CAVENDISH, Henry
CAVENDISH, Henry

Descripción

Henry CAVENDISH [Niza (Reino de Cerdeña en la época), 1731 – Clapham, Londres (Reino Unido), 1810]. Físico y químico británico considerado uno de los precursores de la química moderna. Formuló la ley de atracción y repulsión de dos cargas eléctricas. Determinó la constante de gravitación universal. Calculó la densidad (experimento de Cavendish) y el peso de la Tierra. Aisló el hidrógeno y descubrió la composición del agua.
Biografía

Henry Cavendish nació el 10 de octubre de 1731 en Niza, en la época perteneciente al reino de Cerdeña, donde la familia Cavendish tenía una residencia, y su madre, Lady Ann Gray, se había trasladado allí por motivos de salud. Los abuelos de Henry Cavendish eran los duques de Devonshire y Kent, respectivamente. Su padre Lord Charles Cavendish tenía cierta fama como científico experimental, como reconocía Benjamin Franklin, y fue quien inculcó la pasión por la Ciencia a su hijo Henry.

Cuando Henry cumplió 11 años entró en la escuela privada Hackney Academy y a los 18 años ingresó en la Universidad de Cambridge (St Peter's College), que abandonó tres años más tarde sin haberse graduado, posiblemente porque para ello era imprescindible declararse miembro de la Iglesia de Inglaterra.

En 1753, antes de finalizar sus estudios, realizó un viaje a París con su hermano Frederick. Al regresar a Inglaterra, Henry Cavendish se instaló en Clapham, barrio del municipio londinense de Lambeth, en la residencia de su padre, y empezó ayudándole en sus experimentos. En 1758 Lord Charles Cavendish llevó a su hijo Henry a las reuniones de la Royal Society y a las cenas del Royal Society Club, de las que sería elegido miembro dos años más tarde. También en 1760 ingresó en la Royal Society of Arts, en 1765 en el Council of the Royal Society of London y en 1773 en la Society of Antiquaries así como fideicomisario del Museo Británico, donde dedicó también mucho de su tiempo en el laboratorio químico, ayudando a Humphry Davy en sus experimentos. Parece que participó también en la Sociedad Lunar de Birmingham, una especie de club de amigos científicos que se reunían en las noches de luna llena para realizar su regreso a Londres bajo la luz de aquélla.

No tuvo trato cercano con casi nadie, aparte de su familia y sus amigos científicos. Parece que estaba aquejado del síndrome de Asperger, perteneciente al espectro de trastornos autísticos. Se comunicaba con las sirvientas por medio de notas que dejaba escritas. Su traje habitual, de un violeta descolorido, estaba totalmente pasado de moda, y su sombrero de tres picos era del siglo anterior. Tartamudea y sólo aparecía en público para reuniones científicas.

Henry Cavendish vivió con una modesta pensión que le pasaba su padre, pero en 1773 heredó de uno de sus tíos una inmensa fortuna que éste había hecho en las Indias, convirtiéndose en uno de los hombres más ricos de Inglaterra. Cavendish compró entonces una casa en Londres, para alojar una inmensa biblioteca que adquiere y otra casa en Clapham donde montó su laboratorio dotándolo con todos los elementos disponibles entonces.

El trabajo científico de Cavendish se caracterizó por su amplitud de temas y por su extraordinaria precisión y exactitud. No publicaba mucho, y ni siquiera contaba a otros científicos algunos de sus hallazgos. Su falta de reconocimiento público se debió en parte a su aversión a la fama. Revisando sus papeles a finales del siglo XIX, Maxwell encontró que, por ese secretismo, otros se habían llevado finalmente el mérito de la mayor parte de sus descubrimientos sobre electricidad.

Los trabajos de Cavendish sobre la electricidad fueron publicados por Maxwell setenta años después de la muerte de aquél con el título de Investigaciones sobre la electricidad. En ellos Henry Cavendish se anticipó a las investigaciones de Coulomb y Faraday . Cavendish se basó en una teoría de la electricidad análoga a la expuesta en 1750 por el alemán Franz Ulrich Theodosius Aepinus en su Ensayo de una hipótesis sobre la naturaleza de la electricidad y del magnetismo. El propio Aepinus (y más tarde Priestley) intuyó vagamente que las acciones mutuas de dos cargas eléctricas deberían ser inversamente proporcionales al cuadrado de sus distancias, por analogía con la ley de la gravitación de Newton. Cavendish señaló que una exacta determinación matemática de las fuerzas de atracción y repulsión debe constituir la base de toda teoría, y fue el primero que consiguió relacionar la ley de distribución de la electricidad en un conductor con la ley de las atracciones inversamente proporcionales a los cuadrados de las distancias.

En sus Investigaciones sobre la electricidad aparece también el concepto moderno de "potencial" (sólo vagamente intuido antes por Watson y por Benjamin Franklin), haciendo evidente la distinción entre "potencial" y "carga". Relacionado con este concepto, en la misma obra aparece el de "capacidad eléctrica": Cavendish estableció que la capacidad de un conductor depende también de la presencia de conductores próximos y fijó la unidad de medida para esta nueva magnitud. Deben mencionarse asimismo los importantes conceptos y experimentos sobre la "resistencia", experimentos que hizo adoptando como galvanómetro su propio cuerpo y midiendo la intensidad de la corriente por la intensidad de la sacudida. Anticipó también las leyes de la distribución de la corriente entre circuitos en paralelo, ley generalmente conocida con el nombre de Wheatstone, mientras que en otras partes de la obra expuso la ley de variación de la corriente eléctrica en circuitos derivados, mucho antes que Ohm. En 1776 publicó sus descubrimientos de las propiedades de un pez eléctrico, el torpedo.

En 1781 abandonó sus investigaciones sobre la electricidad y se orientó hacia lo que se llamaba en esa época la Química neumática, encontrando que un gas peculiar y altamente inflamable, que bautizó como 'aire inflamable', se obtenía por la acción de cierto ácido sobre los metales. Este gas era el hidrógeno que Cavendish afirmó participaba en la composición del agua en doble proporción que el 'aire deflogistizado', el oxígeno. Sería Antoine Lavoisier quien llamó hidrógeno al 'gas inflamable' y oxígeno al 'aire deflogiztizado'. Por la publicación de este su primer trabajo, la Royal Society le premió con la Medalla Copley.

Fue en 1798 cuando consiguió uno de sus logros más destacados: el cálculo fiable de la masa de la Tierra, permitiendo que 75 años después se obtuviese el valor real de la constante gravitacional (G). El propósito de Cavendish era "pesar el mundo", como él decía. Esto es, determinar la densidad de la Tierra. El método de Cavendish utilizado para calcular esta densidad consistía en medir la fuerza sobre una pequeña esfera debida a una esfera mayor de masa conocida y compararla con la fuerza sobre la esfera pequeña debida a la Tierra. De esta forma se podía describir a la Tierra como N veces más masiva que la esfera grande. A tal fin, construyó un aparato, inspirado en la balanza de John Michell, compuesto por dos masas dispuestas en cada uno de los extremos de un alambre, que se retorcía cuando las masas se movían. A continuación, colocó esta balanza de torsión (denominada así por él mismo), cerca de dos esferas de plomo, hasta conseguir que, por la atracción de la fuerza de gravedad, las masas fuesen atraídas entre ellas. El 'experimento de Cavendish o de la balanza de torsión' aparece en su libro Experiences to determine the density of the Earth.

El interés de Cavendish por los instrumentos científicos y su destreza en el manejo le llevaron a presidir un Comité de revisión de los aparatos meteorológicos de la Royal Society y a recomendar la selección de los instrumentos para el Real Observatorio de Greenwich. Formó parte, entre otros, de los Comités del Tránsito de Venus (cuando este planeta pasa directamente entre el Sol y la Tierra) y de instrucciones científicas para la expedición al Polo Norte y en busca del llamado Paso del Noroeste hacia lo que hoy es Canadá.

En 1803 Cavendish fue nombrado miembro del Instituto de Francia.

Falleció la mañana del 24 de febrero de 1810 en Londres tras haber pedido no ser molestado durante la noche.

Más información
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones