El primer medio siglo de radioafición en España
Es bien conocido en medios universitarios que la Radio se extendió durante años por todo el mundo gracias a los Radioaficionados, quienes surgieron a finales del Siglo XIX como simples experimentadores de los fenómenos radioeléctricos descubiertos por los físicos de la época. 

Uno de los primeros Radioaficionados, como asimismo se consideraron, fue el Premio Nobel Guillermo Marconi, a quien trataron de emular numerosos admiradores de los países tecnológicamente más desarrollados. En España, después de las experiencias iniciales llevadas a cabo por algunos de ellos, existe constancia documental de que fue en 1903 cuando el Oficial Telegrafista Matías Balsera construyó la primera estación de aficionados con la que consiguió comunicarse con las dos primeras estaciones radiotelegráficas instaladas en España por la Compañía Transatlántica. 

A pesar de las continuas limitaciones que los Gobiernos de la época pusieron en nuestro país para que los experimentadores abandonasen sus pruebas, por miedo al desconocimiento que podría conllevar para la seguridad del Estado, algunos aficionados a la Telegrafía Sin Hilos continuaron realizándolas en el más absoluto secretismo. Las imposiciones obligadas por la "Gran Guerra" de 1914, así como las disposiciones posteriores, no consiguieron anular el creciente entusiasmo por la comunicación a distancia y ello hizo que en ciertas ciudades fueran apareciendo núcleos aislados de aficionados que constituyeron las primeras asociaciones o Radio clubes. 

El fuerte impulso tomado por la Radio en algunos países europeos y del otro lado del Atlántico, gracias a los aficionados, hizo que dentro de la prohibición existente en España comenzarse a existir una ligera permisibilidad para ellos, dando lugar a que los Hermanos De la Riva creasen la primera empresa informativa de Radio, basada fundamentalmente en la publicidad de los receptores que montaron y comercializaron desde la pionera de las estaciones radiodifusoras españolas, Radio Ibérica. 

Tras haber autorizado el Gobierno en 1924 el uso y disfrute de la Radio a las personas y empresas particulares, comenzó el total desarrollo de la T.S.H., y también la separación de las ramas del hasta entonces tronco común de aficionados y profesionales, saliendo muchos de ellos del propio grupo amateur. El descubrimiento por los Radioaficionados de las grandes ventajas de las ondas cortas les hizo continuar dedicándose a su estudio en todo el mundo y lograr en breve tiempo unir fácilmente "sin hilos" a estaciones amateurs de los cinco continentes, cuando las grandes y costosas instalaciones radiotelegráficas gubernamentales lo consiguieron con dificultad. 

Así, poco a poco, la experimentación de los Radioaficionados fue abriendo el camino hasta llegar a las frecuencias más elevadas empleadas hoy día en el mundo profesional de las comunicaciones, supliendo los propios amateurs durante muchas décadas.

Especificaciones

  • Tipo: Tesis
  • Autor: Isidoro Ruiz-Ramos García-Tenorio, EA4DO
  • Director: Pedro Farias García
  • Año : 2003
  • Dpto.: Facultad de Ciencias de la Información
  • Univ.: Universidad Complutense de Madrid
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

Logo COIT
c/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
Logo AEIT
c/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2017 Foro Histórico de las Telecomunicaciones