Impacto
Impacto

Dirigida por

Brian De Palma

Año

1981

Etiquetas

1980 | Audio | Privacidad

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: Visualización de la exposición de la privacidad de una conversación.

Situación: Visualización de la sincronización del canal de audio y el canal de imagen y de cómo ésta revela la información latente en cada uno de ellos.

Impacto: lo estaba oyendo con toda claridad y de repente empezaron a aparecer interferencias

Brian De Palma deja claro al rodar sus películas que, a pesar de los trucos técnicos y efectos especiales presentes en ellas, el argumento y la forma de contarlo es lo que más le interesa de cualquier proyecto cinematográfico. Así, a pesar de ser constantemente señalado como un director muy visual, en sus películas es posible encontrar una historia con una carga simbólica y psicológica importante. Además, si bien incorpora a veces fórmulas narrativas tomadas de otros cineastas (Godard, Hitchcock, Argento, entre otros) no las hace pasar desapercibidas sino que las enriquece hasta el punto de permitir que algunas de sus escenas sean recordadas por sus espectadores; no siempre ocurriendo lo mismo con su guionista y director, quien prefiere mantenerse a la sombra.

Impacto es un film, el número trece de su filmografía, que bien podría clasificarse como un thriller policíaco, pero eso también sería una visión simplificada de lo que esta cinta, a casi 40 años de su estreno en 2020, puede y ofrece al espectador. Impacto es una película de metaficción, pues su reflexión principal es sobre el cine y sus medios expresivos, e incluso, siguiendo la noción de Gerard Genette sobre la intertextualidad, también se incluyen en esta categoría las películas en las que el cine está presente como intertexto o referencia de otros filmes, sea como homenaje, plagio o adaptación de los mismos.

El predominio de la ficción sobre la realidad a través de las teorías de conspiración derivadas de uno de los episodios nunca aclarados de la historia de los Estados Unidos (Dallas) y un incidente capaz de sellar la suerte de cualquiera para siempre (Chappaquiddick), se convierten en una obsesión que De Palma refleja en el personaje de Jack Terry, trasunto del director.

Terry es un técnico de sonido talentoso, que hace unos años colaboró con la comisión King, un grupo de políticos que se unieron para denunciar la corrupción policial en Filadelfia. En el desarrollo de uno de esos casos, no pudo evitar la muerte de Freddie Corso, detective y amigo suyo, en un sucio lavabo del centro de la ciudad.

Terry se siente culpable por ese hecho. Durante tres años se ha dedicado a grabar sonidos para películas de terror de serie Z. Necesita el dinero. Sin embargo, la muerte del gobernador George McRyan le convierte en testigo auricular de un asesinato y abre para él, de manera impensada, una segunda oportunidad. Una nueva ocasión para salir del oscuro momento en el que está y tal vez compartir junto a Sally Badina, la atractiva joven que rescató del automóvil del gobernador y maquilladora de profesión, el reconocimiento deseado por su trabajo y, quizás, una nueva vida. Y todo por un buen grito.

Cine B, C y Z.

El cine B, o cine serie B, es una película de cine comercial de bajo presupuesto. En su uso original el término identificaba una película destinada a ser distribuida sin publicidad como parte de un programa doble. Las películas clase B fueron una respuesta de los estudios de Hollywood a la caída de audiencia experimentada durante la Gran Depresión, después del crack económico que sufrió Estados Unidos en 1929.

La competencia de la televisión hizo que productores y exhibidores idearan los programas dobles, dos películas por el precio de una. Pero no podía tratarse de dos películas en igualdad de condiciones de coste, así que una estaba producida con los márgenes presupuestarios habituales en la industria y la otra, la que iba a servir de complemento de la primera, con un presupuesto sensiblemente inferior.

Esta limitación financiera que se traducía, por ejemplo, en menos días de rodaje y unos actores de más baja cotización, también tenía su lado positivo ya que el realizador disponía de una mayor libertad pues iba a estar menos controlado por los productores.

A pesar de que la producción de películas de este tipo decayó en la década de 1950, el término se siguió utilizando para referirse a cintas con un alto grado de artesanía e ingenio estético o películas orientadas a la explotación de los impulsos primarios. Actualmente el término da cobertura a películas de género con mínimas ambiciones artísticas y películas desinhibidas de las imposiciones de las producciones de mayor presupuesto o sin los convencionalismos del cine independiente.

El cine C es una clase de película cinematográfica en el extremo inferior del cine B. En la década de 1980, con el crecimiento de la televisión por cable, la clase C comenzó a ser aplicada con mayor frecuencia a las películas de género de baja calidad utilizadas como programación de relleno para ese mercado. Así, la 'C' en el término cumple doble función pues no sólo indica una calidad que es inferior a 'B' sino también a la 'C' inicial del cable. La rápida expansión de los canales especializados de televisión por cable y satelital como SciFi, desde 2009 SyFy, con sus películas de ciencia ficción, y los canales de género de HBO en los años 90 y 2000 ha significado un venero para las películas clase C contemporáneas, muchas de ellas concebidas desde el origen para ser estrenadas directamente en los canales de cable sin pasar previamente por las salas de cine.

El cine Z es un derivado de la serie B que aparece a finales de la década de 1950 y que está caracterizado por tener un presupuesto aún más bajo. La serie Z es "puro material espartano". Su secreto está en la capacidad de sus arteros realizadores para conducir al público por el terreno del absurdo; situaciones, a priori, de vergüenza ajena. Así, por ejemplo, la serie Z está viviendo una segunda juventud gracias a la cadena SyFy y al éxito sorpresa de Sharknado (2013, Anthony C. Ferrante) filme sobre una lluvia de tiburones arrastrados por un tornado, que arrasó en redes sociales (más que en audiencia) y que se convirtió en un auténtico fenómeno de masas. O el festival CutreCon, una fiesta para los amantes del cine más gamberro, involuntariamente malo y divertido. Este festival surgió en 2011 para festejar los diez años de vida de la web de cine y humor Cinecutre.com, y se resolvió con una maratón gratuita de tres películas en el Auditorio del Centro Cultural Casa del Reloj (Madrid). Lo que iba a ser un evento único para reunir a los fans de la web, tuvo su prolongación al siguiente año con una segunda edición. Y ha seguido creciendo con proyecciones especiales, estrenos de grandes perlas del cine cutre internacional y con la visita de grandes estrellas de culto. Así, la edición de 2020 abarcó cinco días. Sin embargo, hay algo que se mantiene inmutable y que es un guiño a sus orígenes: la maratón gratuita en la Casa del Reloj. Donde todo empezó.

Vídeos

Una lente dióptrica dividida es un filtro convexo que sólo cubre la mitad de la lente de la cámara, consiguiendo que la mitad cubierta pueda enfocar otro plano; de este modo un objeto en segundo plano estará enfocado y un objeto en primer plano situado al frente del filtro también lo estará creando así una efectiva sensación de profundidad de foco. En los años (19)70 y (19)80, Brian De Palma fue adalid en el uso de esta herramienta para mejorar la experiencia visual y emocional de sus películas.

All 15 Split Diopter Shots in BLOW OUT

En esta película de 1981, guion del propio De Palma, es como si aplicara el concepto de lente dióptrica dividida a la trama pues la historia mantiene el enfoque sobre el concepto de explorar el contenido de una fotografía, 'tomado' de Blow-Up: Deseo de una mañana de verano (1966, Michelangelo Antonioni), y sobre la exploración del contenido de una grabación tras la que se percibe una conspiración de asesinato, 'tomado' de La conversación (1974, Francis Ford Coppola). Pero la película también ofrece inspiración a otras películas y otros directores. El búho como presente testigo de una verdad oculta a la vista y la exploración de una fotografía hasta encontrar una pista reveladora, en Blade Runner (1982, Ridley Scott); el punzón de hielo para matar, en Instinto básico (1992, Paul Verhoeven) o el asesinato por ahorcamiento en los lavabos de mujeres en Copycat (1995, Jon Amiel).

Trailer

Se atribuye a Brian De Palma una famosa frase que es toda una declaración de principios sobre el oficio de cineasta, además de funcionar como una reivindicación absoluta del artificio: "La cámara miente todo el tiempo. Miente 24 veces por segundo". Con este dicho De Palma le daba la vuelta al axioma de quien fue uno de sus principales referentes cinéfilos en los comienzos de su carrera, el cineasta franco-suizo Jean-Luc Godard: "La fotografía es la verdad y el cine es la verdad 24 veces por segundo". De Palma también hizo suya la máxima pronunciada por Godard años más tarde, aquella que sostenía que el cine era una forma que piensa. Quizá como don heredado de su padre que era cirujano, De Palma disecciona las formas con precisión a través de la mirada de la cámara. Según Pablo Castriota: "De Palma es un cineasta generoso en el sentido en que construye a través de cada película un lupanar audiovisual que requiere ser explorado con lentitud, paciencia y un goce absoluto por la contemplación. Si encadenáramos las mejores escenas del cine de Brian De Palma, obtendríamos una sucesión de Fibonacci, cuyo sumatorio nos revelaría el número áureo que subyace en la composición de cada uno de sus fotogramas".

Tres razones para Impacto, según The Criterion Collection

La captación de sonido ambiente tiene como efecto colateral la escucha, con el agravante de grabación, de una conversación privada.

Clip: Grabando

La sincronización de la grabación de sonido ambiente (canal de audio) y del reportaje fotográfico (canal de imagen) evidencia una información latente en cada uno de ellos.

Clip: Sincronizando

No puede haber película de Brian De Palma sin una escena con movimiento circular de cámara. No puede haber más sensación de mareo que cuando uno se percata de que la preciada información guardada en cinta ha sido borrada.

Clip: No me gusta tu tono

Award-winning Steadicam inventor Garrett Brown talks about his experience on Brian De Palma's movie "Blow Out".

Garrett Brown On De Palma's Blow Out

Le critique et historien du cinéma Jean Douchet a consacré son stage annuel à l'un des plus célèbres cinéastes américain, Brian De Palma.

Brian De Palma par Jean Douchet - 'Blow Out'

205
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2019 Foro Histórico de las Telecomunicaciones