Rollerball, ¿un futuro próximo?
Rollerball, ¿un futuro próximo?

Dirigida por

Norman Jewison

Año

1975

Etiquetas

1970 | Ordenador | Televisión

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: Una segunda década del siglo XXI dominada por la innovadora tecnología de las telecomunicaciones, la influencia de las corporaciones globales y los medios de comunicación, la información en la nube o la omnipresencia de multipantallas en el hogar.

Situación: Univac 1108.

Situación: Estación terrena de Raisting (Alemania).

Rollerball, ¿un futuro próximo?: Jonathan, Jonathan, Jonathan...

New York, 2018.

Nos encontramos en el Madison Square Garden, aquí en la ciudad de Nueva York. La final del Campeonato Mundial de Rollerball de esta noche se perfila como la batalla más intensa que hayamos visto en la historia del juego. El anfitrión, Nueva York, se enfrentará al poderoso Houston en un partido que ya parecía un clásico tras las formidables actuaciones de ambos equipos esta temporada pero que ahora reescribirá la historia del Rollerball como consecuencia de esos extraordinarios cambios sin precedentes en el reglamento anunciados hace tan solo unos días.

Con un lleno total desde hace horas y una cobertura completa de Multivisión por cortesía de la Corporación de Comunicaciones, esta será una noche que nadie olvidará. En breve nos acercaremos a la pista, pero primero repasemos la historia hasta el momento.

Houston ha dominado la pista este año, llevando su intimidante estilo de juego como sólo ellos pueden hacerlo. Con su potente combinación de agresividad controlada y fluido trabajo en equipo, este increíble equipo ha alcanzado nuevas cotas. Las primeras victorias contra París y Roma mostraron el camino, como se vio en el Especial Multivisión de esta semana, y aplastaron al campeón de la liga, Madrid, en un emocionante partido de cuartos de final que justificó por sí solo su presencia aquí esta noche.

Unas semanas más tarde, en una brutal semifinal, Houston destrozó a Tokio en Japón, aunque con un coste muy elevado. La trágica pérdida de Moonpie, uno de los favoritos de la afición, debe haber golpeado duramente al equipo, pero no se sabe hasta qué punto ya que apenas se ha filtrado nada a medida que se acercaba la final de esta noche. Es una muestra de lo unidos que están estos jugadores.

Y, por supuesto, a pesar de los rumores, su capitán, Jonathan E, sigue siendo el rollerballer más exitoso de todos los tiempos. Ya conocen las estadísticas, no hace falta que las repita; este hombre es una figura singular en un juego que te destroza muy rápido.

Pero todo lo que hemos visto hasta ahora no será nada esta noche con el telón de fondo de esos cambios en las reglas: sin penalizaciones, sin sustituciones y sin límite de tiempo. Nadie lo vio venir, ni siquiera después de los ajustes de la semifinal. Algunos aficionados piensan que ya es hora; otros son más cautos en su reacción. Tambíen hay más rumores y más especulaciones de las que acompañan a cualquier partido de Rollerball, pero una cosa es indudable: todo está preparado para convertir un enfrentamiento, ya de por sí incendiario, en un choque explosivo. Y pueden estar seguros de que Multivisión estará ahí, para captar cada segundo de cada jugada para todos ustedes.

Así pues siéntense, acomódense y prepárense para acompañar a nuestro equipo de pista en el comentario bola por bola de la final del Campeonato Mundial de Rollerball entre Houston y Nueva York aquí en el Madison Square Garden inmediatamente después de nuestro himno corporativo...

 rollerball bola

De las muchas películas de ciencia ficción distópica estrenadas en el último tercio del siglo XX, Rollerball es una de las más significativas. Sus secuencias sin concesiones de acción violenta y dinámicamente editada, cuidadosamente contrastadas con pasajes de interacción de personajes inusualmente elegíacos, son muy convincentes incluso hoy en día, mientras que algunos aspectos del telón de fondo futurista de la película (supuestamente está ambientada en 2018, aunque no hay ninguna referencia ni siquiera un indicio de ello en la producción) ya las tenemos entre nosotros en fecha: una segunda década del siglo XXI dominada por la innovadora y omnipresente tecnología de las telecomunicaciones, la influencia de las corporaciones globales y los medios de comunicación, la imparable comercialización del deporte profesional y la relación a veces poco saludable de este último con ambas bases de poder.

rollerball cabina control multivision

O tener toda la información en la nube, tal como se plantea en la visita que Jonathan y Moonpie hacen a la 'Biblioteca'.

rollerball bilioteca en la nube

Jonathan: Hola.

Empleada: ¿Puedo servirle en algo?

Jonathan: Sí. Solicité unos libros y me enviaron esta nota indicando que me presentara personalmente en este centro.

Empleada: Sí, esta es la unidad de distribución. Puede elegir aquí o por catálogo.

Todos miran las pantallas que presentan un texto parpadeante.

Empleada: Tiene que haber algún error puesto que los libros que solicitó están ya clasificados y han sido transcritos y resumidos.

Jonathan: ¿Quién los resume?

Empleada: Supongo que las computadoras.

Moonpie: ¿Para qué quieres esos libros?

Jonathan: Necesito estudiar ciertas cosas.

Empleada: Puede ir al centro computador donde los bibliotecarios transcriben los libros pero todas las versiones están publicadas en nuestro catálogo. Si desea usted alguna otra cosa...

Jonathan: Entonces esto no es una biblioteca y usted no es bibliotecaria.

Empleada: Soy una empleada tan solo. Lo siento de veras, créalo.

Jonathan: Y los libros están en los centros computadores y allí los resumen. ¿Dónde está eso?

Empleada: Hay un centro computador en Washington pero el más importante está en Ginebra, un lugar precioso para visitar. Supongo que es allí donde ahora están todos los libros.

Jonathan: Gracias.

También se adelanta la importancia de las pantallas en el hogar, magnificante enmarcado en el concepto de Multivisión, un sistema de entretenimiento doméstico en el que una gran pantalla central está coronada por tres más pequeñas, las cuatro juntas mostrando flujos simultáneos, escalonados o separados de imágenes emitidas o grabadas en una compleja coreografía. En combinación con el uso selectivo de los fotogramas congelados, se crea un efecto casi alucinógeno que responde a todos los ritmos de la película, desde las escenas de acción a gran velocidad, pasando por el dramatismo de los enfrentamientos, hasta los momentos más tranquilos y emotivos. De hecho, las secuencias representaban una tarea de montaje tan larga y compleja en sí mismas, sobre todo teniendo en cuenta la necesidad de completarlas muy pronto en la producción para que pudieran aparecer en el fondo de las escenas aún por rodar, que el montador Anthony Gibbs pidió a Brian Smedley-Aston, otro editor que había trabajado con él anteriormente, que se encargara de la tarea.

rollerball ella

Pero Multivisión también representa el poder de los medios de comunicación y de la tecnología que hace posible la transmisión a escala global. En la película aparece la estación terrena de Raisting, tan significativa en el momento del estreno.

rollerball antenas sello

A pesar del rápido desarrollo de la tecnología de las comunicaciones, hasta 1945 solo la red de telégrafos y los transmisores de onda corta y larga llegaban a través del Atlántico aunque el uso de radio direccional, es decir, señales agrupadas transmitidas a través de estaciones intermedias a través de ondas de radio, se venía tratando desde la década de 1930. En 1945 Arthur C. Clarke propuso por primera vez utilizar un enlace de radio a través de un satélite espacial como estación de retransmisión. Después de que Estados Unidos desarrollara lanzaderas para satélites e hiciera pruebas con satélites de comunicaciones, en 1961 la NASA, las Oficinas de Correos de Inglaterra y Francia y un poco más tarde la Oficina Federal de Correos de Alemania firmaron un contrato para la construcción de un satélite de comunicaciones y sus estaciones terrestres.

Mientras en 1962 el satélite "Telstar I" transmitía su primera imagen de televisión, la oficina de correos alemana seguía buscando un lugar adecuado para una estación terrena y acabó encontrándolo en el sector predominantemente agrícola cerca de Raisting (distrito Weilheim-Schongau) que al estar alejado de líneas aéreas y enlaces de radio apenas si había interferencia con las débiles señales de satélite. Los trabajos de construcción comenzaron en mayo de 1963.

El sistema entró en funcionamiento en 1964 y recibió inicialmente señales de televisión a través del satélite "Telstar II". En 1965 un cohete Delta-D transportó el primer satélite de la agencia internacional Intelsat ("Intelsat I") a una órbita a unos 35.800 kilómetros sobre el ecuador, en la que seguía sincrónicamente la rotación de la tierra en órbita geoestacionaria. Desde allí fue posible transmitir 240 llamadas de larga distancia simultáneamente o una transmisión de televisión a través del Atlántico. Durante los Juegos Olímpicos de Verano de 1972 en Munich la antena demostró nuevamente su eficacia. Intelsat I fue seguido por otros satélites. Con este fin, la estación terrena de Raisting se amplió para incluir grandes antenas adicionales (1969, 1972, 1981) y antenas más pequeñas. En 1975, una antena descubierta adornaba el sello postal de 50 pfennig de la serie "Industria y tecnología" del Deutsche Bundespost.

En su búsqueda de saber cómo las corporaciones toman sus decisiones, Jonathan viaja a Ginebra para visitar los archivos informatizados en los que las corporaciones almacenan todos los datos. El gran ordenador se llama Zero y, en realidad, es un UNIVAC 1108. Los ordenadores UNIVAC habían traspasado el cristal que separa realidad de ficción de la mano del prolífico Isaac Asimov, uno de los autores más importantes de literatura de ciencia ficción y en cuyas historias aparece MULTIVAC, su propia versión de UNIVAC para los distintos futuros que imaginó en sus novelas y relatos cortos. Pero el 1108 también reunía méritos propios para ser Zero.

rollerball zero

Tras el desarrollo del transistor, la investigación en el campo de la electrónica ha permitido poner el equivalente a varios transistores en un solo chip de material semiconductor. En 1958, Jack Kilby, de Texas Instruments, construyó un circuito integrado de cinco componentes y, en 1962, RCA fabricó un chip que contenía dieciséis transistores. El paso de los transistores a los circuitos integrados supuso la tercera generación de hardware informático. Cuando quedó claro que los circuitos integrados acabarían sustituyendo a los transistores, IBM formó en 1961 un comité interno especial para estudiar sus planes de desarrollo informático. En enero de 1962, el comité propuso que los distintos ordenadores científicos y comerciales de IBM con transistores fueran sustituidos por una familia de máquinas que sirviera para todo tipo de procesamiento. La alta dirección de IBM aceptó la recomendación, e IBM comenzó a trabajar en el System/360, llamado así por la intención de cubrir toda la gama de tareas informáticas.

El IBM 360 no se basaba exclusivamente en circuitos integrados, sino que empleaba una combinación de transistores y chips independientes, denominada tecnología de lógica sólida (SLT). IBM hizo un gran evento del anuncio del System/360 el 7 de abril de 1964, celebrando conferencias de prensa en 62 ciudades de Estados Unidos y catorce países extranjeros. El System/360 constaba de seis modelos, que iban desde el pequeño 360/30 hasta el gran 360/70. La CPU contaba con un conjunto de 144 instrucciones, que permitían realizar aritmética binaria de punto fijo, binaria de punto flotante y decimal. El tamaño de la palabra era de 32 bits, pero muchas de las instrucciones podían operar con caracteres individuales (bytes de 8 bits). Poco después del anuncio original, IBM revisó la línea de productos añadiendo los grandes 360/65 y 360/75 para sustituir a las tres máquinas más grandes de la familia. IBM envió las primeras máquinas System/360 a los clientes entre abril de 1965 y enero de 1966. El 360 estaba destinado a sustituir a los ordenadores empresariales y científicos de segunda generación de IBM, pero no era compatible con ninguno de ellos, lo que obligaba a los clientes a utilizar emuladores o a convertir sus aplicaciones. Además, se produjeron importantes retrasos en la producción de componentes de software clave para los 360, por lo que el sistema operativo OS/360 no se entregó hasta mediados de 1967. Estos primeros problemas se superaron y el 360 se vendió muy bien. IBM recibió 2.000 pedidos en los cinco primeros meses tras el anuncio del 360 y mantuvo su cuota de mercado en unos dos tercios del mercado de los ordenadores centrales. En 1970, IBM anunció su System/370, que era una versión mejorada del 360, que incorporaba circuitos integrados monolíticos, unidades de disco más nuevas y memoria de semiconductores.

Las dificultades iniciales de IBM con el 360 proporcionaron una oportunidad a Sperry Rand y Burroughs. Ambas empresas habían tardado mucho en sacar sus ordenadores de transistores a gran escala, con el resultado de que sus cuotas de mercado de ordenadores habían caído drásticamente. Además, muchas personas que empezaron a utilizar ordenadores durante los años 60 se formaron una imagen de las dos como empresas terriblemente atrasadas. Las características avanzadas del UNIVAC 1107 y del B5000 supusieron una oportunidad para que Sperry Rand y Burroughs los mejoraran y se introdujeran rápidamente en el mercado.

Sperry Rand anunció el UNIVAC 1108 en el verano de 1964 y el primer 1108 fue enviado a Lockheed en Sunnyvale, California, a finales de 1965. Esencialmente era una versión mejorada del 1107. Al igual que el IBM 360, el UNIVAC 1108 utilizaba una combinación de transistores y circuitos integrados. Los circuitos integrados sustituyeron a la memoria de película fina para la pila de registros generales, lo que permitió un tiempo de acceso de 125 nanosegundos, frente a los 670 nanosegundos del 1107. La memoria principal del 1108 utilizaba núcleos más pequeños y rápidos, por lo que su tiempo de ciclo (750 nanosegundos) era cinco veces más rápido que el del 1107. La versión original del 1108 tenía 65.536 palabras de memoria organizadas en dos bancos. Además de los componentes más rápidos, el 1108 incorporaba dos importantes mejoras de diseño respecto al 1107: los registros base y las instrucciones de hardware adicionales. El hardware del 1108 tenía dos registros base, de modo que todo el direccionamiento del programa se hacía en relación con los valores de los registros base. Esto permitía la reubicación dinámica: a lo largo de su ejecución, las instrucciones de un programa y sus datos podían colocarse en cualquier lugar de la memoria cada vez que se cargaba. Como los registros base eran de 18 bits, esto permitía un espacio de direcciones máximo de 262.144 palabras. Las instrucciones de hardware adicionales incluían aritmética de punto flotante de doble precisión, suma y resta de punto fijo de doble precisión y varias instrucciones de carga, almacenamiento y comparación de doble palabra. El procesador 1108 tenía hasta 16 canales de entrada/salida para conectarse a los periféricos. La programación de estos canales se realizaba con instrucciones específicas de la máquina, y no había capacidad para construir programas de canales de múltiples pasos.

Justo cuando se estaban entregando los primeros UNIVAC 1108, Sperry Rand anunció el 1108 II (también llamado 1108A) que había sido modificado para soportar el multiprocesamiento. Un multiprocesador 1108 podía tener hasta tres CPUs, cuatro bancos de memoria con un total de 262.144 palabras y dos controladores de entrada/salida (IOC). El IOC era un procesador separado, funcionalmente equivalente a la sección del canal de entrada/salida de la CPU, que podía asumir la tarea de manejar la entrada/salida. Si se utilizaba un IOC, se conectaba a uno de los canales de la CPU. Entonces las CPUs podían cargar los programas de los canales en los IOCs. Dado que los IOCs tenían sus propias rutas de acceso a la memoria, una vez que una CPU emitía una petición de i/o, el IOC tomaba el control total de la i/o, transfiriendo datos hacia o desde la memoria sin más intervención de la CPU. Cada IOC tenía hasta 16 canales. Así, un multiprocesador 1108 podía ser un sistema muy ocupado. En la configuración máxima, podían tener lugar cinco actividades en un momento dado: tres programas ejecutando instrucciones en las CPU y dos procesos de i/o realizados por los IOC. Se añadió una instrucción test-and-set para proporcionar sincronización entre los procesadores, dando un total de 151 instrucciones en el conjunto de instrucciones.

Afortunadamente, el UNIVAC 1108 invirtió el declive de Sperry Rand en el mercado de los grandes ordenadores. La relativa fluidez de muchas de las primeras instalaciones del UNIVAC 1108 contrastaba con los publicitados retrasos del IBM 360. El éxito del 1108 fue una maravillosa sorpresa para Sperry Rand: en 1964 un estudio interno había previsto que sólo se venderían 43. El número de enero de 1967 de Datamation contenía un artículo muy favorable de Douglass Williams, de Lockheed, describiendo su instalación del 1108, y a finales de 1967 el número total de pedidos del 1108 superaba los 135. Finalmente, Sperry Rand produjo sistemas UNIVAC 1108 que sumaban 296 procesadores.

Sperry Rand también tuvo la suerte de contar con un buen compilador de FORTRAN y algunas herramientas de conversión de programas. El compilador FORTRAN V para el 1108, escrito por Computer Sciences Corporation, producía programas muy eficientes. El 1108 obtuvo buenos resultados en las competiciones: un 1108 de un solo procesador superó a un IBM 360/65 y a un GE 635 en las pruebas realizadas para la University Computing Company en 1968.

Muchos programadores que llegaron al 1108 después de haber trabajado en las máquinas de otras empresas informáticas quedaron sorprendidos por lo fácil que era trabajar con el EXEC 8, a veces escrito como EXEC VIII, el sistema operativo para los multiprocesadores 1108. Las especificaciones de este sistema se redactaron en diciembre de 1964 y los trabajos comenzaron en mayo de 1965. Sin embargo, el EXEC 8 no se consolidó hasta 1970.

Sperry Rand implementó la arquitectura multiprocesador 1108 en su línea de ordenadores militares. En diciembre de 1967, la empresa recibió un contrato de la Marina de los Estados Unidos para desarrollar un sucesor multiprocesador de la familia de ordenadores del Sistema de Datos Tácticos de la Marina (NTDS). Se trataba del AN/UYK-7, configurado frecuentemente con tres CPUs y dos controladores de entrada/salida y 262.144 palabras de memoria. El diseño no era una simple réplica del 1108, ya que el tamaño de las palabras era de 32 bits, no de 36, y las instrucciones tenían longitudes de 16 y 32 bits. El primer AN/UYK-7 se entregó en 1970 y se convirtió en la base del sistema de defensa naval AEGIS de la Armada. Una versión aérea, denominada 1832, se utilizó en los aviones antisubmarinos de la Armada. Sperry Rand también fabricó el AN/UYK-8, que era un sustituto compatible (30 bits) de las máquinas NTDS.

En general, Rollerball consigue combinar el desconcierto del personaje solitario perdido en un laberinto de burocracia maligna al estilo de Kafka (donde Jonathan E es un análogo de Joseph K...) con una clara actualización de los brutales placeres de la arena romana. De hecho, el tema de la película tiene varios paralelismos con el de Espartaco (1960, Stanley Kubrick). Ambas historias hablan de la lucha de un hombre por ser libre para vivir su vida en contra de los deseos de una clase dominante decadente, mientras las masas son pacificadas por un brutal deporte para espectadores pasivos, y en ambas su oponente despliega vastas fuerzas contra él simplemente para demostrar que tiene razón. El personaje central de Espartaco lucha por escapar de esta arena, mientras que en Rollerball Jonathan E lucha por el derecho a seguir participando, pero ambos buscan la liberación y ¿quién puede decir cuál es la más adecuada? Ciertamente, el fotograma final de Jewison encarna esta ambigüedad.

rollerball jonathan jonathan

Anticipándose algunos años al movimiento ciberpunk en su ambiente de lucha individual contra el poder corporativo en un futuro cercano, Rollerball la película, al igual que la historia corta que la inspiró, es una obra de gran inteligencia, profundidad y sentimiento, y es altamente gratificante para aquellos que se acercan a ella con una mente abierta.

Vídeos

La película comenzó dos años antes, cuando el profesor de literatura y experimentado escritor William Harrison vendió su último relato corto a la revista Esquire. El relato se publicó en la edición de septiembre de 1973 con el título de Roller Ball Murder. Cuando Norman Jewison leyó el relato se puso en contacto con el escritor. Jewison, al igual que Harrison, estaba preocupado por el creciente apetito por la violencia que se mostraba en público. Rápidamente se llegó a un acuerdo para que el escritor sureño se uniera al director canadiense. Aunque casi todo el material del relato corto llegó a la película, se hicieron tres cambios cruciales en la trama y que son típicos de las diferencias entre la ficción en prosa y el guion cinematográfico: Jonathan se convierte en una figura activa que pelea por cambiar su destino en lugar de un ser pasivo que lo acepta; su popularidad se muestra como una provocación para las corporaciones; y los sucesivos cambios en las reglas del juego, que en el relato eran simplemente un intento cínico de complacer al público en general, son ahora una respuesta específica a este peligro. Además, Jewison rueda una elegante representación de la adaptación como guionista del propio Harrison consiguiendo aunar la convención cinética de Hollywood con una sensibilidad romántica europea.

Trailer

Es el año 2018 y el mundo se ha reagrupado políticamente en seis corporaciones: Energía, Alimentación, Lujo, Vivienda, Comunicación y Transporte. La tranquilidad material es casi absoluta. No hay guerras, ni pobreza, pero tampoco hay libertad personal. El juego del "Rollerball" es la válvula de escape para que la naturaleza humana exteriorice la violencia animal innata y, al mismo tiempo, el medio de mostrar al pueblo la idea de que el esfuerzo individual es fútil.

Clip: Obertura

El deporte se practica con una bola de acero que es disparada por un cañón por un canalón alrededor de una pista circular. La bola debe ser recogida por un receptor en patines y, manteniéndola siempre a la vista, ha de acabar encestada en la portería del equipo contrario. Todo está orquestado para satisfacer los más bajos instintos y el jugador es sacrificado en aras del bien común y la convivencia.

Clip: Houston - Madrid

Ahora puede que un juego violento no sorprenda pero en 1975 la situación era muy distinta: todavía se creía en el juego limpio y en la máxima "lo importante es participar". Los medios de comunicación eran realmente plurales (Richard Nixon acababa de dimitir por el escándalo Watergate, destapado por dos reporteros del periódico Washington Post) y la mayor parte de la ciudadanía era ajena al poder de las corporaciones.

Clip: Tokyo - Houston

Y, de pronto, una película cuenta una parábola acerca de cómo será el futuro del hombre y la sociedad.

Clip mix: LOTF & Zero

La banda sonora de Rollerball es también una de sus características más llamativas. Desde las cadencias de la Toccata en Re menor de Bach (aquí despojada de su fuga) hasta la conmoción del Adagio para cuerdas y órgano en Sol menor de Albinoni, pasando por los escalofriantes himnos corporativos especialmente compuestos por André Previn, la música desempeña un papel fundamental a la hora de establecer y mantener el doble estado de ánimo de la obra. La escena inicial (con los preparativos para el partido) y, sobre todo, la final (con plano fijo de Jonathan tras dejar atrás el sector E de la pista) es sorprendente en este sentido; desde 2001: Odisea en el espacio (1968, Stanley Kubrick) no se había identificado tanto una pieza de música clásica con una secuencia de una película de ficción especulativa, y no volvería a ocurrir hasta que se utilizara la marcha fúnebre de Sigfrido de Gotterdammerung, de Wagner, en Excalibur (1981, John Boorman).

Clip: Jonathan, Jonathan, Jonathan...

Vídeo de finales de los 60 que muestra las instalaciones de proceso de datos Sperry UNIVAC en Twin Cities, Minnesota, fabricando el ordenador UNIVAC 1108. Incluye imágenes de la creación de un bloque de memoria CORE y de la fabricación de placas de circuito impreso ("PCB"), así como del laboratorio de control de calidad en acción. La película original estaba ligeramente dañada pero se ha limpiado en la medida de lo posible. La duración es de unos 16 minutos.
Sperry anunció el UNIVAC 1108 en el verano de 1964 y entregó el primero a finales de 1965. Se trata de una versión mejorada del 1107, que utiliza una combinación de transistores y circuitos integrados. Esta película muestra una inusual ojeada al interior de la División de Proceso de Datos de Twin Cities, Minnesota.
Los temas que incluye son:
- El cableado de los paneles de memoria del núcleo.
- Montaje de tarjetas de circuito impreso.
- Línea de fabricación de ensamblaje manual.
- Máquinas automáticas de cableado.
- Pruebas de control de calidad.
- Sala de pruebas de la consola UNIVAC 1108.
- Dispositivos periféricos; memoria de tambor magnético.
- Galería de imágenes.

Computer History: Building the UNIVAC 1108 Computer, Twin Cities (1965-1968) Sperry Rand, UNISYS

149
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2024 Foro Histórico de las Telecomunicaciones