayudarte. Voy a machacarte. ¿Alguna pregunta? *2*¡Quiero dejar algo absolutamente claro! Nos gastamos miles de millones y no estamos más cerca de vencer al enemigo. *3* Veinte detenidos reconecen esta foto. No tienes su nombre y no tienes ni idea de dónde está. *4*¿De verdad te crees esa historia? ¿Lo de Osama Bin Laden? Sí. ¿Qué parte te convence? Su confianza. *5*Hay una probabilidad del 60% de que esté ahí. Estoy de acuerdo, 60%. 100% que está ahí. Sé que la certeza os molesta, pero es un 100%.

¿No es un poco joven para la parte dura?

Los satélites nada pueden hacer cuando el objetivo de la búsqueda, Abu Ahmed, está personalmente definido pero técnicamente desenfocado. Hay que proceder por partes, vamos de pesca. Unos fondos de la CIA son invertidos en comprarle un 'discreto' Lamborghini a un hombre de negocios de Kuwait a cambio de que suministre el número de teléfono de la madre del objetivo. Las llamadas a la madre son entonces rastreadas y una de ellas conduce a Maya a creer que la persona que llama es Abu Ahmed. Ahora la pesca muta en safari fotográfico: hay que identificar la persona que está utilizando el móvil que ha levantado la liebre. La técnica de rastreo desde tierra está trillada pero para lidiar en esta era se requiere una pizca de instinto cazador a la hora de interpretar los desesperantes resultados que ofrece el equipo de rastreo. Y ahí está ese plano de las ruedas delanteras del vehículo, directrices y motrices, alineándose como si antenas fuesen para asegurar la detección y preparándose para incorporarse a la circulación en aras de la intercepción con resultado de confirmación.

El tipo del móvil en el coche blanco

Maya agente de la CIA y Bigelow directora de cine, dos mujeres de carácter que viven con pasión su profesión en tierra hostil.

Euronews: La noche más oscura

431
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones