TERRADAS E ILLA, Esteban
TERRADAS E ILLA, Esteban

Descripción

Esteban Terradas e Illa (Barcelona, 1883 – Madrid, 1950). Matemático, físico e ingeniero español. Fue catedrático de varias asignaturas de Ciencias. Tuvo cargos de gestión y dirección en empresas privadas (fue Director de la CTNE) y en organismos públicos, tanto científicos como relacionados con los ferrocarriles, la telefonía y la aeronáutica. Fue presidente del INTA que, en su honor, se denomina Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial Esteban Terradas.

Más en

Videoteca  
Biografía
 
Esteban Terradas e Illa nació el 5 de septiembre de 1883 en Barcelona. Su padre falleció cuando Esteban tenía dos años, quedando él y sus tres hermanos bajo tutela de un tío suyo, presbítero, quien decidió enviar a Terradas a Alemania para que realizará ahí los estudios primarios. Su formación en Alemania incluyó el aprendizaje completo del alemán y francés. Regresó a Barcelona con 13 años para preparar, por libre con un profesor particular, el bachillerato, que aprobó en dos años, e ingresó en la universidad sólo con 15 años, por lo que se le consideraba un ejemplo de alumno prodigio.
 
Fue uno de los últimos humanistas españoles, al más puro estilo Leonardo da Vinci, ya que fue Doctor en Ciencias, en dos especialidades, Física y Matemáticas, Ingeniero de Caminos e Ingeniero Industrial. Tenía conocimientos de auténtico especialista en una gran cantidad de temas, tanto puramente teóricos en física y matemática como de ingeniería de la construcción, ferrocarriles, telecomunicaciones, aeronáutica, fotografía. Tuvo cargos de gestión y dirección en empresas privadas y organismos públicos oficiales relacionados con los ferrocarriles, la telefonía y la aeronáutica; de hecho, el INTA, del que Terradas fue presidente, en su honor se denomina Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial Esteban Terradas. Además, era un reconocido políglota, acabó dominando también el inglés y muy interesado por temas lingüísticos, en concreto sobre el lenguaje científico-técnico, lo que le valió ser admitido en la Academia de la Lengua. Destacó también su alto nivel lingüístico tanto en español como en catalán. Fue uno de los miembros relevantes del Institut d'Estudis Catalans y académico de las Academias de Ciencias de Madrid y Barcelona. Como físico y matemático fue uno de los pioneros de la ciencia puramente teórica en España, con aportaciones interesantes en física matemática e introductor en nuestro país de la nueva física, tanto la Relatividad como la Mecánica Cuántica.
 
Ante el dilema entre dedicarse a la ciencia teórica o a la ingeniería, hay una anécdota interesante: en la respuesta a su discurso de recepción como miembro de la Academia de Ciencias Artes de Barcelona, el académico José Domenech le recomendaba:
 
"Continúe el Dr. Terradas en el sitio de honor en que hoy se halla, dedique todos sus medios intelectuales al estudio de la Física moderna y sobre todo de la Física matemática, deseche en el porvenir cualquier proposición que al mejorar sus condiciones económicas ..."
 
Pero Terradas, aunque en sus inicios sí se dedicó a la ciencia teórica, en su carrera profesional se volcó preferentemente en la ingeniería.
 
Aunque aquí nos interesa su trayectoria profesional en el campo de la telefonía, la académica fue impresionante: ingresó en la universidad con 15 años, y con 21 años obtuvo ambos doctorados. Además de los títulos anteriormente indicados, fue catedrático de Análisis Matemático, de Acústica y Óptica, Mecánica Racional y de Física Matemática. También ejerció de profesor universitario en las Universidades de Buenos Aires y Montevideo, fue nombrado Doctor Honoris Causa por las universidades de Buenos Aires, Santiago de Chile y Toulouse. También fue Director del Instituto de Electricidad y Mecánica Aplicada que dependía de la Escuela Industrial de Barcelona, y de la sección de ferrocarriles de la Mancomunidad de Cataluña. Fundó la sección de Ciencias del Institut d'Estudis Catalans, el Seminario de Estudios Avanzados en Física y Matemáticas de la Universidad central de Madrid, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial. Fue protagonista de los comienzos de la internacionalización de la ciencia española en los años 1920, al invitar a nuestro país a los principales físicos teóricos del momento, cuyas teorías dominaba sin problemas. De él dijo Einstein que era de las cinco personas más inteligentes que había conocido.
 
Debido a sus problemas con el régimen republicano (fue desposeído de su cátedra de Análisis Matemático), se traslada a Argentina en 1936, donde dirigió el Observatorio Astronómico de la Universidad del Plata y proyectó el aeropuerto de Buenos Aires. Regresa a Madrid tras la Guerra Civil Española, encargándose en 1941 de la Cátedra de Física Matemática. Posteriormente sería Presidente del Instituto Nacional de Electrónica (dependiente del CSIC), Director del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, Presidente del Consejo de Administración de la Central Térmica de Ponferrada (que pertenecía a la Empresa Nacional de Electricidad) y de la Junta de Energía Nuclear (aunque casi no pudo ejercer este último cargo por su fallecimiento en 1950).
 
Terradas, hombre católico, conservador y catalanista moderado, aunque inicialmente se mostró partidario del nuevo régimen franquista pero sin un apoyo entusiasta (de hecho su intención inicial era seguir vinculado a Argentina), pronto se mostró receloso del mismo, llegando incluso a criticar duramente la política científica del régimen. Pero sus críticas no le implicaron problemas significativos, probablemente debido a su prestigio internacional y a la necesidad que tenían las autoridades de contar con personalidades destacadas en el ámbito científico y técnico.
 
En cuanto a sus aportaciones directamente relacionadas con las telecomunicaciones, escribió algunos artículos teóricos sobre la telegrafía y telefonía sin hilos, así como la memoria sobre la planificación de la Red Telefónica de la Mancomunidad Catalana en 1917. Terradas fue director de la dicha red, consultor de la ITT, director del departamento de instrucción de la CTNE y director general de la misma compañía.
 
En 1915, aunque ya ejercía como catedrático, ingresa por concurso-oposición en la Sección de Teléfonos de la Mancomunidad como director para planificar y construir su red telefónica. Bajo su dirección se dio una especial prioridad al desarrollo de la telefonía rural, con el criterio de que el servicio telefónico no debía ser un negocio con afán de lucro para la Mancomunidad. Como parte de esta preocupación de Terradas por el gasto de explotación, pensó desde un principio en la necesidad de automatizar la conmutación. Gracias a esta lúcida visión, en 1924 se instaló en Balaguer (Lérida) una centralita de conmutación automática, de una variante del sistema Strowger suministrada por Siemens-Halske, que realmente era una prueba piloto para el proceso de automatización previsto, probablemente con Ericsson y Siemens como suministradores principales, proyecto que se cambió radicalmente al ser absorbida la Red de la Mancomunidad por la CTNE, que pertenecía a la ITT y por tanto iba a instalar su propio sistema.
 
En 1924 Terradas renunció a su puesto en la Mancomunidad al entrar en la ITT, la empresa americana que creó la CTNE para hacerse con el monopolio del servicio telefónico en España a través del contrato con el Estado. Posteriormente pasa ya a pertenecer a la CTNE, como Director de Instrucción y en 1926 es nombrado Director general. Permaneció en la CTNE hasta 1931. No está claro si fue destituido o renunció voluntariamente, ya que tuvo problemas en la República por su vinculación con la Dictadura de Primo de Rivera.
 
Quizá la contribución más importante de nuestro protagonista en las telecomunicaciones fue su memoria aparecida en 1917 sobre el desarrollo de la red telefónica de la Mancomunidad, memoria que no se quedó en un simple papel escrito, sino que realmente se llevó a la práctica en un ejemplo de planificación y explotación óptimas de la red, con criterios de viabilidad económica y modernidad tecnológica. Por ejemplo, el uso de líneas colectivas para implantar la telefonía rural, con un criterio lúcido de servicio público, la planificación tanto sobre la canalización subterránea de líneas telefónicas como de automatización de la red. Ya en la CTNE su contribución se centró más en aspectos de gestión que técnicos, destacando la labor relacionada con la formación del personal técnico de la empresa.
 
Otro tema muy interesante en el que trabajó Terradas, y del que tenemos noticia gracias al Archivo Histórico de la Diputación de Barcelona, son las negociaciones, cuando Terradas ya pertenecía a la CTNE, para la venta de la Red Telefónica de la Mancomunidad a la CTNE, en cumplimiento de la adjudicación en 1924 a esta última del servicio telefónico para aquellos casos en los que caducaba la concesión. Dichas negociaciones fueron muy complejas y se centraron prioritariamente en la valoración de las líneas y equipos para el traspaso. Al igual que hizo a partir de 1915 cuando Terradas se mostró ducho en aspectos financieros y de inversión, aquí se postuló de forma rigurosa en defensa de la CTNE, ya que conocía en profundidad los aspectos tanto técnicos como de explotación de la gestión de la red.
 
Por último, Terradas, como buen humanista, siempre se mostró muy interesado por la pedagogía, no en vano fue profesor universitario de gran prestigio, pero aplicada también en el ámbito empresarial. Así, su carrera en la CTNE empezó como Director de Instrucción, y él tenía clara la capital importancia de la formación del personal técnico para depender lo menos posible de la matriz ITT. Puso en marcha de manera eficaz la gestión de la formación en la Compañía, gestión que evolucionaría hacia la creación de la Escuela Técnica de Telefonía, uno de los pilares fundamentales del desarrollo de la CTNE, basada en los diferentes centros de formación que se fueron creando a nivel provincial. Esta labor de instrucción se plasmó primero en documentos técnicos internos que inicialmente eran traducciones de los originales en inglés elaborados por la ITT, en algunos artículos técnicos de divulgación en la Revista Telefónica Española y en unos cursos de conferencias semanales de gran valor pedagógico. Todo ello conforma actualmente un patrimonio histórico documental sobre la historia de la telefonía de gran valor.
 
Esteban Terradas e Illa falleció en Madrid el 9 de mayo de 1950, con solo 67 años de edad y cuando estaba en plenitud de facultades mentales, aunque no físicas, dejando un importante vacío en la tan necesitada labor en España en cuanto a funciones de dirección científica y técnica.
 
Más información
 
Trabajos originales de Terradas relacionados con las telecomunicaciones (Donde existe el repositorio original, aparece el hiperenlace correspondiente):
  • (1914, 1915) "Sobre telegrafía sin hilos", Ibérica, vol 1 (1914), nº 3 p 42-45; nº 23 p 364-366; vol 3 (1915) nº 57, p 75-78; nº 63 p 172-176; vol 4 (1915) nº 102 p 377-380
  • (1915) "Aplicaciones de la telegrafía sin hilos a la aeronáutica y el arte de la guerra" Ibérica, vol 3, nº 66 p 221-224
  • (1916) "La telefonía sin hilos" Ibérica, vol 6 nº 134 p 57-59
  • (1917) "Influencias de las líneas de fuerza, telegráficas y telefónicas, en las corrientes de baja tensión" Centro Telegráfico Español (boletín- circular) año 6, nº 13 p 32-41
  • (1917) "Memòria que l'engyner director de la Secció Tècnica de Telèfons presenta al Consell de la Mancomunitat amb motiu de l'Assemblea que ha de celebrar-se en el mes de novembre de l'any corrent 1917" en Mancomunitat de Catalunya: Report del Consell Permanent a l´'Assemblea (Barcelona noviembre), p 215-323
  • (1925) conjunto con Mario Gimenez y Manuel Companys, "Informe sobre valoración de la Red Telefónica de la mancomunidad de Cataluña para su traspaso a la CTNE. 28 de junio de 1925". Archivo Histórico de la Diputación de Barcelona
  • (1925) "De instrucción", Revista Telefónica Española, año 1, nº 1, p 11-12
 
Bibliografía sobre Terradas
 
  • Roca, Antoni y José Manuel Sámchez Ron (1990), Esteban Terradas. Ciencia y técnica en la España contemporánea, INTA/Ediciones del Serbal
  • Quark (2004). Esteve Terradas y su época. Revista Quark, n.º 31, enero-marzo 2004. Número monográfico dedicado a Terradas. (http://quark.prbb.org/31/default.htm)
  • Ferran, Jordi (2004) "Terradas y la Telefonía", Quark: Ciencia, medicina, comunicación y cultura, nº 31, p 78-84.
  • Lafita, Felipe (1983) "Terradas ingeniero" en Discursos pronunciados en la sesión necrológica en honor del Excmo Sr. D. Esteban Terradas e Illa, Real Academia de Ciencias de Madrid
  • Rey Pastor, Julio (1950) "Esteban Terradas, su vida y su obra" en Discursos pronunciados en la sesión necrológica en honor del Excmo. Sr. D. Esteban Terradas e Illa, Real Academia de Ciencias de Madrid, p 35-49.
  • Planell, Francisco (1950) "Terradas, ingeniero, en Cataluña" Discursos pronunciados en la sesión necrológica en honor del Excmo. Sr. D. Esteban Terradas e Illa, Real Academia de Ciencias de Madrid.
  • Redacción Revista Telefónica Española, "Nombramiento del Director general de la Compañía", Revista Telefónica Española, v5, nº 12, diciembre 1929, pp. 13-15.
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones