Primer
Primer

Dirigida por

Shane Carruth

Año

2004

Etiquetas

2000 | Móvil

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: Invita a sentarse y dibujar gráficos y proponer ecuaciones.

Situación: Transmite algunos de los placeres y riesgos que conlleva la investigación científica.

Situación: Recrea de manera verosímil el proceso de descubrimiento, repleto de dudas, intentos, razonamientos e intuiciones.

Situación: El guion captura la forma en que se expresan los jóvenes científicos y denota cómo su íntima y competitiva colaboración avanza zigzagueante.

Situación: Es cine matemático y no porque en sus diálogos se citen conceptos matemáticos sino porque la trama es presentada y resuelta como un auténtico problema matemático.

Situación: Si bien los personajes están sujetos a la condición de contorno de no violar la consistencia de la causalidad, la simetría temporal se rompe cuando una misma llamada al móvil es recibida por dos versiones distintas del personaje en cronologías paralelas.

Primer: no he comido nada desde mañana por la tarde

Ganadora del gran premio el Festival de Sundance, la película independiente Primer (2004), rodada en 16mm, muestra a dos amigos que intentan crear un dispositivo que cancele el efecto de la gravedad y deviene una obra de ficción en la que la geometría del espacio-tiempo, el uso de superconductores, el efecto Meissner y la interpretación de los diagramas de Feynman acaban constituyendo una historia fascinante filmada con brillantez por el director Shane Carruth.

Shane Carruth, matemático e ingeniero de sistemas informáticos americano que con 32 años, y en vista de lo que por sus lares acostumbra a pasarles a los ingenieros cuarentones, ha optado por adentrarse en el cine profesional. Autodidacta de la técnica cinematográfica y de la escritura de guion, puede que empezara como entretenimiento pero ha terminado implicado en el proyecto hasta la médula: protagonista, productor, guionista, director, fotografía, música y montaje. Tanta presencia y participación no es por ego sino por simple cuestión de números: el presupuesto de 'Primer' ha rondado los 7000$USA (unos 6000 euros).

Ejercicios recomendados para antes y después del visionado.

Ejercicio 1: La NASA gastó millones en investigación hasta conseguir un bolígrafo capaz de escribir en gravedad cero. La utilidad del invento en la tierra era que permitía escribir sin necesidad de mantener la punta hacia abajo; ya no era necesario apoyar el papel en una mesa, servía cualquier superficie: una pared, un techo... Poco tiempo después, los rusos resolvieron la cuestión de la escritura en gravedad cero sin recurrir al espionaje industrial y con un coste de investigación cero.
¿Qué usaron los rusos para escribir en el espacio?

Ejercicio 2: ¿Qué es peor: pensar que te estás volviendo paranóico o estar convencido de que deberías haberlo sido?

Ejercicio 3: ¿Qué información aporta el siguiente diálogo?
Aaron (a Abe): ¿Tienes hambre? No he comido nada desde mañana por la tarde.

Ejercicio 4: ¿Qué le ocurre a un ingeniero de cuarenta años?

Ejercicio 5: ¿De qué sirven unos subtítulos blancos cuando el fondo de la escena es claro, intensamente claro?

Ejercicio 6: Supongamos que has descubierto la manera de retroceder en el tiempo.
¿Qué provecho sacarías de ello?:
a) Económico. Te dedicarías a jugar a la bolsa, las apuestas o la lotería.
b) Personal. Evitarías desenlaces dramáticos.
c) Ambos. Las dos facetas anteriores son complementarias.
d) Ninguno de los anteriores. No se pueden alterar los acontecimientos acontecidos.

Ejercicio 7: Supongamos que puedes retroceder en el tiempo.
¿Podrías encontrarte contigo mismo? ¿Sería conveniente?

Ejercicio 8: Supongamos que puedes retroceder en el tiempo.
Una vez en el pasado, ¿tu doble podría utilizar el mecanismo para retroceder nuevamente en el tiempo? ¿Sería conveniente? ¿Deberías hacer algo al respecto?

Ejercicio 9: Supongamos que puedes retroceder en el tiempo.
¿A quién se lo dirías? ¿Porqué?

Ejercicio 10: La investigación y la experimentación:
a) Se han de hacer con medios, para no correr riesgos, y con personal profesional, para evitar las rencillas y las desconfianzas personales.
b) No es cuestión de medios, es cuestión de creer en lo que se hace, trabajar con personas afines y en las que puedas confiar porque se comportan como tú lo harías.

Los ejercicios para el lector anteriores son como divertimento informativo y descriptivo.

No es necesario gastar millones en investigación para desarrollar un bolígrafo capaz de escribir en gravedad cero cuando existe el lápiz convencional, o el portaminas, de mina de grafito, que permite la escritura en cualquier posición. Por la misma regla, no es preciso gastar millones a la hora de realizar una película de ciencia ficción, compleja pero sobria, profunda pero imaginativa, casera pero atractiva. Cuando se trata de ciencia ficción no es necesario recurrir a los efectos especiales, la imaginación suple perfectamente los efectos. No es necesario un cohete ni salir al espacio para que la imaginación vuele. Si la lectura de un libro puede sacarnos del sofá y transportarnos al mundo ideado por el autor, ¿porqué no puede ocurrir lo mismo en una butaca de cine? Tan sólo es cuestión de presentar las situaciones de una manera natural y cercana: un garaje (¿quién no tiene un trastero?), unos elementos cotidianos (el catalizador del coche, el gas de la nevera, unas baterías de coche, una cámara de vídeo) y unos personajes identificables (Aaron y Abe con sus corbatas negras y sus camisas blancas buscando un golpe de suerte, un toque de ciencia, una patente millonaria) y sujetos por las tensiones de la física, la ética, el miedo y la ambición.

La película requiere la atención del espectador, quien ha de tener los sentidos pendientes del divertido juego que propone el film al ir ofreciendo unas situaciones que, con los diálogos y las imágenes, se han de ir encarando como si fueran piezas de un cubo de Rubick. No hay que tener reparo alguno en admitir que la trama de la historia puede resultar incomprensible en su totalidad; si no es debido a la falta de conocimiento en física cuántica puede que sea debido a la intrincada trama de la historia en la que los protagonistas y sus dobles se van alternando de manera que llega un momento en que no se sabe bien qué es lo que está ocurriendo o puede que sea porque está hecho adrede para que el espectador se sienta perdido, como si estuviera en un laberinto de pasillos sin encontrar la salida. Pero, eso sí, es una propuesta fascinante y adictiva, original y desconcertante.

Sam Carruth asegura que para entender su película hay que verla dos veces. Y, si no se está muy ducho en inglés mejor ir a verla directamente en versión doblada. En 'Primer' los diálogos son importantes, no por los tecnicismos y las explicaciones teóricas sino porque incluyen pistas para identificar los acontecimientos que estamos viendo y que deberemos ordenar en la cronología de lo que se nos cuenta. La frase "No he comido nada desde mañana por la tarde" nos informa de que estamos ante los dobles de Aaron y Abe que han viajado atrás en el tiempo. Si no podemos leer el texto del subtítulo porque éste, letra blanca con un decorativo reborde negro moteado, es totalmente ilegible debido a que no contrasta con el fondo de la escena que estamos viendo da como resultado que hemos perdido la referencia de tiempo que se nos ofrece y en lugar de participar en el juego acabamos perdidos.

Aún así, tampoco nos ha de preocupar; basta leer el siguiente fragmento de la reseña de A.O.Scott para 'The New York Times' del 8 de octubre de 2004: "Conozco a un crítico que ya la ha visto por lo menos cinco veces en varios festivales, y es que gran parte de su atractivo recae en la tentadora creencia de que si la ves las suficientes veces al final podrás entenderla por completo. Cosa de la que no estoy muy seguro que sea posible. Después de haberla visto dos veces de principio a fin en busca de pistas sobre su significado, no me atrevería a afirmar que todo tenga sentido en ella. En un momento dado, el amor de Carruth por la complejidad y lo sinuoso cruza la línea entre la ambigüedad y la opacidad, pero me apresuro a añadir que mi desconcierto está teñido de admiración. Carruth tiene la habilidad, la astucia y la seriedad de convertir un artificio filosófico chirriante en un rompecabezas moral, denso e inquietante".

El crítico de Esquire Mike D’Angelo escribió de ella: "todo el que ha visto Primer una sola vez y dice haberla entendido o es un genio o un mentiroso".

El acierto de Carruth es proponer que la máquina, o la caja, como se refieren a ella los protagonistas, no es un tren capaz de viajar a toda velocidad por los raíles del tiempo, sino que simplemente es una especie de jaula de Faraday temporal en cuyo interior el reloj corre a velocidad natural rebotando entre dos momentos. En otras palabras: para retroceder seis horas, es necesario esperar seis horas dentro de la caja. Un diagrama siempre es de ayuda:

Clic sobre la imagen para obtener el diagrama en grande


El esquema evidencia que Carruth no rehúye el espinoso tabú de la coexistencia de dos versiones diferentes de la misma persona. De hecho, Primer se lanza de cabeza a ello: cada vez que un personaje se introduce en la caja, surge una iteración de sí mismo y se inaugura una nueva cronología alternativa. Durante la película llegan a convivir hasta siete clones del mismo personaje evolucionando a lo largo de nueve cronologías simultáneas:

Clic sobre la imagen para obtener el diagrama en grande


Los personajes están sujetos a la condición de contorno de no violar la consistencia de la causalidad, pero son conscientes de que se ha roto la simetría temporal cuando una misma llamada al móvil de Aaron es recibida por dos versiones distintas del personaje en cronologías paralelas. Es uno de los escasos detalles técnicos explicados en la película: esto se debe a que el sistema de telefonía móvil detiene su búsqueda una vez que ha encontrado el número solicitado por primera vez. A medida que la lógica temporal se va diluyendo, los personajes llegan a experimentar con múltiples repeticiones de la misma situación...

Clic sobre la imagen para obtener el diagrama en grande

Vídeos

La acción de "Primer" se sitúa en la periferia de una ciudad cualquiera en la actualidad, un lugar lleno de polígonos industriales e hileras de casas idénticas entre sí. Allí, Abe y Aaron, dos ingenieros, trabajan durante el día junto con otros compañeros para una gran empresa; en su tiempo libre, hacen experimentos en un garaje. Mientras ponen a punto su último proyecto, un aparato que reduce la masa aparente de cualquier objeto bloqueando la fuerza de la gravedad, descubren por casualidad que el aparato en cuestión tiene unas aplicaciones totalmente inesperadas, algo que al parecer les permitiría hacer y tener cualquier cosa que desearan. Su primer reto será decidir si deben o no aprovechar esta oportunidad única. El segundo, hacer frente a las consecuencias.

Primer (Tráiler)

Lo novedoso del film reside en que recrea de manera verosímil el proceso de descubrimiento, repleto de dudas, intentos, razonamientos e intuiciones. La ambientación es actual, nada futurista; la historia se desarrolla en casas convencionales y polígonos industriales en las afueras de una ciudad. Los diálogos están plagados de terminología matemática, física, química, biológica e industrial; lo cual, lejos de distanciar al espectador, da verosimilitud a la historia. Y, una vez realizado el descubrimiento, el relato es puramente matemático. En palabras del autor: "Se trata de partir de una premisa y de seguirla de una manera interesante hasta una conclusión lógica". Al plantearse qué efectos puede tener el encuentro de los personajes con sus "dobles" en el pasado y cómo neutralizar cualquier posible variación de la cadena de acontecimientos (una simple llamada a un teléfono móvil puede romper esa simetría de realidades), el film sigue el método hipotético deductivo. Se trata de cine matemático; y no porque en sus diálogos se citen conceptos matemáticos, como parábolas, la paridad del número de trayectos entre el presente y el pasado como clave para que el viaje sea con o sin retorno, bucles, permutaciones, paradojas, recursividad, simetría, etc. sino porque la trama es presentada y resuelta como un auténtico problema matemático.
Sigue una introducción realizada por Javier Ballesteros para la proyección del film en el Auditorio de la Casa de Cultura de Sant Joan d'Alacant.

Primer, introducción de Javier Ballesteros

24
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones