ECHAIDE LIZASOAIN, Ignacio María
ECHAIDE LIZASOAIN, Ignacio María

Descripción

Ignacio María Etxaide Lizasoain (San Sebastián, 1884-1962). Ingeniero industrial, escritor y filólogo del euskera. Fue Ingeniero Director de la Red Telefónica de Guipúzcoa hasta 1949. También fue presidente de la Academia de la Lengua Vasca desde 1951.
 
Biografía
 
Nacido en San Sebastián el 1 de diciembre de 1884, el joven Ignacio María obtuvo en 1906 el título de Ingeniero Industrial en la Escuela Especial de Ingenieros Industriales de Bilbao, creada en 1897. Lo curioso de su etapa de estudiante es que obtuvo el bachillerato examinándose por libre, al no poder asistir por motivos familiares a ningún centro de segunda enseñanza (como antes se denominaba a la educación secundaria). En 1907 entró a trabajar en la Diputación Provincial de Guipúzcoa como responsable del Catastro Industrial, pero en 1908 recibió el encargo de realizar un estudio sobre la futura red telefónica provincial, que se creó en ese mismo año. Desde 1909 es ya ingeniero director de dicha red, cargo que ejercería hasta 1949, siguiendo entonces como ingeniero de la Diputación pero en labores ajenas a la telefonía, cuando la CTNE absorbió la red telefónica provincial.
 
En esta biografía nos centramos en su obra relacionada con las telecomunicaciones, aunque la asociada con la lingüística y el euskera fue importante, lo que le llevaría a presidir Euskaltzaindia (Real Academia de la Lengua Vasca).
 
Sus principales contribuciones al sector de la telefonía fueron de dos tipos: su labor de planificación y dirección de la Red Telefónica Provincial; su extensa obra escrita de carácter técnico y de gran valor tanto divulgativo como pedagógico y de profundización especializada sobre el tema.
 
En realidad se puede afirmar que Echaide fue el alma mater de la Red de Guipúzcoa. Fue el proyectista de la red y su expansión tanto a nivel urbano como rural y de la fuerte penetración del servicio telefónico entre la población (la mayor de España y a la altura de las principales regiones europeas). En cuanto a la extensión del servicio a zonas rurales de escasa población hay que recordar que la explotación de la red a cargo de la diputación no tenía carácter lucrativo, considerándose solo como servicio público. En este aspecto el propio Echaide participaba directamente de esta idea y se ocupó personalmente de llevar el teléfono a zonas remotas, algunas de las cuales no tenían luz eléctrica, viajando el mismo a dichas zonas a inspeccionar las instalaciones y a trabajar directamente junto con sus colaboradores en el montaje de algunos equipos que requerían de conocimientos técnicos.
 
También fue el responsable de los sistemas de canalización subterránea y del proceso de automatización de la red provincial. De esta forma, ya en agosto de 1923 se instaló una centralita privada automática (no se puede hablar todavía de central telefónica completa, la cual se inauguraría en 1926) para el servicio de la Diputación de Guipúzcoa y Caja de Ahorros Provincial, adjudicada a la casa belga A.T.E.A. (The New Antwerp Telephone and Electrical Works).
 
En enero de 1924, Echaide, junto con Vicente Prado, Director de la Red Telefónica Municipal de San Sebastián, presentó el proyecto de automatización conjunta de las Redes Provincial y Urbana para la capital guipuzcoana y el extrarradio. El suministro se adjudicó a la casa sueca Ericsson, después de analizar las principales propuestas de los diferentes fabricantes europeos. En febrero de 1925 Echaide y Prado viajaron a Estocolmo para inspeccionar el proceso de fabricación, así como negociar la necesaria formación del personal y la asistencia técnica de los especialistas suecos. De esta forma, en 1926 San Sebastián se convierte en la primera capital de provincia en España que cuenta con una central telefónica automática.
 
Echaide supo aprovechar todo al proceso anteriormente descrito para convertirse en un auténtico especialista del sistema automático AGF de Ericsson, como demostró en sus múltiples publicaciones sobre el tema. Sus escritos compaginan el rigor técnico con la claridad expositiva, incidiendo además en un claro enfoque didáctico. Esta preocupación por lo pedagógico ya era anterior, de hecho su libro de 1921 Apuntes de telefonía y las posteriores ediciones se usaron como manual de texto en las escuelas de ingenieros industriales.
 
La producción escrita de Echaide en lo referente a telefonía es impresionante (también la relativa a aspectos lingüísticos y filológicos del euskera, antes de que existiese la Licenciatura en Lengua Vasca). En efecto, sus trabajos sobre telefonía trataron sobre aspectos legislativos, históricos (con un análisis brillante de la evolución de la red telefónica de Guipúzcoa), sobre la explotación de la red y la instrumentación asociada, así como sobre la descripción técnica de su funcionamiento. Pero además se aproximó a aspectos más teóricos como el análisis matemático de la transmisión telefónica o fenómenos asociados a la misma, como la distorsión.
 
Igualmente consta una patente de su invención, junto con su ayudante Jenaro Michelena, (jefe de construcciones de la red provincial), de 1918 "Conmutador automático para estaciones telefónicas".
 
Ignacio María Echaide era persona de ideología conservadora y de fuertes convicciones como católico y como euskaldun (en el sentido de reivindicar la cultura y la lengua vascas) que expresaba públicamente con convicción. A los empleados de la Diputación provincial asignados a la Red se les exigía el dominio del castellano y el euskera. El motivo era que la red provincial estaba muy dispersa en zonas alejadas e incluso caseríos en los que solo se hablaba el euskera. Echaide tenía claro que eso no debía suponer ningún impedimento para hacer llegar el teléfono a cualquiera de esas zonas, donde la comunicación era siempre manual y necesitaba de intervención de operadora. Por lo tanto su requisito del uso del euskera por los empleados de la red provincial formaba parte igualmente del plan de expansión de la red a nivel rural.
 
Echaide se autodenominaba integrista, y también escribió artículos políticos sobre este posicionamiento. Quizá hay que entender que en esos años, nos referimos a los años 1920-30, el concepto de integrista se podía referir más bien a persona "íntegra", ya que son amplios los testimonios que incidían en la intachable honradez de nuestro protagonista, en coherencia con su profunda fe católica.
 
En la Guerra Civil se postuló por el bando franquista, fundamentalmente por motivos religiosos en defensa de la Iglesia Católica, aunque posteriormente tuvo sus reversas respecto al régimen e hizo lo posible para mantener la autonomía de la Red provincial, lo que le implicó un importante disgusto personal. En efecto, Echaide fue claramente contrario al traspaso de la Red Telefónica de Guipúzcoa a la CTNE. De hecho no se incorporó como empleado en la CTNE, si no que siguió como ingeniero de la Diputación en labores ajenas al teléfono. No tenemos constancia de su posicionamiento público al respecto, pero en privado lo demuestra una carta escrita el 28 de diciembre de 1949 a un amigo abogado:
 
"Acuso recibo de su cariñosa felicitación de Pascuas y Año Nuevo así como a su condolencia por los tragos amargos que estamos sufriendo con motivo del traspaso del teléfono a la Compañía Telefónica nacional (....) En cuanto al dolor que estos acontecimientos producen (....) esto lo venía digiriendo desde el final de la guerra civil (...) Pude comprobar con que armas tan desiguales íbamos a luchar. Fuera de don José Múgica y algunas otras honrosas excepciones, de más mérito que peso, he luchado solo"
 
Efectivamente, gracias al Archivo General de Guipúzcoa que custodia las Actas de la Comisión de Teléfonos de la antigua diputación guipuzcoana, sabemos que en plena Guerra Civil ya se estuvo negociando el fin de la concesión, previsto para 1944. Entre otras empresas aspirantes a la explotación de la Red, aparte del intento de una explotación conjunta con el Ayuntamiento de San Sebastián, que tenía la concesión ilimitada de la red urbana de la ciudad, estaba Ericsson, el principal suministrador de la red y que, de la mano de Echaide, planificó una ampliación de la misma para el periodo 1938-1942.
 
En relación con la inmediata posguerra, merece la pena detenerse en un episodio significativo. Su principal colaborador en la Red Telefónica Provincial, Jenaro Michelena, ya citado anteriormente, se salvó de ser ejecutado gracias a la intervención de Echaide, junto con la del General Solchaga, responsable de la campaña del País Vasco en el bando nacional.
 
En cuanto a las negociaciones para el traspaso de la red (en realidad era retrocesión al Estado y éste a su vez trasladaba la concesión a la CTNE), aunque Echaide intentó por todos los medios prorrogar la concesión en favor de la Diputación provincial, cuando fue consciente que no era posible, centró sus esfuerzos en arrancar de la CTNE el compromiso de la automatización de la provincia, entendiendo por tal, además del urbano o local el servicio interurbano interno de la provincia pero no a nivel nacional, donde se seguía necesitando la intervención manual para establecer comunicación con otras provincias. De esta forma Guipúzcoa se convirtió en la primera provincia española en lograr la automatización en 1953. Recordemos que en 1949 la red provincial de Guipúzcoa pasó a ser explotada por la CTNE mientras que la red telefónica de San Sebastián permaneció en manos del Ayuntamiento. Evidentemente la automatización integral anteriormente citada se consiguió gracias al sistema Ericsson, ya iniciada en 1926 con la red integrada en base a centrales y satélites que permitían la comunicación automática entre localidades distantes siempre que tuvieran centrales satélites.
 
Ignacio María se casó en 1915 con María Dolores Itharte Alberdi, con quien tuvo diez hijos. Precisamente uno de ellos, Jon Etxaide Itharte (1920-1998) escribió una biografía sobre su padre. En reconocimiento a su labor al frente de la Red Provincial el 30 de agosto de 1926 se le concedió la Medalla de Plata del Trabajo. En 1953 el Ministro de Educación Nacional, en reconocimiento a su labor pedagógica, le concedió la Encomienda de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio. Se jubiló en 1954 como ingeniero de la diputación guipuzcoana, al cumplir 70 años. Además de las labores anteriormente indicadas también fue consejero del Banco de San Sebastián y de la empresa Alfa. En sus últimos años sufrió la amputación de una pierna debido a una embolia, falleció en su ciudad natal el 14 de noviembre de 1962, a consecuencia de otro episodio cardiovascular.
 
Por último, consideramos que su mejor legado, en cuanto a la faceta de ingeniero y experto en telefonía, es su producción escrita, que mayoritariamente está digitalizada y a libre disposición: bastantes monografías en la página web de la diputación guipuzcoana, otras en el blog Historias de la Telefonía en España, así como varios artículos en la revista Dyna.
 
Nota: Fotografía generosidad de la Familia Etxaide. Agradecemos a Dª Ana María Etxaide su amabilidad al concedernos una entrevista personal y promocionarnos información muy valiosa sobre su padre.
 
Obra original de Ignacio María Echaide
 
Nota: aparecen los hiperenlaces correspondientes en los documentos digitalizados, todos de la Biblioteca Digital de Gipuzkoa (Koldo Mitxelena Kulturenea) y de la revista Dyna excepto los que se indican expresamente.
 
 
Otros trabajos cuya referencia se ha encontrado como de autor Ignacio María Echaide (sin citar revista, fecha o publicación, posiblemente sean de la Revista Metalurgia y Electricidad):
 
  • "Influencia de las redes industriales sobre los circuitos de telecomunicación"
  • "Telecomunicación: la aceleración del tráfico telefónico"
Patentes de Ignacio María Echaide
 
(1918) Conjunta con Jenaro Michelena Conmutador automático para estaciones telefónicas. Patente n.º 66243 de 19 enero 1919.
 
Referencias sobre Ignacio María Echaide
 
- Etxaide Itharte, Yon (1986 ) Etxaide Jauna, Erein, Donostia (nota: sólo disponible en euskera)
- Andagua Egaña, Aitor (2008) Scientia in Vasconia. Ochenta biografías de científicos e ingenieros vascos, Ttartalo, Donostia.
- Aitor Andagua Egaña (2008) "Ignacio Maria Echaide Lizasoain" Auñamendi Eusko Entziklopedia (http://www.euskomedia.org/aunamendi/28090)
- Bilbao, Jon (1972) Enciclopedia General Ilustrada del País Vasco. Cuerpo C. Bibliografía. Donostia: Editorial Auñamendi, III (p. 245)
- Montejo Garai, José Ramón (2003) Ignacio Etxaide uno de los precursores del euskera técnico, Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, Madrid, 2003.
 
Vídeos disponibles sobre ECHAIDE
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones