REEVES, Alec Harley
REEVES, Alec Harley

Descripción

El ingeniero Alec H. Reeves nació en Surrey (Reino Unido) en 1902 en el seno de una familia de científicos. En los años 30 los teóricos de la Información descubrieron la posibilidad de efectuar un muestreo de la señales analógicas y de recomponer estas señales. Reeves aplicó esta posibilidad a las transmisiones de voz, proponiendo que las amplitudes de las muestras de la señal analógica fueran codificadas convirtiéndolas en números binarios (dígitos) que se podían transmitir como una serie de impulsos todo/nada. En 1937 presenta su patente de "Modulación de Impulsos Codificados", pudiéndose afirmar con propiedad que en esta fecha se inicia la Era Digital.

Biografía

La tecnología digital que se está utilizando tan ampliamente en nuestro tiempo para la transmisión, grabación e incluso generación de voz, música e imágenes tiene sus raíces en los primeros sistemas de telecomunicación que utilizaron la "Modulación de Impulsos Codificados" (En terminología inglesa PCM: Pulse Code Modulation), solución técnica que fue desarrollada en la segunda mitad de los años 30 del pasado siglo por el ingeniero inglés Alec H. Reeves.

Nació este investigador en Redhill, Surrey, el 10 de Marzo de 1902, hijo de Edward Reeves, un miembro de la Royal Geographical Society que tenía conexiones con personalidades tan famosas como Stanley, Livingstone, Cook y Peary. Es lógico que Alec viviese en su juventud en un ambiente de profunda curiosidad por todo lo que aún permanecía como desconocido.

Siguiendo su vocación estudió ingeniería, graduándose en 1921 como Bachelor of Science Engineering en el City and Guilds Institute del Imperial College. Inmediatamente comenzó su actividad profesional en la International Western Electric que era entonces la división exterior de la americana Western Electric, cuna de muy diversas innovaciones tecnológicas en el campo de la Telecomunicación. Sus primeros trabajos estuvieron relacionados con los problemas que presentaba la propagación de las ondas en las comunicaciones radiotelefónicas y en la radiogoniometría.

En 1925 la International Western Electric fue absorbida por la International Telegraph & Telephone (ITT) que se encontraba en pleno proceso de desarrollo bajo la dirección de su creador Sosthenes Behn. De acuerdo con su política de dispersión de la actividad de I+D , la ITT estableció un centro de investigación en París: Le Laboratoire Central de Télécommunications (LCT) y Alec H. Reeves fue destinado a este nuevo organismo para continuar trabajando en los ya mencionados problemas de propagación de las ondas radioeléctricas, dedicando especial atención a los circuitos transatlánticos. Uno de sus estudios estuvo relacionado precisamente con las conexiones entre España y Sudamérica. En 1935 también colaboró en el proyecto de una red radioeléctrica de comunicaciones oficiales que se estableció entre las Islas Baleares utilizando ondas centimétricas y que fue suministrada por ITT. Otros temas que trató nuestro personaje en estos años fueron tan dispares como el perfeccionamiento de los micrófonos de condensador y la introducción de mejoras en los sistemas de banda lateral única que se empezaban a utilizar en las transmisiones en onda corta.

Pronto se vio que un objetivo fundamental de las técnicas de comunicación por radio debía ser el minimizar los efectos que las condiciones de propagación (desvanecimientos, parásitos) introducían en la calidad de la transmisión con una influencia muy negativa.

En esta época (años 30) los teóricos de la Información ya habían descubierto la posibilidad de efectuar un muestreo de la señales analógicas y de recomponer estas señales con un mínimo de distorsión a partir de dichas muestras, definiendo los parámetros que debían fijarse para estas operaciones, especialmente la frecuencia y los niveles de muestreo.

Alec H. Reeves coincidió con los matemáticos en el descubrimiento de esta posibilidad y tuvo la idea de aplicarla a las transmisiones de voz, proponiendo que las amplitudes de las muestras de la señal analógica fueran codificadas convirtiéndolas en números binarios (dígitos) que se podían transmitir como una serie de impulsos todo/nada que, a pesar de los cambios que las condiciones de propagación pudieran introducir en su amplitud, mantenían la información ya que ésta se encontraba realmente en la presencia o ausencia de dichos impulsos. En consecuencia era una transmisión "digital", diferente a la "analógica" (variaciones de intensidad) que se venía empleando. En el punto de recepción se reconstruía la señal original.

En realidad se puede decir que se aplicaba a la voz las técnicas que venía empleando la Telegrafía (señales todo/nada del Morse), una idea que ocupó a sus primeros inventores que ya quisieron "telegrafiar la voz" pero que, ante las dificultades que aparecían, tuvieron que abandonar sus proyectos frente a los procedimientos de modulación de amplitud de la corriente eléctrica que empezó a utilizar la Telefonía.

El nuevo procedimiento de transmisión permitía además la multiplexación de varias comunicaciones sobre una misma vía ya que los diferentes trenes de impulsos podían mezclarse, "clasificándose" posteriormente en el punto de recepción para recomponer dichas comunicaciones.

Como es lógico, aunque el sistema nació como una solución para radio, también se podía aplicar perfectamente a la transmisión sobre líneas aéreas y cables.

Alec H. Reeves presentó su patente en 1937 como consecuencia de sus investigaciones en LCT. Esta fecha se puede considerar como el comienzo de la Era Digital ya que la Modulación de Impulsos Codificados (PCM) estableció las bases sobre las que se fundan la transmisión de datos, Internet, la radio y televisión digitales, la telefonía móvil, los CD's, los DVD's, etc. permitiendo además el proceso de las señales digitales mediante los procedimientos de la Informática.

Hay que hacer notar que la tecnología disponible en 1937 era la de las válvulas termoiónicas que en aquella época no proporcionaban una suficiente fiabilidad y eficacia en el manejo de los amplios recursos de anchura de banda que eran necesarios. Aunque se realizaron algunos equipos con fines especiales, no fue hasta los años 50 cuando se comenzó a disponer de los primeros sistemas que aplicaban la nueva tecnología digital, debido a la aparición de componentes electrónicos como los transistores que ya cumplían los requisitos necesarios y a los que seguiría toda la gama de la microelectrónica con su extensas posibilidades.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, Alec H. Reeves consiguió escapar del París ocupado por los alemanes hasta Inglaterra atravesando el Canal de la Mancha en un barco dedicado al transporte de carbón. Una vez en su país se incorporó al Telecommunications Research Establishement, en Malvern, organismo que estaba dedicado al desarrollo de equipos de aplicación militar. Aunque era un pacifista convencido llegó a la conclusión de que era necesario derrotar al nazismo precisamente para asegurar una paz duradera y colaboró intensamente en la investigación de nuevos sistemas para la ayuda a la navegación aérea militar. El resultado fue el diseño de un equipo que mediante la combinación de señales radioeléctricas emitidas desde distintos puntos, permitía fijar la posición de los aviones con una alta precisión. El tono de las señales acústicas que se utilizaban llevó a que el sistema se le denominara coloquialmente como "Oboe". También continuó Reeves con sus investigaciones sobre radar que ya había comenzado en sus tiempos de LCT.

Por todos estos servicios prestados durante la guerra, al terminar ésta, fue nombrado Miembro de la Orden del Imperio Británico.

Alec H. Reeves permaneció entonces en Inglaterra, incorporándose a los Standard Telecommunications Laboratories (STL) en Harlow, que también formaban parte de la red de centros de investigación de ITT. Allí colaboró en los primeros trabajos sobre conmutación electrónica para la cual la tecnología MIC (PCM) era un elemento básico. Seguidamente, en los años 60, formó equipo con Ch. Kao y G. Hockham para definir los primeros equipos prácticos que permitieron la transmisión de señales por medio de fibras ópticas, otra espectacular innovación en el mundo de las telecomunicaciones.

En esta época es cuando comenzó a reconocerse internacionalmente el valor de sus invenciones, recibiendo una gran cantidad de recompensas a su trabajo entre las que destacan la Medalla Stuart Ballentine del Instituto Franklin de USA, del que llegó a ser Miembro Vitalicio, la Medalla de Colón en Italia, el Doctorado Honorario de la Universidad de Essex y el nombramiento de Comandante de la Orden del Imperio Británico de la que ya era miembro.

Cuando llegó el momento de su jubilación abandonó STL y formó una compañía propia dedicada especialmente a los equipos de transmisión por fibra óptica, trabajando bajo contrato del British Post Office sobre el desarrollo de semiconductores que permitieran la realización de los láseres empleados en dichos equipos.

Alec Harley Reeves falleció a los 69 años el 13 de Octubre de 1971 habiendo obtenido a lo largo de su vida profesional más de 100 patentes. En su juventud fue un activo deportista que hasta llegó a participar en torneos "open" de tenis en París. Realmente poseía una compleja personalidad con características propias de los genios. Su curiosidad le llevó en la última época de su vida al estudio de los fenómenos paranormales, para lo que llegó a organizar diversos experimentos en relación con las capacidades desconocidas del cerebro humano...

En diversas ocasiones se le ha considerado como uno de los padres de nuestra actual "Era de la Información"

Más información

- Comunicaciones Eléctricas. Volumen 47 1972 Número 1

- Oxford Dictionary of National Biography

- Privateline.com Telephone History – David Robertson

- Archives of the Institution of Engineering and Technology

- Quantium Plus – John de Rivaz

Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones