DALMAU i FAURA, Francesc
DALMAU i FAURA, Francesc

Descripción

Francesc Dalmau i Faura (Manresa, 1810 – Barcelona, 1886). Óptico. Propietario del primer establecimiento moderno de óptica y aparatos científicos en Barcelona. Pionero, junto con su hijo Tomàs Josep Dalmau i Garcia, en la instalación de la luz eléctrica y el teléfono en Barcelona y en la España peninsular.
 
Biografía
 
Francesc Dalmau i Faura nació el 4 de julio de 1810 en la Seu de Manresa, en Barcelona. Según su partida de bautismo, celebrado al día siguiente de su nacimiento, fue inscrito con los nombres de Francisco Miguel Joseph Dalmau i Faura. Era hijo de Ventura Dalmau, músico, y Josefa Faura.
 
Hasta los 22 años Dalmau i Faura residió en Manresa. Pero en 1832 dejó su localidad natal para trasladarse a vivir a Barcelona. El 12 de abril de 1832 contrajo matrimonio con María García y Vizoso, gallega de Martín de Porto (Coruña). La pareja tuvo dos hijos. En ese momento Dalmau era profesor de canto y guitarra, así se podía comprobar en los anuncios de la prensa de Barcelona de la época.
 
Parece que la herencia recibida por parte del coronel Mosteyrín en 1838, quién, tras su fallecimiento, agradeció los cuidados que le proporcionaron Francesc y María, les dejó todo lo que había en su habitación al fallecer y una pensión vitalicia a María de 1.200 reales sobre la casa que había heredado de su hermana en 1835. Francesc, nombrado albacea y administrador de dicha casa, recibía el 5% de los alquileres de la misma, hasta que se le entregase a su viuda que vivía en Venezuela.
 
Concretamente en 1839, también por la prensa, se conoció que la nueva ocupación de Francesc Dalmau en ese momento, era un negocio de óptica, actividad que se publicitaba y que según parece mantuvo abierto hasta el inicio de la Guerra Civil. Fue un negocio nuevo en Barcelona y por ello se considera a Dalmau el primer óptico moderno de la ciudad. En el establecimiento además de la comercialización de las gafas se ofertaron espectáculos de cinematógrafo y otros instrumentos. Según parece los aparatos eléctricos llegaron a Barcelona en 1855 de la mano de su socio Ramón Rosselló i Maspons, el mismo que los construía. Dalmau y Roselló fueron socios solo durante tres años.
 
Tras la marcha de Rosselló, Francesc Dalmau i Faura con su hijo mayor Tomás Josep constituyeron la sociedad Francisco Dalmau e Hijo. Ellos importaron el primer generador eléctrico apto para uso industrial que se conoció en España y comenzaron a construir bajo licencia la dinamo del inventor belga Zénobe Théophile Gramme. la cual aprovecharon para idear un sistema de alumbrado eléctrico ensayado en las fábricas Chocolates Juncosa y Batlló Hermanos, y posteriormente usado de manera definitiva para la factoría de La Maquinista Terrestre y Marítima.
 
En uno de sus viajes al extranjero Francesc Dalmau se interesó por la patente de Bell, especialmente tras las primeras pruebas realizadas por Louis François Clément Bréguet en la Académie des Sciences de Paris el 29 de octubre de 1877 y recibió dos pares de teléfonos de Bell, destinados a la Escuela de Ingenieros industriales de Barcelona. El 16 de diciembre del citado año, se efectuaron las primeras pruebas telefónicas entre dos salas situadas en distintas plantas de la Escuela Industrial de Barcelona. Para ello colaboró el ingeniero e industrial gerundense Narcís Xifra i Masmitjà, que trabajaba en la sociedad Francisco Dalmau e Hijo desde el año 1874. Tras finalizar las pruebas de esta primera experiencia, el telegrafista, ingeniero eléctrico y divulgador canario Antonino Suárez Saavedra, tras mostrar su insatisfacción por la calidad deficiente inicial, terminó por participar con su ayuda técnica en la primera experiencia de larga distancia entre el castillo de Montjuïc y la Ciutadella el 30 de diciembre de 1877.
 
El 20 de febrero de 1878 se le concedió a Dalmau el aparato telefónico Bell como patente para conseguir "un procedimiento para reproducir y transmitir los sonidos y voces articuladas, con su tono, intensidad y calidad", durante los próximos cinco años. Ello fue posible porque la legislación española, en casos de inventores extranjeros que quisieran patentar su invento en España, sólo podrían tener el privilegio de su introducción durante cinco años. En junio de 1878 acreditó que estaba en práctica tras haber realizado varias pruebas en un taller de instrumentos científicos y haber comprobado que el sistema estaba ya instalado en diversos lugares. También se concede el mérito de la introducción del primer teléfono en Barcelona al hijo, Tomàs Josep Dalmau i Garcia.
 
Los buenos resultados obtenidos motivó la creación en Barcelona de dos compañías telefónicas: por un lado la Sociedad Española de Electricidad, y por otro Telefonía, Fuerza y Luz Eléctrica, Compañía General de Electricidad, ambas fundadas en 1881. Un año después, un Decreto de 16 de agosto de 1882 autorizó al Cuerpo de Telégrafos, perteneciente al Ministerio de Gobernación, el establecimiento de una red telefónica en España. Aunque el servicio tenía naturaleza estatal, se otorgaban concesiones a particulares para construir y explotar las redes. Dos años después, un Real Decreto de 1884 estableció el monopolio del servicio telefónico a favor del Estado, y en 1886 se autorizó la explotación a los particulares, cuyos permisos implicaban la construcción previa de una línea antes de su explotación.
 
Francesc Dalmau i Faura falleció en Barcelona en 1886.
 
Más información:
 
-Sánchez Miñana, Jesús, Lusa Monforte (2009): De músico a óptico: los orígenes de Francesc Dalmau i Faura, pionero de la luz eléctrica y el teléfono en España, Actes d'Història de la Ciència i de la Técnica, volumen 2, número 2, pp.87-98.
-Maluquer de Motes, Jordi (1992): Los pioneros de la segunda revolución industrial en España: la Sociedad Española de Electricidad (1881- 1894), Revista de Historia Industrial, Volumen 2, pp.121-142
-Sánchez Miñana, Jesús (2006): Las primeras aplicaciones de la electricidad en Barcelona en torno a 1850, Quaderns d'Història de l'Enginyeria, Volúmen VII, pp. 115-195
-Vall, Xavier (2012): The phonograph in Barcelona (1877-1880): Technology and ideological controversies, Quaderns d'Història de l'Enginyeria, Volumen XIII, pp.255-286.
-Calvo, Ángel (2010): Historia de Telefónica: 1924-1975. Primeras décadas: tecnología economía y política, Fundación Telefónica-Ariel.
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones