Wall Street
Wall Street

Dirigida por

Oliver Stone

Año

1987

Etiquetas

1980 | Empresa | Móvil

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: La miniaturización en la electrónica de consumo marca el inicio de una nueva era intergeneracional con el dispositivo de bolsillo (aquí un televisor) para el ocio y el teléfono móvil (DynaTac 8000X) para el negocio.

Wall Street: Soy tu despertador. ¡A trabajar!

Gordon Gekko es el prototípico "delincuente de cuello blanco", un hombre de negocios prestigioso que ha adquirido una cuantiosa fortuna a lo largo de su carrera; en su caso, extrayendo secretos empresariales y comprando compañías a bajo precio para venderlas divididas tras haber echado a la calle a sus trabajadores. Para conseguir información confidencial de su interés, Gekko cautiva al joven y ambicioso Bud Fox quien, astutamente, la obtiene abusando de la confianza familiar, espiando y recurriendo a los contactos de un antiguo amigo que trabaja como abogado corporativo. De este modo, "Buddy" se convierte en discípulo del maestro Gekko y no tarda en actuar como su representante utilizando para ello la amplia y compleja plataforma de compañías que éste dirige y supervisa. La representación conlleva el uso de cuentas extranjeras, algo imprescindible para disimular el origen espurio de los dividendos.

Stanley Weiser, coguionista junto con Oliver Stone, comenta que la idea básica del director era hacer una película en la línea de la novela "Crimen y castigo" (1866, Fiódor Dostoyevski) o de la película "El Gran Gatsby" (1974, Jack Clayton) -es decir, una historia con una moraleja sobre las consecuencias de actuar de manera incorrecta- pero que nunca podría haber imaginado que este personaje y su alegato procodicia se convertirían en parte de la conciencia popular relegando el mensaje principal -el que la hace, la paga- a la incomprensión general.

Para Oliver Stone la película iba sobre tiburones, sobre la alimentación de los frenesíes. Junto con el director de fotografía, Robert Richardson, planeó que la cámara se convirtiera en un depredador. No hay respiro hasta llegar al mundo fijo del padre de 'Buddy' donde la cámara fija refuerza la sensación de valores inmutables. El director veía Wall Street como una zona de batalla y como tal la filmó, rodando las conversaciones como confrontaciones físicas y en los planos generales con la cámara moviéndose en círculo en torno de los actores para inducir en el espectador la sensación de encontrarse en una piscina rodeado de tiburones.

Cabe destacar, también, la ¿coincidencia? de nombre con el Gekko Gecko, un tipo de lagarto que habita en las selvas tropicales, reconocido por su carácter solitario y agresivo y por su habilidad de desprenderse de la cola cuando es atacado -el trozo desprendido permanece varios minutos agitándose intensamente, dando tiempo al Gekko a escapar-, para posteriormente regenerar una cola nueva. Las características del reptil recuerdan bastante la personalidad de su homónimo en la película.

El director no escatimó esfuerzos para crear un personaje atractivo y glamoroso y contrató a la diseñadora de vestuario Ellen Mirojnick, que ya había trabajado con Michael Douglas en "Atracción fatal" (1987, Adrian Lyne). Mirojnick, partiendo de los conceptos del diseñador Alan Flusser, inventó un estilo que encajaba con la imagen que se quería proyectar de Gordon Gekko, un personaje elegante, agresivo, implacable y completamente inmoral. Y vistió a Gekko con colores atrevidos, camisas de rayas verticales con fuertes contrastes entre cuellos y puños, y accesorios costosos como tirantes, corbatas y gemelos, algo nada común en el mundo financiero de esa época, habituado a un estilo más convencional. Sin embargo, esta fue la moda que empezó a imperar en Wall Street tras la película. Mirojnick comenta que el secreto estuvo en la capacidad de seducción del personaje; sin que nadie lo esperara, el villano sobre el papel mutó en héroe en la pantalla y se convirtió en un icono. Y, junto con él, su estilo se transformó en el estilo de vestir del hombre poderoso.

Vídeos

"La codicia -a falta de una palabra mejor- es buena. La codicia es conveniente. La codicia funciona. La codicia expresa, absorbe y capta la esencia y el espíritu de la evolución. La codicia, en todas sus formas -codicia por la vida, el dinero, el amor, el conocimiento- ha constituido el auténtico avance del género humano". Este alegato de Gordon Gekko sobre la conveniencia y bondad de la codicia está inspirado en el discurso de Ivan Boesky en la ceremonia de apertura de la Universidad de California en 1986. Boesky fue un arbitrajista de Wall Street que acabó pagando una multa de 100 millones de dólares a la SEC (US Securities and Exchange Commission; en España, Comisión Nacional del Mercado de Valores) ese año para liquidar cargos de información privilegiada. En el discurso de apertura Boesky dijo: "La codicia es buena. Por cierto, quiero que lo sepan, creo que la codicia es saludable: puedes ser codicioso y sentirte bien contigo mismo".

Trailer (vose)

El personaje de Gordon Gekko representa algunas de las características de la sociopatía o personalidad antisocial: posee encanto superficial y carisma; actúa con poder de convicción y emplea la coerción y la manipulación; carece de conciencia y es incapaz de sentir empatía, culpa o lealtad; funciona habitualmente mediante el engaño y el abuso; desprecia las reglas; y está centrado en sí mismo. Los cambios organizativos que ocurrieron en las empresas a final de los años 70 en adelante derivaron en la búsqueda de crecimientos rápidos, mayor competitividad y menor burocracia por parte de las compañías. Estos individuos seductores, seguros, decididos y exitosos en sus carreras profesionales (fundamentalmente en lo económico), causaron sensación en las entrevistas de selección de personal, y aparecieron como los más capacitadas para liderar estos cambios. La premura por ganarles a los competidores originó la contratación rápida de estos "talentos" sin que se efectuaran evaluaciones más prolongadas en el tiempo, ocultándose así las características destructivas de personalidades con una elevada tendencia a involucrarse en delitos, especialmente desde posiciones de poder: las características distintivas del 'delito de cuello blanco'. En principio incorrelado con estas características, el estandarte de esta nueva era es la electrónica de consumo de bolsillo: Gekko muestra con orgullo un pequeño Sony Watchman. Según el guión, debía tratarse de un TV a color de dimensiones 3" por 6" y pantalla de 2" de cristal líquido. Este watchman no se introdujo en EEUU hasta finales de 1988. En la película aparece el más pequeño de los Watchman disponibles en 1987, con tubo CRT en blanco y negro, posiblemente un FD10A (dimensiones 6,125" x 2,5" x 1,5")
>

Clip: Estamos en una nueva era

El Motorola DynaTac 8000X, el primer teléfono móvil de mano del mundo, fue lanzado en 1983, costaba $3995 y acabó siendo conocido afectuosamente como "el ladrillo" (The Brick). A mediados de los años ochenta, este teléfono era un símbolo de estatus y aparecía en programas de televisión y películas para "transmitir" que un personaje era rico y elegante. La primera película en mostrar un 8000X fue "Dieciséis velas" (1984, John Hughes) -el rico padre del novio de la protagonista tenía uno en su Rolls Royce- pero el gato al agua en el imaginario colectivo se lo llevó, cómo no, Gordon Gekko, en albornoz, en la playa, al alba, marcando la diferencia entre quien usa un terminal móvil y quien usa un terminal fijo, entre quien dice lo que quiere que le hagan con las olas doblegándose ante él en pleno espacio abierto mientras el sol se alinea a su espalda y quien está entre cuatro paredes recibiendo las órdenes de trabajo por un auricular que pinta ser la bola que encadena al galeote.

Clip: El dinero no duerme, chico

¿Cuántas personas reales usaron el ladrillo? Muchas, a pesar de su elevado precio. En 1984, el servicio celular en los Estados Unidos contaba con 91.600 suscriptores y el único teléfono móvil disponible era el DynaTac 8000X. A finales de 1985, el número de suscriptores había aumentado a 340.213. Motorola tenía listas de espera por miles. La moda cambió junto con la tecnología: baterías más pequeñas y componentes fabricados para teléfonos más elegantes. Motorola presentó el MicroTac, considerablemente más pequeño, en 1989.

1980s Motorola DynaTAC Promotional Video

Visita la página web de TV portátiles entre los años 1969 y 2000.

visions4netjournal.com

1959-69 1969-82 1982-85 1985-87 1987-89 1989-93 1993-2000 Trinitron


14
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones