Snowden
Snowden

Dirigida por

Oliver Stone

Año

2016

Etiquetas

2010 | Móvil | Privacidad | TIC

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: Los flujos de información se han convertido en un riesgo potencial pues aunque hay potentes herramientas de vigilancia también padecen una vulnerabilidad sin precedentes.

Situación: Las TIC de esta década son como la bomba atómica en 1945.

Situación: Se necesita un arbitraje cibernético.

Snowden: ¡a todo el reino Blancanieves!

La historia de Edward Snowden es el santo grial de cualquier apocalíptico con inclinación a la paranoia porque además de ser retorcida y vil, es cierta.

Oliver Stone es un irredento paladín cineasta, que ya ha denunciado otras conspiraciones en títulos como 'JFK, caso abierto (1991), Nixon (1995) o Nacido el 4 de julio (1989), y Snowden le viene como anillo al dedo para cargar tintas contra su Gobierno sin tapujos.

Para Stone, el mundo está fuera de control. Pero no es algo nuevo; simplemente va a peor. Cuando, en julio de 2013, Edward Snowden reveló miles de documentos y probó que EE.UU. espiaba a millones de ciudadanos en todo el mundo con el terrorismo como excusa, su desconfianza aumentó aún más. La película se convirtió en una "patata caliente" con la que fue de estudio en estudio hasta que alguien aceptó el riesgo. Él mismo tuvo dudas al principio porque, aunque siga creyendo en la necesidad de un cine así, cada vez es más cínico sobre su impacto. Ya ni siquiera se enfada al hablar de política pero sigue combatiéndola como cineasta.

Fue a ver a Edward Snowden a su exilio en Moscú nueve veces. Para el primer encuentro, le contactó Anatoly Kurechena, abogado de Snowden en Rusia quien también ha escrito un libro de ficción sobre sobre su cliente. Unos meses antes ya le había contactado Glenn Greenwald, el periodista de The Guardian que ayudó a Snowden a publicar los documentos. Greenwald, conocido de Stone, le llamó porque iban a comprar su libro en Hollywood y quería su consejo, aunque es de suponer que le estaba dando opción a hacer él la posible película, pero Stone no entró al trapo pues era algo demasiado cercano a la actualidad y eso significa demandas, pleitos, abogados y calentamientos de boca y de cabeza. Stone comenta que admiraba a Snowden, pero no quería involucrarse como un dramaturgo pues ya ha tenido demasiadas controversias en esas lides. Pasaron dos o tres meses y fue cuando recibió la invitación para visitar a Snowden en Moscú. Y, si bien fue, lo hizo con cautela.

Y se encontró con un Snowden también cauteloso porque no quería involucrarle en algo que pudiera ser un caos. No sabía lo que estaba pasando bajo la superficie. Además, el suyo es un mundo muy secreto, paranoico. Nadie escribe sobre la NSA. Ni hace películas sobre ella, a no ser que sea una fantasía, como 'Enemigo público' (1998, Tony Scott) o las películas de Jason Bourne. Fueron seis meses de visitas en los que Stone acabó conociendo bien a Snowden y confiando en él. Y, piensa, que fue recíproco.

A principios de 2015 ya había un primer borrador pero tras revisarlo desde el prisma que debía ser una película y no un documental, casi el 50% de la investigación se quedó fuera del escrito. Stone lo explica así: "Era demasiado complicado y teníamos que hacer una película para llegar a más gente. Con esta cantidad de dinero no haces un documental".

Stone aclara que si bien el documental 'Citzenfour' (2014, Laura Poitras) era muy reciente, se embarcó en la película porque la historia le atrapó y encontró un desafío en contarla de una manera interesante; algo que el documental, por concepto, no le satisfacía pues con actores, ambientación y dramatización es más fácil meter al espectador en la piel del protagonista.

En cuanto a Snowden, su opinión es certera: "Vi que era alguien honesto. Es como un boy scout. Tiene unos principios muy arraigados. Es muy proamericano, un gran patriota. La constitución significa algo para él. Es fiel a ella por encima de todo, no a la NSA. Le admiro. A esa edad, 29 años, expresar tu conciencia y abandonar tu vida implica tener un valor extraordinario. Me recordó al personaje de Tom Cruise en 'Nacido el 4 de julio' que también era muy joven".

Y en cuanto a si es un patriota o un traidor, no se corta: "Su concepto de lo que es bueno para su país es mucho más realista que el que tiene mucha gente que lo gobierna. A él le importa de verdad. Su novia, que juega un papel fundamental en su vida, fue quien le enseñó que no tienes que estar de acuerdo con tus políticos para ser un patriota".

En un momento en la película, Snowden dice que pensó que Obama iba a hacer las cosas mejor. Era 2008. Pero las reformas jamás llegaron. Por eso soltó los documentos en 2013, después del segundo mandato de Obama, porque sabía que las cosas no iban a cambiar. En esto, Stone también está de acuerdo: "Absolutamente. Las revelaciones de Snowden me decepcionaron. Sospechaba que la administración Bush lo hacía, pero, y esto es muy gordo, la de Obama lo llevó aún más lejos. No estaría mal que viera la luz y le perdonaran. Snowden lo ha dicho: si tuviera un juicio justo, volvería. Quizá la película, como el documental, ayuden. Pero seguramente le tratarían como a Manning" (se refiere al soldado Bradley Manning, condenado a 35 años de cárcel por la mayor filtración de documentos diplomáticos y militares secretos de la historia de EE.UU.).

Stone opina que "el desarrollo de las TIC, tecnologías de la información y la comunicación, ha evolucionado de tal manera que vivimos un momento de riesgo similar al que supuso la creación de la bomba atómica en 1945. Y eso es de hecho lo que Snowden descubrió y trató de hacer algo al respecto. Detectó comportamientos desleales como el uso de malware que permitía a Estados Unidos paralizar todos los servicios públicos e infraestructuras de Japón: estamos haciendo eso con nuestros aliados con la excusa de que un día podrían dejar de serlo. Y lo hacemos con México o con Europa. Es un discurso absolutamente hipócrita. Por otro lado, los casos de Snowden, Wikileaks o los recientes papeles de Panamá prueban que, a la vez que los gobiernos disponen de potentes herramientas de vigilancia también padecen una vulnerabilidad sin precedentes. Y lo más preocupante, es difícil saber qué origen tienen muchas de esas operaciones".

La solución razonable que imagina Stone es un acuerdo mundial de transparencia y privacidad: "Es imprescindible un gran tratado internacional entre los países democráticos para regular los flujos de información, que se han convertido en algo potencialmente muy peligroso. No se trata de si soy optimista o pesimista, estoy preocupado por el futuro de la democracia".

Vídeos

La campaña de intriga, o de prelanzamiento, conocida en inglés como "teaser", es un formato publicitario que funciona como anticipo de una campaña, ofreciendo sólo información fragmentaria. Los avances de intriga, a diferencia del clásico tráiler o avance, acostumbran a ser muy cortos en duración (entre 30-60 segundos) y suelen contener poco, o ningún, material real de la película pues su propósito no es tanto adelantarle a la audiencia el contenido de la película sino simplemente hacerle saber que la película está al llegar y así ir templando el ambiente de cara a la campaña de promoción del estreno. Snowden. Oliver Stone lo tiene muy claro: "Lo que ha ocurrido es que Obama se ha doblegado al sistema. Lo que significa que ha hecho las penas más severas, ha extendido el sistema de vigilancia por todo el mundo usando la mejor tecnología que tenemos e invirtiendo todavía más dinero. Somos realmente líderes en este campo. Pero lo gracioso es que escuchamos que los rusos hackean, los chinos hackean, pero nunca hablamos de lo que les hicimos primero a ellos. EE.UU. empezó en 2007 una ciberguerra contra Irán en colaboración con Israel. Una guerra no declarada. Pero en teoría estaríamos orgullosos porque luchábamos contra sus armas nucleares. Y, mientras, seguimos con otros países. Y otros lo descubrieron. Todo el mundo sabe lo que es la ciberguerra. Todo el mundo puede destruir a un nivel pequeño o grande. Han hackeado el Pentágono, la NSA. ¿Dónde acaba todo? Snowden dice que la vigilancia está en un estado de ‘gratis para todos’. Nadie sabe quién lo hace. El mundo necesita desesperadamente un arbitraje cibernético".

Snowden (Teaser)

Un avance, tráiler (del inglés 'trailer') o sinopsis es una pieza de vídeo o similar que presenta un resumen de una película con fines publicitarios. Por lo general, estos vídeos duran menos de tres minutos. El término tráiler (similar al término remolque de automoción) proviene de que originalmente se mostraban al final de la proyección del film. Esta práctica no duró mucho, ya que los espectadores tienden a abandonar la sala en cuanto salen los títulos de crédito de final, y así los tráilers se pasan antes de la película principal. Snowden. Edward Snowden no nació un 4 de Julio, pero su historia encaja perfectamente en el arquetipo de cualquier héroe de Oliver Stone: el patriota decepcionado con el gobierno de su país. Es la historia del propio Stone, soldado condecorado de Vietnam reconvertido en combativo cineasta empeñado en azotar la conciencia de EE.UU.

Snowden (Tráiler)

Un clip es un fragmento, una muestra, real de la película que se difunde durante la campaña de promoción del estreno de una película. Los clips vienen a durar entre 30 segundos y 100 segundos, aproximadamente. Snowden. Snowden es un vehículo perfecto para que Oliver Stone retorne a sus grandes obsesiones: los recortes de libertades, la actitud crítica frente al gobierno y la defensa de los derechos civiles. Su conocimiento de la historia de EE.UU. es enciclopédico y es un cineasta que cuida al detalle el encuadre de la cámara.

Snowden (Clip: Patriota)

239
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones