Mostrar nube de etiquetas

MÁRQUEZ MIRA, Manuel
MÁRQUEZ MIRA, Manuel

Descripción

Manuel Márquez Mira [Torrox (Málaga), 1904 - Madrid, 1979]. Doctor Ingeniero de Telecomunicación. Telegrafista. Presidente de Standard Eléctrica, S.A. (SESA). Fundador y Presidente de CITESA y Presidente de CRAME (Compañía Radio Marítima Española). Fue Presidente del Instituto de Ingenieros Civiles de España (1959-1960) y de la Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicación. Gran Cruz del Mérito Civil. Placa de oro de las Telecomunicaciones. Presidente de Honor de Standard Eléctrica, S.A. Miembro de Honor del Instituto de Ingenieros Civiles.

Más en

Libros | Sendas
Biografía

Manuel Márquez Mira nació el 7 de setiembre de 1904 en la localidad de Torrox, enclavada en la Costa del Sol oriental en Málaga. Hijo de Manuel Márquez Gutiérrez, abogado y procurador de los Tribunales. Cursó sus primeros estudios en Torrox de la mano del profesor Francisco Luque Román, que su alumno lo calificaría años después como un maestro excepcional. En aquella aula junto a Manuel Márquez otros 79 niños estudiaban materias como geografía, física y química, historia sagrada...

Mientras cursaba la formación para el bachillerato, un hecho cambió su futuro y le dirigió hacia lo que iba a ser su vida. Desde la Dirección de Correos y Telégrafos se realizó una convocatoria de 600 plazas para telegrafistas. Manuel Márquez tenía en ese momento quince años, la edad mínima para poder presentarse a los futuros exámenes. Animado, casi obligado por su padre, presentó la solicitud. Durante el primer mes de 1915 el joven Manuel compaginó los estudios de bachillerato con la preparación de los exámenes para telegrafista. Su preparación previa en matemáticas, física, química y gramática le fue de gran utilidad. Finalmente Manuel Márquez logró la plaza que iba a marcar el inicio de su exitosa carrera en el campo de las telecomunicaciones españolas. Su primer destino laboral llevó a Manuel Márquez Mira a la central de telégrafos de Málaga con un sueldo mensual, incluyendo la gratificación por horas nocturnas, de 300 pesetas en su calidad de oficial de 3ª. Manuel Márquez tuvo la oportunidad de vivir desde la central de telégrafos de Málaga acontecimientos históricos como el desastre de Annual. Tiempo después logró el traslado a la central situada en su pueblo natal, Torrox.

Pese a tener trabajo fijo, la idea de estudiar ingeniería permanecía en los deseos de Manuel Márquez. Ingenieros Industriales fue su primera elección, pero al crearse la carrera de Ingeniería de Telecomunicación, todos los oficiales de Telégrafos, hasta una determinada edad, podían opositar a una de las plazas de ingreso que con carácter anual se convocaban. Quien conseguía el ingreso en la Escuela era relevado de todo servicio para dedicarse exclusivamente al estudio, manteniendo el sueldo. Por fin, con dieciocho años de edad, pudo comenzar a preparar su oposición de ingeniería, compatibilizándola con su puesto en Telégrafos y sus lecturas literarias. Convocada la oposición se trasladó a Madrid y, al no conseguir entrar en la única academia dedicada a la preparación de opositores, acudió a la biblioteca del Casino de Telégrafos, ampliando allí su preparación hasta el día de las oposiciones. Consiguió una de las cinco plazas de la convocatoria.

El mismo día en que terminó la carrera de Ingeniería de Telecomunicación, y sin haber completado la redacción del correspondiente proyecto, el Ingeniero Jefe de una Compañía de fabricación de material telefónico (Standard Eléctrica, S.A.) le ofreció un puesto de trabajo como ingeniero para incorporación inmediata. Manuel aceptó la oferta. El sueldo era de 650 pesetas mensuales.

Hasta el ingreso de Manuel Márquez en la Compañía, todos los puestos de dirección estaban ocupados por extranjeros. Su primer trabajo en la División de Ingeniería consistió en la revisión y puesta a punto de los repetidores telefónicos. A los veinticuatro años tuvo que incorporarse al servicio militar con destino en el Regimiento de Radio y Automovilismo, donde permaneció diez meses. Volvió a la División de Ingeniería de Standard Eléctrica para pasar poco después al Departamento Comercial.

El 17 de septiembre de 1930 contrajo matrimonio con Amelia Balín. Tuvieron tres hijos.

En 1931 obtuvo la cátedra de Sistemas Telegráficos en la Escuela Oficial de Telecomunicación.

En 1936, invitado por la Dirección General de Telecomunicación para representar a España en el Congreso Internacional de Radiodifusión que tuvo lugar en Ginebra, consiguió pasaportes para ir con su mujer, sus tres hijos y su cuñada. Terminado el Congreso se exiliaron en Francia, trasladándose a Perpiñán y más tarde a Toulouse. Los trabajos en el país vecino de Manuel Márquez fueron como profesor en los liceos cercanos.

Tras un tiempo fuera de España, la familia Márquez Mira regresó a España a través del paso fronterizo de Irún. Manuel Márquez se reincorporó a Standard Eléctrica en la fábrica de Cables de Maliaño (Santander) hasta el fin de la guerra. En Madrid se había procedido a una depuración de empleados de la Compañía. A Manuel Márquez le abrieron un expediente de expulsión del escalafón de Ingenieros y de la Escuela de Telecomunicación por haber estado afiliado al Partido Socialista. Tras una conversación con el Director de Correos y Telecomunicación, a quien le expuso su deseo de hacer su carrera en Standard Eléctrica, Márquez pudo continuar en la Compañía. Muy pronto fue nombrado Subdirector Comercial con carácter provisional.

Estando de vacaciones en Málaga recibió la notificación de su nombramiento como Subdirector General de Standard Eléctrica. Tras un informe elogioso del Director General, Mr. Trumpy, Manuel Márquez fue enviado a Londres para que le conociera personalmente el Presidente de la I.T.T. (International Telephone & Telegraph), Mr. Sosthenes Behn, quien acababa de conseguir la concesión de los servicios telefónicos en España.

En 1945 CTNE fue nacionalizada y el Estado se hizo cargo de las acciones que obraban en poder de ITT, al mismo tiempo que CTNE adquiría un paquete importante de acciones de SESA. A mediados de 1946, SESA firmó con la CTNE un contrato de asesoramiento técnico y suministro de equipos por veinte años.

Al producirse el cambio del Director General de la Compañía, Márquez fue promovido a Director Comercial. Consiguió un contrato para la señalización ferroviaria española que, por razones políticas el Consejo de Ministros anuló y se lo adjudicó a Marconi, que pasaba por una mala situación económica. Con el apoyo de ITT, Márquez gestionó el soporte técnico y la consolidación de las relaciones con Marconi, incorporándola a la actividad de Standard en el campo telefónico y consiguiendo la compra de un porcentaje accionarial.

En 1946 se inauguró la Factoría de Villaverde. Se construyó un apeadero de ferrocarril y un poblado con diversos servicios, conocido como Colonia Marconi, con 196 viviendas para empleados y 6 chalets para ingenieros y directivos. La fábrica estaba dedicada a la producción de los sistemas de telefonía automática Pentaconta que permitió a CTNE disponer de los equipos necesarios para la automatización de las comunicaciones interurbanas.

Manuel Márquez pasó a ocupar un puesto en el Comité Ejecutivo y en el Consejo de la Compañía. Esto provocó la dimisión del Director Técnico, Mr. Sidall. Márquez fue nombrado Director Técnico y, por tanto, responsable de todas las relaciones con el Ingeniero Jefe de la Compañía Telefónica y de los consiguientes programas de suministro. Al mismo tiempo mantenía los cargos de Subdirector General y Director Comercial.

En 1955 Manuel Márquez visitó en Nueva York los Federal Laboratories, primer centro de Investigación de ITT, donde le mostraron una novedad técnica, unos circuitos impresos. También visitó la factoría de material telefónico. Tuvo una entrevista con el Presidente de la International Standard Electric Corporation, en la que se englobaba Standard Eléctrica de España, quien le invitaría a la conferencia de altos ejecutivos que anualmente se celebraba.

En 1956 Márquez fue nombrado Director General, continuando Mr. Trumpy como Consejero Delegado hasta su jubilación a finales de dicho año. Fue entonces cuando Manuel Márquez asumió el cargo de Vicepresidente Ejecutivo. Era una época en que el máximo ejecutivo podía dedicar tiempo para tener contacto con directivos y obreros. Márquez siguió manteniendo esta costumbre por lo que tenía de ejemplaridad y confianza colectiva. Y así escribió "...al asomarme a la ventana de mi despacho y comprobar cada día que las calles de la fábrica se parecían más a aquella explanada de la Federal, empecé a sentir orgullo de español..."

En medio de la escasez de las materias primas, de las limitaciones de la industria química con los plásticos, de la necesaria sustitución de la alpaca como materia prima de los equipos por aleaciones, etc. que caracterizaba aquella época, creció Standard Eléctrica de la mano de Márquez. El horizonte de producción clarificado era de una o dos semanas. La paz laboral, el rendimiento, la eficacia colectiva e individual constituían el caballo de batalla. Manuel Márquez estaba en todos los frentes: talleres, relaciones con empleados, reclamaciones... Dedicó una atención especial a una obra de carácter social "El Economato", dotado con los productos básicos del hogar, creando de esta forma un clima de satisfacción familiar logrando que la pertenencia a la Compañía se pronunciase con orgullo.

Las relaciones de Márquez con ITT América se limitaban, al principio, a una carta mensual en la que reseñaba las actividades más importantes desarrolladas en la Compañía y las previsiones de futuro.

En 1957 falleció Mr. Sosthenes Behn y, tras un periodo transitorio, en 1959 fue nombrado Presidente de ITT Mr. Harold S. Geneen, con quien se inició la época de la tecnocracia. La nueva filosofía sería: imaginación, objetividad y promoción de lo futuro. En Bruselas se montó una gran organización con procedimientos de control más estrechos para las empresas en Europa. El seguimiento se extendía a todas las líneas de producción de Standard Eléctrica. Cada año se formulaba un plan quinquenal que se presentaba ante Mr. Geneen y sus ejecutivos y especialistas.

El mismo año 1959, Manuel Márquez fue nombrado Presidente de SESA, cargo que ocupó hasta finales de 1966, cuando se retiró por motivos de salud. Márquez fue el alma del desarrollo técnico y fabril de SESA, cuyo volumen de negocio pasó de 660 millones de pesetas en 1955, a 5.850 millones de pesetas en 1966. En 1940 Standard Eléctrica, S.A. tenía 1131 empleados, en 1950 había alcanzado los 3500. Con Manuel Márquez en la presidencia alcanzó, en 1966, los 13.850 empleados.

En 1960 se creó en Madrid una empresa filial, CITESA (Compañía Internacional de Telecomunicación y Electrónica), dedicada a la fabricación de aparatos telefónicos y centralitas para los mercados nacional y exportación. Márquez, fundador y presidente de CITESA, trasladó la planta a Málaga, creando una moderna planta industrial que, en 1971, fabricó más de un millón de aparatos telefónicos.

Manuel Márquez comenzó a viajar de forma habitual por Europa y a tratar con algunos de los hombres más poderosos de la época.

En 1976 publicó el libro "Los españoles pintados por sí mismos: MANUEL MÁRQUEZ MIRA, hombre de empresa". Autobiografía entretenida e interesante que, entre una amplia información, describe desde su vida en las primeras décadas del siglo XX en Torrox, hasta referencias a personajes, empresas, equipos de telecomunicación, que conformaron su vida profesional.

La Fundación Manuel Márquez Mira de Torrox, fundada en 1974, da un reconocimiento económico a los estudiantes de este municipio que destacan por su brillante expediente académico. Premios que anualmente entrega la entidad..

Manuel Márquez desempeñó puestos de responsabilidad en diversas organizaciones. Durante once años fue el presidente de la Asociación de Ingenieros de Telecomunicación, miembro de la directiva del Instituto de Ingenieros Civiles de España, presidente de esta institución y, como tal, procurador en las Cortes Españolas.

En 1978 fue nombrado Miembro de Honor del Instituto de Ingenieros Civiles. Le fue otorgada, entre otras condecoraciones la Gran Placa al Mérito de las Telecomunicaciones.

Manuel Márquez Mira falleció el 29 de enero de 1979 en Madrid.

NOTA: Biografía basada en el libro de Manuel Márquez "Los españoles pintados por sí mismos: MANUEL MÁRQUEZ MIRA, hombre de empresa"

Más información
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2018 Foro Histórico de las Telecomunicaciones