GATES, Bill
GATES, Bill

Descripción

William Henry Gates III, (Seattle, 1955). Conocido como Bill Gates. Fue un empresario, informático y filántropo estadounidense. Fundó la compañía de software Microsoft junto con Paul Allen. Desarrolló el sistema operativo MS-DOS en 1981, que posteriormente se convirtió en Windows 3.1 en 1992. Este sistema operativo evolucionó en múltiples versiones mejoradas que continúan integradas en multitud de ordenadores actuales. Sus contribuciones incidieron de forma determinante en la creación de la Sociedad de la Información y del Conocimiento.
Biografía
 
William Henry GATES III nació el 28 de octubre de 1955 en Seattle (Estado de Washington). Segundo de los tres hijos del importante abogado, William Henry Gates II, y de Mary Gates, una ejecutiva del First Interstate Bank y profesora de la Universidad de Washington. Cursó sus estudios primarios en una escuela pública, y a los 13 años pasó a estudiar en el colegio privado de élite de Lakeside en Seattle, donde descubrió muy pronto su pasión por los ordenadores gracias al Club de Madres, quienes, tras una rifa benéfica, compraron un ordenador para el colegio. Bill Gates y su amigo Paul Allen programaban juegos sencillos sentados frente a aquel enorme, pesado y lento aparato, llamado PDP-8, fabricado por Digital Equipment y que costaba 18.000.- $. Ocupaba el tamaño de un pequeño armario de metro y medio de altura. "Estoy seguro de que una de las razones por las que estaba tan decidido a ayudar a que se desarrollara el ordenador personal era porque quería tener uno para mí", ha dicho Bill Gates varias veces.
 
En 1973 ingresó en la Universidad de Harvard. Un día, en 1975, Gates y Allen descubrieron en la revista Popular Electronics un microordenador que se vendía por 397.- $ para ensamblarlo en casa. Su nombre era Altair e incorporaba un innovador chip 8080 de Intel. Paul Allen consiguió el manual del 8080 y con Gates se dedicó a escribir durante cinco semanas una version del lenguaje de programación BASIC. A partir de ese momento abandonaron la Universidad y se trasladaron a Alburquerque (Nuevo México), donde crearon un equipo que diseñaba prototipos de programas orientados al microordenador Altair, que luego vendían a la compañía MITS. En ese año, 1975, Gates y Allen fundaron la empresa de producción de software informático, Microsoft Corporation. En los tres primeros años de andadura Gates era agente comercial, llevaba las finanzas y el marketing, y mejoraba su propio programa. La aparición del microprocesador supuso un abaratamiento y disminución del tamaño de los ordenadores, disparando la carrera hacia la expansión de la informática en las empresas y los hogares. Estaba naciendo la industria del ordenador personal y las empresas informáticas acudían a Microsoft con toda clase de proyectos. El volumen de trabajo era tan desmesurado que Gates recurrió a un viejo compañero de la universidad llamado Steve Ballmer para que se ocupara de dirigir la compañía, ya que Gates no quería dedicar más de un 10% de su esfuerzo mental a los negocios. Las ventas de Microsoft crecieron por encima de sus mejores expectativas. En 1979 la empresa trasladó su sede a Seattle en el Estado de Washington.
 
Por su parte, Steve Jobs y Stephen Wozniak, a mediados de la década de los setenta, habían construido una placa de circuitos en el garaje familiar de Jobs, que supuso una gran innovación en la construcción de ordenadores. En 1976 crearon la compañía Apple. Y un año más tarde se comercializó Apple II, segunda versión del ordenador personal, que incorporaba un sistema operativo que marcó un hito en la historia de la informática personal.
 
En 1980 Bill Gates acordó con IBM la creación de un sistema operativo adaptado a sus requisitos, el MS-DOS, y un año después IBM lanzó el PC (Personal Computer) utilizando el sistema operativo creado por Microsoft. El éxito de los denominados PC fue aplastante. Las claves fueron su precio asequible, tamaño reducido y aplicación tanto para entornos laborales como para el ocio. El panorama empresarial se lanzó a la fabricación de PCs compatibles o clónicos, más baratos que los comercializados por IBM. La expansión de los ordenadores personales se multiplicó rápidamente con la generación de PCs que utilizaban el sistema operativo MS-DOS, que IBM comercializó, aunque los derechos de venta eran de Microsoft.
 
A medida que los programas de Microsoft invadían el mercado, nuevos fabricantes entraron en el negocio de la informática: algunos con éxito como Dell, Compaq y Toshiba, y otros fracasaron como Amstrad. Gates necesitaba dinero para seguirles el ritmo y ofreció a IBM la tercera parte de Microsoft, pero el gigante rechazó la oferta. Entonces, en 1986, Bill decidió sacar su empresa a Bolsa, con un precio de salida de la acción de 21 $ y en pocos segundos subió a 29 $.
 
El binomio entre PC y MS-DOS dominó el mercado. Las empresas iniciaron una dura competición por la reducción de costes. No obstante, Microsoft se posicionó en la cumbre no sólo como distribuidora de sistemas operativos sino, también de programas. Diseñaron programas específicos como un procesador de textos, una hoja de cálculo o juegos sobre la base del sistema operativo. Como el MS-DOS era el más extendido, la competencia acabó diseñando también programas para este sistema operativo, con lo que se propició un proceso de retroalimentación favorable a Microsoft. En poco tiempo, Microsoft se convirtió en el estándar de la industria y Gates consiguió salir en la portada de Time por primera vez (saldría seis veces más).
 
Pero el programa de Microsoft requería conocimientos casi de expertos. Fue entonces cuando Steve Jobs agregaría un ratón para pinchar y mover las cosas en sus ordenadores Apple. La pantalla se llenaba de figuras e iconos que representaban objetos naturales como papeleras o carpetas. Gates visitó a Jobs y, fruto de su colaboración, nacieron los programas Microsoft Word y Excel, dos productos sin los que hoy no se podría vivir en el mundo de la informática. Pero Apple no quería que su sistema fuera compatible con ningún otro, de modo que Gates se llevó su invento y lo adaptó a los PC. Y haría algo más, construir un nuevo programa informático que convertía la pantalla en una forma más divertida de manejar el ordenador, a través de un ratón y unas ventanitas. Lo llamó Windows.
 
Microsoft comenzó a sacar nuevos programas como agendas, correos electrónicos, organizadores, pero todavía no llegaba al público en general. Finalmente, en 1990 apareció la versión 3.0 de Windows, de sencillo manejo, intuitiva y más económica que Macintosh de Apple, lo que hizo que en dos semanas se vendieron 100.000 copias. Tres años después, su éxito era tan espectacular que la revista Forbes declaró a Bill Gates el hombre más rico de Estados Unidos. La revolución llegó en 1995 con el lanzamiento de Windows 95. Y desde 1995 hasta hoy ocupa el número uno como el hombre con más fortuna del mundo.
 
Gates protagonizó la campaña de promoción mundial presentando nuevas versiones mejoradas de forma progresiva como Windows 98. En 2001 se lanzó Windows XP que incorporó, por primera vez, mejoras únicas respecto a Apple y abandonó el MS-DOS, ya anticuado.
 
La empresa crecía de forma notable, pasó de 1200 empleados en 1986 a más de 20.000 en 1996. La expansión de Windows generó un monopolio virtual del software a nivel mundial.
 
Fue entonces cuando la magia de Gates comenzó a sufrir duros golpes y sería acusado de aniquilar a sus competidores. Surgió una nueva faceta de Gates, el hombre de cemento. Cuando los jueces de EE. UU. le preguntaban si había enviado a sus subordinados correos con órdenes para monopolizar el mercado, Gates respondía con un simple "no lo recuerdo". Las pruebas eran evidentes. Poco después de que Netscape sacara su buscador Navigator, Microsoft presentó el Explorer. La ventaja de Gates era que cada ordenador venía de fábrica con el sistema operativo de Microsoft y de paso se colaba el Explorer. Un año después, Explorer había ganado la batalla. ¿No se llama a esto abuso? "En el mundo de la programación en el cual nosotros trabajamos sólo importa una cosa: beneficiar a los consumidores", respondió en 2005 Gates cuando los periodistas de Der Spiegel le formularon esa pregunta. Según Gates, su compañía ha sido la única en responder rápidamente a la demanda del mercado y a un precio más bajo que los demás, porque tiene el departamento de investigación y desarrollo más grande del mundo. Las disputas con Apple llegaron a los tribunales, cuando la empresa de Steve Jobs demandó a Microsoft por plagio de la interfaz gráfica. Sin embargo, en 1993, la justicia le dio la razón a Gates. Desde ese año, Microsoft promocionó los soportes multimedia, sobre todo en el ámbito de la educación. La aplicación más vendida de la compañía es el paquete ofimático Microsoft Office.
 
El éxito de Gates se tradujo en la extensión de los ordenadores personales, la competitividad y un especial trato y motivación a sus empleados. Sus contribuciones incidieron de forma determinante en la difusión de la informática a todos los públicos. De lo que nadie duda es que hoy Microsoft no solo es la empresa más valiosa en Bolsa, sino que posee una alta diversificación de negocios y productos. Participa en la MSNBC, el tercer canal de televisión por cable de EE UU, con una web del mismo nombre. Además, ha lanzado productos de entretenimiento, como la XBOX; programas para móviles como el Windows Mobile, y promete seguir pensando en el futuro.
 
En 1992 George Bush le otorgó la Medalla Nacional de Tecnología. En 2000 Gates creó la Fundación Bill y Melinda Gates, una institución benéfica orientada a labores sanitarias y educativas, fruto de su fortuna personal. En 2006 la Fundación recibió el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. En 2008 Bill Gates abandonó definitivamente Microsoft. Desde ese momento emprendió una nueva etapa para dedicarse a la Fundación. Vive junto a su esposa Melisa y sus hijas Jennifer Katharine, Phoebe Adele y Rory John en una casa en Seattle donde todo puede ser programable con un mando a distancia. Ha despertado la envidia por su piscina de mármol, su garaje para 20 coches y su precio: más de 50 millones de dólares. Posee manuscritos valiosos como el Código de su venerado Leonardo Da Vinci, que compró por 30 millones de dólares en 1994.
 
La revista Fortune dijo de Bill Gates: "Se le puede amar u odiar, pero no se le puede ignorar". En una larga entrevista para los archivos del Museo de Historia de EE UU, Gates resumió su estado de ánimo de esta forma: "En todos estos años, mi trabajo ha sido lo más divertido que podía imaginar".
 
Más información
 
https://www.ted.com/speakers/bill_gates
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones