Sexo, mentiras y cintas de vídeo
Sexo, mentiras y cintas de vídeo

Dirigida por

Steven Soderbergh

Año

1989

Etiquetas

1980 | Privacidad | Video

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: Anticipo del fetichismo tecnológico.

Situación: Sony CCD-V90, porque yo lo valgo.

Sexo, mentiras y cintas de vídeo: ¿la cinta la vería alguien más?

Cuatro personajes (Ann, John, Cynthia y Graham), una videocámara (Sony CCD-V90) y unas cintas de vídeo (Video8) componen esta película que impulsó el cine independiente (indie), habló del deseo femenino sin tapujos y anticipó el fetichismo tecnológico.

"Si llevas un anillo en el dedo las mujeres se abalanzan sobre ti como si no hubiera otro hombre en el mundo", se jacta John.

Ann y John están casados. Ella parece que vive una vida poco entusiasta y él se muestra frío y distante con ella, todo lo contrario que con su cuñada, Cynthia, la hermana pequeña de Ann.

La rutina se rompe cuando Graham, un antiguo amigo de la universidad de John, llega a la ciudad y mientras encuentra vivienda se hospeda en casa del matrimonio.

"Los hombres aprenden a amar a las mujeres por las que se sienten atraídos y las mujeres se sienten cada vez más atraídas por el hombre que aman". Graham presume de conocer a las mujeres, aunque confiesa que lleva años sin acostarse con ninguna pues es impotente. La recatada Ann le escucha intrigada porque su vida sexual es nula: "Eso de que las mujeres necesitan tanto el sexo como los hombres es mentira, lo necesitamos pero por otra razón".

Días después, Ann se entera de que Graham graba a mujeres hablando de su vida íntima ante la cámara. Aunque a Ann esto le escandaliza, también le atrae la personalidad de Graham. A partir de aquí se desencadenan acontecimientos que se ajustan al título de la película.

Graham se ha prometido no volver a fingir y, con la videocámara a modo de notario y catalizador, disecciona con sus preguntas la intimidad de Ann y de las otras mujeres, lo que produce una extraña atracción en el espectador porque en ese juego de deseo hay una reacción sincera, terapéutica, catártica. De una forma sutil, Soderbergh se adelanta a su época y hace hablar a las mujeres, las grandes desconocidas. La mujer deja de ser invisible, se abre, es honesta.

Para liberar la tensión acumulada, Soderbergh usa las cintas de vídeo; recurso éste que se mantiene vigente, de plena actualidad. En efecto, el Graham del siglo XXI lo habría grabado todo. El formato (la cinta) ha caducado, pero no así la influencia, y la atracción, de la tecnología en las relaciones sexuales.

Graham es un voyeur que promete a sus entrevistadas un uso personal de las cintas. Ése es su poder de seducción, el anonimato. Y es real, no miente. Como tampoco lo hace Soderbergh, cuando en un alarde de integridad absoluta, en el momento en que Ann y Graham, por fin, se tocan, apaga la cámara. Una decisión que hasta hoy resultaría fuera de lo común, revolucionaria; como casi todo en esta, premonitoria, película.

Vídeos

El Festival de Cine de Sundance es un festival cinematográfico internacional que se celebra anualmente las dos últimas semanas de enero en Park City, cerca de Salt Lake City, la capital del estado de Utah, en Estados Unidos. Se inauguró en 1978 bajo el nombre U.S.Film Festival de Utah, con la figura del actor Robert Redford para atraer estudios y distribuidores. El Sundance Institute Filmmakers/Directors Lab (Laboratorio de Cineastas y Directores Instituto Sundance) se fundó en 1981, como una iniciativa de Redford para reunir a un grupo de amigos y colegas orientados a fomentar y apoyar el cine independiente, más allá de las exigencias del mercado: "No tenemos nada que ver con la distribución (...) Nuestro trabajo y nuestro rol es crear un espacio y una plataforma para traer nuevas voces al mundo". Así mientras en Hollywood los ejecutivos más jóvenes, la mayoría procedentes de las universidades de empresariales y finanzas, prefieren apostar por proyectos de corte marcadamente comercial, heredando la estética de la publicidad y el videoclip, en Park City Robert Reford inaugura el Festival de Sundance. Alejado del mundanal ruido y parapetado tras el idealismo del artista romántico, el actor busca dar visibilidad a un cine que se aleje de los presupuestos mercantilistas de Hollywood. Con Sundance nace el problemático concepto de cine independiente. Dentro de estas coordenadas se moverán cineastas hoy mundialmente reconocidos como Quentin Tarantino, Jim Jarmush, Kevin Smith o los hermanos Joel y Ethan Coen, quienes estrenarán su ópera prima, Sangre fácil, en el Festival de Sundance de 1985. Más o menos por esa época, en Nueva York, Harvey y Bob Weinstein fundan Miramax, compañía dedicada a la distribución de películas extranjeras. Los hermanos Weinstein, que habían iniciado su andadura produciendo conciertos de rock, compran su primera película en 1982. Se trata de una cinta sobre una actuación de los Monty Phyton titulada The Secret Policeman’s Other Ball (1979, Roger Graef). Pero los Weinstein quieren más y se desplazan hasta Park City. Con un olfato innato para los negocios, los hermanos Weinstein se hacen en 1989 con los derechos de distribución de la película de un joven y desconocido director titulada Sexo, mentiras y cintas de vídeo. La distribución de la ópera prima de Steven Soderbergh por parte de Miramax va a marcar las reglas del juego a la hora de incorporar lo independiente al hambriento sistema capitalista de la industria cinematrográfica. Después de los Weinstein, Hollywood empieza a ver el filón de oro que supone distribuir, cuando no directamente producir, largometrajes bajo el lucrativo sello indie; algunos de los cineastas cuyas carreras florecieron en los arrabales del sistema, serán rápidamente fagocitados por Hollywood mientras que, coincidiendo con el 30 aniversario del despegue de 'Sexo, mentiras y cintas de vídeo', Harvey Weinstein será regurgitado (en lo que podría titularse 'Sexo, mentiras y redes sociales'). El 29 de marzo de 2005 se anunció que los hermanos Weinstein dejaban Miramax para formar su propia productora, llamada The Weinstein Company junto con otros ejecutivos. En octubre de 2017 surge el movimiento #MeToo, un movimiento iniciado de forma viral como hashtag en las redes sociales para denunciar la agresión sexual y el acoso sexual, a raíz de las acusaciones de abuso sexual contra el productor de cine y ejecutivo estadounidense Harvey Weinstein. El 23 de enero de 2019, es noticia que el productor cuenta con un experimentado equipo legal con el que intentará quedar absuelto en el juicio que afrentará en mayo en Nueva York por acoso y violación.

Trailer

Las actrices Andie MacDowell y Laura San Giacomo comentan el proceso que siguieron para componer sus personajes.

Getting into Character for SEX, LIES, AND VIDEOTAPE

Soderbergh sorprendió con un título largo pero con gancho. Su estreno en Berlín coincidió con la caída del Muro y no fueron pocos los alemanes orientales que cruzaron esperando encontrarse una película porno al estilo occidental. Lo paradójico, y una de las claves de su singularidad, es que en el filme se habla de sexo sin necesidad de mostrar un solo desnudo, la desnudez es emocional, y son los dos personajes masculinos los que aparecen sin ropa.

Diálogo

Sony CCD-V90: porque yo lo valgo. Dos iconos, material y conceptual, del audiovisual artístico y comercial.

Diálogo

289
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2019 Foro Histórico de las Telecomunicaciones