Reservoir dogs
Reservoir dogs

Dirigida por

Quentin Tarantino

Año

1992

Etiquetas

1990 | Antena | Móvil

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: Presentación en sociedad del ligero MicroTAC en comparación con el existente DynaTAC.

Situación: Alegato en pro del DynaTAC: marca estilo puesto sobre la mesa, permite hablar líbremente al volante, se lleva en la mano, no requiere maletín, ni corbata y conjunta perfectamente con la moda chándal.

Reservoir dogs: ¡No sin mi móvil!

Seis años después del lanzamiento del primer teléfono móvil, Motorola seguía innovando y apostando por la telefonía móvil. En 1989 presenta el "ligero" MicroTAC con un peso de 303 gramos, 500 gr. menos que su predecesor DynaTac. Su precio seguía al alcance de muy pocos: 2.495$. Hizo su aparición en la película de Tarantino ‘Reservoir Dogs’ si bien fue el DynaTac 8000X quien estuvo más tiempo en pantalla, puede que para demostrar que a pesar de sus dimensiones, peso y 'edad' seguía en activo, casi como un chaval. En el fotomontaje, el Sr. Naranja en el único momento en que hace uso del MicroTAC 9800X y Eddie 'el Amable' en una de las veces que usa el DynaTAC 8000X para lo que se concibió.

Existen muchas y variadas versiones sobre por qué Tarantino eligió un título tan peculiar (por mucho que en México el film se titulase 'Perros de reserva', y en Argentina y Chile como 'Perros de la calle'). La hipótesis más plausible, no obstante, es que el cineasta se inventó una explicación para convencer a sus productores de que aquel título era genial porque 'Reservoir Dogs' era una expresión que se utilizaba en el polar francés (cine negro) de la Nouvelle Vague y que esa expresión significaba literalmente "canalla" o "rata". Como los que pagaban la película no tenían ni idea de cine francés, se creyeron la historia y avalaron el título. Otra posibilidad a la hora de traducir el título, visto lo que ocurre en el almacén, sería 'Perros de presa'.

En el verano de 1991, Quentin Tarantino acudió al taller de guiones del Sundance Institute con el libreto de 'Reservoir Dogs' bajo el brazo. Algunos de sus tutores se mostraron muy efusivos con aquella historia, aunque quien más alentó a Tarantino para que tirara el proyecto adelante fue Terry Gilliam. De aquel taller, Tarantino recuerda que el mejor consejo que le dio Gilliam, y uno de los mejores que jamás ha recibido, es que para ser director tenía que aprender a delegar. "Me dijo: 'Una de las cosas que tienes que aprender para ser director es que no tienes que hacer según qué cosas, sino contratar a personas con talento para que lo hagan por ti. Debes contratar a un director de fotografía que pueda obtener la calidad de imagen que tú buscas. Has de tener una diseñadora de vestuario que encuentre los colores y diseños que quieres'. Entonces mi idea de ser director dio un vuelco, y me di cuenta de que yo podía hacer eso, que era capaz de describir mi visión, de explicar qué tengo en mi cabeza". Es por esto que Gilliam aparece en los agradecimientos del film.

Tony Scott intentó por todos los medios adquirir los derechos del guión de 'Reservoir Dogs' para dirigir él mismo la película. Tarantino se negó, pues esa historia debía dar lugar a su primera experiencia como director, pero de sus charlas salió un negocio con el que ambos quedaron satisfechos: Scott adquirió por 50.000 dólares el guión de una película que después se convertiría en 'Amor a quemarropa' (1993, Tony Scott).

Tarantino estaba decidido a poner en marcha la producción con los $50.000 de Scott. El plan inicial era que él protagonizaría el Sr. Rosa y su productor y amigo Lawrence Bender el papel de Eddie 'el Amable'. Por suerte para todos, la esposa del profesor de interpretación de Bender era amiga íntima de Harvey Keitel, quien cuando se le hizo llegar el guión quedó tan fascinado que aceptó sumarse al proyecto para dar vida al Sr. Blanco y, además, para ejercer como productor con lo que Tarantino y Bender lograron recaudar 1,5 millones de dólares para producir el film.

En 1992, 'Reservoir Dogs' se estrenó en una de las secciones a competición del Festival de Sundance, creando un verdadero maremoto entre los asistentes y la prensa acreditada. Durante los días que Tarantino estuvo en el certamen todo el mundo le paraba para felicitarle por la película y decirle qué premio o premios le iba a dar el jurado pues las opiniones coincidían en que se iba a marchar a casa con la maleta llena de estatuillas. Al final, de los 8 premios destinados a las películas de ficción, 'Reservoir Dogs' no se llevó ninguno.

Ese mismo año 1992, la película fue premiada en el Festival de Sitges. El periodista Javi Cózar recordaba en Miradas de Cine el día que se topó con Tarantino rumbo al Auditori Melià donde se proyectan las películas del festival. "En uno de los paseos entre la estación de Renfe y el Melià me encontré con un tipo alto, feo y delgado, un guiri que me pregunta si sé dónde está el Melià. Claro, respondo en inglés, voy para allá, ven conmigo si quieres. El guiri no paró de hablar en todo el camino, ametrallaba el aire delante de su boca, tuve que echar el resto para entenderle. De lo poco que comprendí, retuve que era un director de cine que presentaba su primera película aquella misma noche. El encuentro me dejó indiferente. Vale, sí, era un director de cine, pero yo aquel año iba con mi cámara buscando a gente como Wes Craven o Bruce Campbell, para qué voy a decir otra cosa. Por la noche le vi presentar su película. Ni yo ni (casi) nadie le conocíamos. La película se llamaba 'Reservoir Dogs'". Tarantino se llevó de Sitges el premio al Mejor Director y al Mejor Guión.

Para Joan Marimón, guionista y analista de montaje, uno de los atractivos de la película es que si bien se ciñe al esquema habitual del cine de atracos (acto primero, preparación, acto segundo, atraco y acto tercero, consecuencias) tras los créditos que siguen a la primera escena en que aparecen todos los personajes en el bar, elude precisamente los dos primeros actos, difiere la preparación y omite el atraco en sí, para irlos ofreciendo oportunamente fragmentados y astutamente incompletos en una selecta propuesta de flashbacks a partir de los personajes principales.

Clic sobre la imagen para obtener el diagrama en grande

Vídeos

Joe Cabot y su hijo Eddie 'el Amable' contratan a seis criminales profesionales para un 'trabajo'. No se conocen entre sí y se mantienen en el anonimato bajo nombres de colores: Sr. Naranja, Sr. Blanco, Sr. Rosa, Sr. Rubio, Sr. Marrón y Sr. Azul. Han preparado minuciosamente el robo a un almacén de diamantes, pero la policía aparece inesperadamente en el momento del atraco convirtiéndolo en una masacre. Todo hace sospechar que hay un traidor infiltrado. Descubrir la identidad del soplón derivará en una explosión de sangre trufada de ingeniosos diálogos, una puesta en escena calculada, una rotunda BSO y una apasionante estructura temporal fragmentada con resultado de un chute cinematográfico contundente para unos diálogos y una fuerza verbal nunca antes vistos en pantalla grande. Nota: la palabra 'fuck' se pronuncia 259 veces a lo largo de los 99 minutos en esta poderosa revisión del cine de gánsteres.

Reservoir Dogs - BSO (en bucle)

La conversación sobre las propinas se desarrolla en torno al DynaTAC 8000X, sobre la mesa, antena en alto sobresaliendo por encima de los cuellos de las botellas lo que, indirectamente, le permite 'chupar' plano según el encuadre.

No sin mi móvil

Hablando al volante y de la manera más natural del mundo. El DynaTAC es casi una extensión del vehículo, sobre todo si éste es automático. Y sin el engorro del cable del auricular de los teléfonos de coche de la época.

Clip: We Got a Cop

DynaTAC en la mano, casi una extensión del brazo de quien lo porta conjuntando perfectamente con la tendencia 'athleisure' (denominación purista de la moda chándal). Y además, la antena sirve de apuntador durante la exposición lo que refuerza la argumentación. Resumiendo: marca estilo puesto sobre la mesa, permite hablar líbremente al volante y se lleva de forma natural en la mano. Iguales 'prestaciones' que los 'teléfonos inteligentes' de última generación en 2017. ¿Quién dijo ladrillo?

Clip: Mr Blonde's excuse

Noticia de abril de 2014: Carles Puente es el inventor de la antena fractal que llevan incorporada la inmensa mayoría de móviles del mundo. Se trata de una antena diminuta que va dentro de la carcasa y permite numerosas tecnologías inalámbricas, incluyendo entre otras GPS, WLAN o Bluetooth. La primera antena se patentó en 1995 y desde entonces la tecnología se ha ido adaptando a las necesidades creadas con los nuevos dispositivos. Carles Puente: "A mediados de los 90 la telefonía móvil empezó a extenderse en todo el mundo y se empezaron a desarrollar móviles para una primera red GSM 2G que solo funcionaba en una sola banda frecuencial [a través de las antenas que sobresalían del móvil, antiguamente]. Eso suponía un cuello de botella para el crecimiento de las redes y el número de usuarios. A finales de los 90 los operadores quisieron dar cabida a nuevos usuarios y proporcionar servicios de conexión de datos, Internet más rápidos, pero faltaban más bandas y una mayor capacidad de las redes. En esa época estuvimos investigando en la UPC (Universidad Politécnica de Cataluña) cómo podía funcionar una antena simultáneamente en múltiples bandas de comunicación y reducir su tamaño y lo conseguimos. Una antena fractal es una pieza metálica geométrica [en inglés, multilevel space filling antennas] y en función de la geometría del metal puede tener unas propiedades u otras en el funcionamiento. Tiene un tamaño reducido y puede integrarse en el móvil con un mínimo impacto ergonómico y visual, además de dar cobertura a esa multiplicidad de bandas secuenciales que dan servicio a los usuarios y proporcionan servicios de datos. En cuanto al alcance de la antena, va desde decenas de metros a unos pocos kilómetros. Esta tecnología permite que las antenas desaparezcan de la superficie del teléfono. Si no existieran, tendríamos móviles con cuatro o cinco antenas, como si fuera un erizo".

Carles Puente, inventor de las antenas fractales

Mostrar clip 'Stuck In The Middle With You' (escena de la tortura)

24
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones