Mostrar nube de etiquetas

MEITNER, Lise
MEITNER, Lise

Descripción

Lise Meitner [Viena (Austria), 1878 – Cambridge (Londres), 1968]. Nacionalidades austríaca y sueca. Segunda doctora en Física por la Universidad de Viena. Primera profesora de Física en la Universidad de Berlín. Descubrió el protactinio y nuevos isótopos. Fue quien primero explicó la fisión nuclear. Defendió el uso pacífico de la energía atómica. Denominada la madre judía de la bomba atómica, se negó a colaborar en el Proyecto Manhattan.

Etiquetas

1900 | 1910 | 1930 | 1940 | EINSTEIN | Escuela | MEITNER
Biografía

Lise Meitner nació como Elise Meitner en el número 27 de la Kaiser Josefstrasse en Viena el 7 de noviembre de 1878, en el seno de una familia judía. La rama paterna procedía del pueblo de Meiethein, en Moravia, de donde proviene su apellido, Meitner, elegido por su tatarabuelo para cumplir la germanización de los apellidos requerida por la administración del Kaiser José II. Era la tercera de los ocho hijos de Philipp Meitner y Hedwig Skovran, quienes contrajeron matrimonio en 1873. Los Skovran habían emigrado a Eslovaquia huyendo de las persecuciones a los judíos en Rusia

Philipp Meitner fue uno de los primeros judíos que se benefició de las medidas de tolerancia religiosa impulsadas en 1867 por el Kaiser Francisco José, licenciándose como abogado a principios de los 70 y participando en la creación de un nuevo orden político. Se alineó con los ideales de la razón y del progreso social y simpatizó con los objetivos de la Social Democracia. Philipp y Hedwig Meitner educaron a sus hijos en un ambiente intelectual extraordinariamente estimulante. El matrimonio Meitner organizaba en su casa reuniones de abogados, jugadores de ajedrez, escritores y legisladores del pueblo. Los hijos asistían y escuchaban, de modo que fue natural que todos ellos cursasen estudios superiores, algo inédito en aquellos tiempos. En su proceso de integración en la cultura germánica, todos los miembros de la familia Meitner abandonaron la religión judía y en 1907 se bautizaron, unos como católicos y otros, entre ellos Lise, como protestantes.

A Lise le gustaba pasear en bicicleta en el verano, tocar el piano y sentía una gran pasión por la música en general. Aunque lo que realmente despertó su curiosidad fueron las Ciencias y las Matemáticas. Tanto, que con tan solo ocho años se sintió intrigada por la difracción de la luz y bajo su almohada escondía un libro de Matemáticas.

Hasta finales del siglo XIX las mujeres tenían excluidas por ley su entrada en las universidades austríacas así como cursar todo el ciclo de enseñanza secundaria. Ellas completaban sus estudios a los 14 años. Lise recibió su certificado Entlassungs-Zeugnis, expedido por la Madchen-Burgerschule el 15 de julio de 1892. Le habían enseñado encuadernación de libros, Aritmética aunque no Álgebra, nociones de Historia, Geografía y Ciencias, Dibujo elemental, Canto, Labores, Francés básico y Educación física. Todas sus calificaciones fueron buenas y su comportamiento apropiado, pero su actitud no pasó de satisfactoria. La única vía para mejorar su educación era matricularse en una Höhere Tochterschule, colegio privado para señoritas, donde podría convertirse en profesora de una asignatura que no requiriese nivel universitario. Eligió Francés, mientras ayudaba a las jóvenes alumnas en las clases de música avanzada que daba su hermano Gusti y colaboraba con las asociaciones de protección a los desfavorecidos.

La necesidad de dispensar atención médica a las mujeres musulmanas de las zonas ocupadas de Bosnia y Herzegovina propició que en 1897 el gobierno austríaco permitiese a las mujeres acceder a las llamadas facultades filosóficas (Letras y Ciencias), pero tenían que superar las pruebas de Matura (Selectividad), aunque no hubieran podido asistir al ciclo previo de enseñanza secundaria. Tras completar su formación como profesora de Francés, Lise condensó los ocho cursos de Griego, Latín, Matemáticas y Física, Botánica Zoología, Mineralogía Psicología, Lógica, Religión, Literatura germánica e Historia, que no le habían permitido cursar, en dos años de intenso aprendizaje exclusivamente dedicada al estudio día y noche.

En julio de 1901 Lise aprobó el Matura en el Akademisches Gymnasium, un prestigioso centro para chicos. Lise y otras trece chicas fueron examinadas como alumnas externas. Solo aprobaron cuatro, de las cuales tres, entre ellas Meitner, habían sido preparadas por el joven Dr. Szarvassy. La cuarta era la hija del profesor Ludwig Boltzmann.

Fue en segundo año, cuando Meitner recibió sus primeras clases de Física impartidas por el profesor Boltzmann, que ella recordaría como "las más hermosas y estimulantes que jamás escuché". Al no discriminar a las mujeres y aceptar su integración en sus clases, Boltzmann forjó una comunidad científica a la que Lise se unió. Quedó entusiasmada e impactada por la pasión del profesor: su pretensión de interpretar los fenómenos naturales y de predecir fenómenos que nuestros sentidos no detectaban.

En 1902, Ludwig Boltzmann tenía 55 años y había establecido la mecánica estadística, vinculando la segunda ley de la Termodinámica a la Teoría atómica demostrando que la irreversibilidad inherente de los procesos naturales se deriva del comportamiento estadístico de los átomos en el conjunto. Durante años tuvo que luchar contra los defensores del positivismo científico que negaban el valor de cualquier teoría científica que no pudiera observarse directamente.

Paul Ehrenfest, recién doctorado, supo que Lise Meitner había tomado apuntes durante las clases impartidas por Boltzmann y le propuso trabajar conjuntamente en el estudio de la dinámica analítica. Ehrenfest llamó la atención de Meitner sobre un artículo de Óptica escrito por Lord Rayleigh que éste no era capaz de explicar. Lise no solo pudo explicarlo sino que predijo algunas consecuencias, las probó experimentalmente y las describió en su informe "Algunas conclusiones derivadas de la fórmula de reflexión de Fresnel". Fue entonces cuando se convenció de que estaba capacitada para abordar sus propios trabajos de forma independiente.

En el verano de 1905, Lise Meitner inició la investigación para su tesis doctoral como ampliación del trabajo antes descrito. Demostró experimentalmente que la fórmula de Maxwell para la conducción de la electricidad es válida también para la conducción del calor. En ausencia de Boltzmann, que estaba pronunciando conferencias en California, su tutor fue Franz Exner. En diciembre, de 1905. Lise Meitner presentó su tesis doctoral, "Prueba de una Fórmula de Maxwell", que mereció la calificación de 'summa cum laude', y fue publicada por el Instituto de Física de Viena bajo el título "La conducción del calor en sólidos no homogéneos". La Universidad de Viena le otorgó su doctorado en Física el 1 de febrero de 1906. Era la segunda mujer en obtenerlo.

Exner, amigo de Wilhelm Roentgen, había introducido la investigación de los rayos X y sus aplicaciones médicas en Viena. Conseguía para Marie y Pierre Curie residuos de mineral de uranio y recibía a cambio una muestra de radio enriquecido, que analizaba en el primer centro de investigación de la radioactividad en Viena. Mientras preparaba su tesis, Meitner decidió aprender los procedimientos utilizados en el nuevo campo de la radioactividad. Entro otros experimentos, midió la absorción de la radiación alfa y beta en láminas de distintos metales. Como resultado de estas pruebas introdujo un nuevo instrumento científico en el campo de la radioactividad, el electroscopio de hojas.

Con el doctorado bajo el brazo, Lise Meitner escribió a Marie Curie ofreciéndose para colaborar como ayudante en su laboratorio de Paris, pero no había en ese momento plazas disponibles. Y para ganar su sustento, Lise Meitner tuvo que dar clases en un colegio femenino. En otoño de 1906, sin abandonar sus clases matinales en el colegio, por las tardes retomó su colaboración en el Instituto de Física de Viena con el sucesor de Boltzmann, Stefan Meyer, quien estaba investigando las propiedades magnéticas de elementos como el polonio, el radio y el actinio. Meitner descubrió que la dispersión aumentaba con la masa atómica de los átomos de los metales. Publicó un informe en el Physikalische Zeitschrift del 29 de junio de 1907.

Con el apoyo financiero de su padre, Lise Meitner se trasladó a Berlín para asistir en la Wilhelms-Universität a las clases del ya famoso físico Max Planck, quien con ella rompió su regla de impedir el acceso a las mujeres. Un año más tarde, Planck nombró a Meitner su ayudante.

Fue precisamente en el Instituto Químico de esta universidad donde Meitner conoció a Otto Hahn, convirtiéndose en su compañera de investigaciones sobre la radioactividad. Solamente había un problema: el laboratorio no podía aceptar mujeres y Lise tuvo que trabajar inicialmente en el sótano del antiguo carpintero. Y en 1909 Lise Meitner presentó dos publicaciones sobre las radiaciones beta.

Durante tres décadas de asociación, Meitner y Hahn fueron de los primeros en aislar un nuevo radioelemento que se desintegraba en actinio: el protactinio (símbolo Pa y número atómico 91). Luego Meitner estudió en profundidad el experimento de Hahn que consistía en el bombardeo de uranio (número atómico 92) con neutrones, y del que se obtenía bario (número atómico 56). La explicación que justificaba que un isótopo radiactivo de bario se formara en el bombardeo de uranio con neutrones era que el núcleo del uranio se rompía en dos. Hahn como químico y Meitner como físico se complementaban perfectamente en la preparación de muestras, su medición e interpretación de los resultados. Descubrieron nuevos isótopos y desarrollaron un método de separación física conocido como 'retroceso radioactivo'.

En 1912 se construyó el Kaiser-Wilhelm-Institut (KWI), donde se incorporaron Hahn y Meitner, recibiendo una oferta desigual. Él como joven científico del departamento de Radioquímica y ella como invitada colaboradora gratuita del citado departamento. Una vez más el padre tuvo que cubrir los gastos de su hija hasta 1913, cuando Max Planck la nombró la primera ayudante de científico en Prusia y consiguió finalmente su primer sueldo, muy por debajo del de Hahn. De todas formas, consiguieron juntos también su primera sección de radioactividad, el laboratorio Hahn-Meitner.

En 1914, inicio de la Primera Guerra Mundial, Lise Meitner fue enviada al hospital Lichterfelde como técnica de rayos-X. En 1916 regresó, no sin remordimientos, al laboratorio del KWI donde prosiguió sus investigaciones sobre el uranio. En 1917 consiguió la creación del Laboratorio Meitner y perfeccionó la técnica de preparación de muestras de Otto Hahn. En 1918 mandaron conjuntamente un artículo sobre el descubrimiento del protactinio en el que consta Hahn como investigador principal, lo que Meitner admitió como manera de compensar la pérdida de años de investigación por su permanencia en el hospital de guerra.

Gracias a una invitación de Max Planck en 1917, Albert Einstein conoció a Lise Meitner, a la que denominaba cariñosamente "nuestra Marie Curie". En 1919 Meitner obtuvo la plaza de profesora de Física en la Universidad de Berlín, siendo la primera mujer en lograrlo. En ese mismo año la Asociación alemana de Química condecoró a Hahn con la medalla Emil Fischer. El tribunal ofreció una copia de la medalla a Meitner pero sin un reconocimiento explícito de su contribución. Lise no asistió a la ceremonia a recogerla.

Entre 1932 y 1933, tras el descubrimiento del neutrón por el físico inglés James Chadwick, y gracias al desarrollo de nuevas técnicas, Meitner detectó por primera vez un positrón (la antipartícula del electrón, que posee la misma masa pero carga opuesta) y avanzó en la comprensión del espectro beta y gamma y las partículas alfa de largo alcance. En 1933 en el Séptimo Congreso Solvay de Bruselas participaron tres científicas Lise Meitner, Marie Curie y su hija Irène Joliot-Curie.

Tras la llegada de Hitler al poder, el partido nacionalsocialista desencadenó la persecución de los judíos. A pesar de no ser aria, Meitner pudo continuar su trabajo en el laboratorio, pero se le privó del título de profesora. Consciente de la difícil situación de Lise Meitner en Alemania, Niels Bohr le ofreció una oferta de trabajo en Copenhague, pero Max Planck la convenció de que no abandonara su laboratorio precisamente cuando la física nuclear acababa de empezar.

En 1938 la situación política se agravó y Lise perdió su nacionalidad austríaca. Mentzel, nuevo jefe del consejo de investigación de la Universidad de Berlín, exigió a Hahn, entonces director del Instituto, que expulsara a Meitner de su trabajo, requerimiento que ejecutó el mismo día. Desde Suiza Paul Scherrer y desde Dinamarca Niels Bohr trataron de que Lise saliera de Alemania con una invitación formal de colaboración. Cuando decidió aceptarla, el Gobierno nazi le quitó el pasaporte y le prohibió viajar.

En 1939 Otto Hahn y Max Planck con otros científicos alemanes consiguieron sacarla del país con documentos falsos en un tren hacia Holanda. Poco después Meitner se refugió en Suecia con su sobrino y colaborador Otto Frisch para trabajar en el instituto de Manne Seigbahn Institut de la Universidad de Estocolmo, donde reemprendió sus investigaciones, aunque los recursos para construir un nuevo laboratorio experimental eran escasos. El estado sueco le ofreció la ciudadanía sueca que solamente aceptó manteniendo la austríaca.

En Berlín, Hahn contrató a un nuevo ayudante, Otto F. Strassmann, para continuar el trabajo iniciado por Lise en el Instituto. Descubrieron que bombardeando uranio con neutrones se obtenía bario. Meitner, que mantenía una correspondencia fluida con Hahn, llegó a la conclusión, con la colaboración de su sobrino Otto Frisch, que cuando el núcleo del átomo se separaba, liberaba energía, dando origen a una reacción en cadena. Ambos acuñaron el término 'fisión nuclear' a la ruptura de un átomo pesado en otros menos pesados y más estables de acuerdo con la ley del incremento de la masa de Einstein. En 1939 Hahn publicó sus resultados, pero fue Meitner quien explicó el fenómeno introduciendo el término fisión nuclear, en un trabajo publicado en la revista Nature. Esta explicación teórica constituyó, sin duda, uno de los mayores logros de Lise Meitner. En este año, Otto Hahn y Lise Meitner fueron nominados conjuntamente para el Premio Nobel de Química.

Meitner y Hahn se reunieron varias veces fuera de Alemania para analizar resultados y decidir nuevos experimentos. El descubrimiento de Hahn fue la base para el desarrollo de la futura bomba atómica. Poco después Hahn pasó, en secreto, a formar parte del proyecto Urano, dentro de una sección militar alemana.

En 1942 Lise Meitner fue invitada a trabajar en el Proyecto Manhattan (1942–45) en los Estados Unidos. A pesar de que le hubiera supuesto una oportunidad para trasladarse desde Suecia a EE.UU. y trabajar con los grandes científicos de la época rechazó la oferta, por su oposición a la bomba atómica. Luchó toda su vida por el uso pacífico de la energía atómica.

En 1944, a Otto Hahn se le otorgó el Premio Nobel de Química por descubrir la fisión nuclear. Nadie comprendió porqué habiendo sido nominados los dos juntos en 1939 ahora se le concedía únicamente a él. Como era una época complicada para que Hahn viajara a Suecia, se solicitó que se pospusiera la entrega del premio.

Al terminar la guerra, se produjo en EE.UU. una corriente de reconocimiento a la labor de Lise en la fisión nuclear. Se la consideró "la madre de la bomba atómica", título que nunca fue de su agrado. Esta valoración de la figura de Meitner irritó muchísimo a Otto Hahn e insistía en que sólo a él le correspondía la paternidad de la fisión, incluso prescindiendo de Otto F. Strassmann.

En 1946 Meitner viajó a EE. UU. para ver a su familia y fue recibida con todos los honores. Fue nominada 'mujer del año' por el National Women's Press Club y el premio se lo entregó el presidente Truman. Se desató tal furor que le llegó una propuesta desde Hollywood para una película, que ella no aceptó por "no tener sentido nada de lo que ahí se contaba".

En 1947 Otto Hahn recogió el Nobel y no mencionó en absoluto los 30 años de colaboración que pasó junto a Meitner. Este fue un duro golpe para Lise, y distanció a los dos científicos para siempre.

Para estar cerca de su familia, Lise Meitner se retiró a Cambridge (Reino Unido) en 1960.

Meitner recibió cinco doctorados honoris causa y varias condecoraciones, entre otras: la medalla de oro Max Plank, en 1949; y el premio Otto Hahn de Física y Química, en 1955; la medalla Wilhelm Exner en 1960; la medalla Dorothea Schlözer de Göttingen en 1962. En 1966, dos años antes de fallecer, Meitner recibió el Premio Enrico Fermi, conjuntamente con Otto Hahn y Fritz Strassmann, por el descubrimiento de la fisión nuclear.

El elemento 109 (Mt) de la tabla periódica lleva el nombre de Lise Meitner, el meitnerio. En la historia de la Ciencia sólo otros tres científicos comparten tan alto reconocimiento: Nicolás Copérnico (copernicio), Alfred Nobel (nobelio) y Albert Einstein (einstenio).

Dos cráteres y un asteroide llevan también el nombre de Meitner.

Lise Meitner falleció a los 89 años en Cambridge (Reino Unido), el 27 de octubre de 1968. Su lápida lleva la inscripción "Un físico que nunca perdió su humanidad".

Más información

Vídeos

El siguiente paso: Lise Meitner

 

Lise Meitner y la fisión nuclear.

Grandes historias de la ciencia

 
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2019 Foro Histórico de las Telecomunicaciones