Confidencias de medianoche
Confidencias de medianoche

Dirigida por

Michael Gordon

Año

1959

Etiquetas

1950 | 1960 | Apolo | Teléfono

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: La línea compartida como puerta de entrada a la década de 1960.

Situación: Posible récord de audiencia en toda la historia de TVE al coincidir su emisión con la llegada del hombre a la Luna.

Confidencias de medianoche: ¡Haga el favor de dejar la línea libre!

Están los personajes principales y sus circunstancias:

  • Brad Allen es un compositor musical. Jean Morrow es decoradora de interiores. Brad y Jean comparten la línea telefónica.
  • Brad es un mujeriego empedernido que tiene ocupada constantemente la línea telefónica, un abuso telefónico que genera continuas discusiones entre Brad y una Jean que no se corta a la hora de interrumpir las eternas conversaciones de Brad con sus conquistas.

Y están las coincidencias:

  • Por una de esas coincidencias, Brad reconoce la voz de Jean en un club nocturno y al verla en persona se decide a conquistarla. Brad sabe que no va a tener ninguna posibilidad si se presenta con su verdadero nombre, así que se hace pasar por Rex Stentson un tejano que está de visita en Nueva York. El personaje de Rex, un hombre amable, caballeroso y un poco tímido conquista inmediatamente a Jean.
  • La coincidencia hace que Allen descubra que Jean es la mujer por la que suspira su mejor amigo y productor musical, Jonathan Forbes.

A partir de ahí vamos viendo como se va afianzando la relación entre la enamorada Jean y el falso tejano. El espectador espera, expectante, cómo se va a revelar el engaño, si Jonathan se dará cuenta que su amigo le está robando la chica.

El guion fue escrito en 1942 y en esa época era normal que se compartiera la línea telefónica pero cuando la película fue estrenada en 1959 el compartir línea telefónica ya no era tan normal. Aunque los críticos dijeron que era un recurso un tanto anticuado, el público no le dio mayor importancia y la película acabó ganando el Oscar al mejor guion original, premio compartido entre Russell Rouse (argumento), Clarence Greene (argumento), Maurice Richlin (guion) y Stanley Shapiro (guion).

Lejos de las comedias físicas (slapstick) de los veinte, de las comedias alocadas (screwball comedies) de los treinta y cuarenta, o incluso de la parodia (humor burlesque), Shapiro constituye con tono seductor una comedia basada en la tensión sexual no resuelta y en el replanteamiento de los roles de género, toda una declaración de intenciones cuando los planteamientos de la sociedad moderna pugnaban por encontrar su reflejo en el cine en una década, los 60, que albergará la liberación sexual y la transformación sociocultural.

Stanley Shapiro, un maestro de la sátira tanto en su faceta de escritor como de humorista, supo convertir a la atractiva Doris Day, paradigma de la pulcritud moral, en la quintaesencia de su personalidad cinematográfica durante una etapa en la que el recato y los cortafuegos lo hacían poco menos que imposible ante compañeros de reparto como Rock Hudson (Pijama para dos, 1961) o Cary Grant (Suave como el visón, 1962).

De la unión Day-Shapiro derivaron los mayores éxitos de la actriz y, por ende, de la comedia de los cincuenta y sesenta, aquella que ponía argumento a los anhelos de una generación que soñaba en Eastmancolor.

Vídeos

Sin embargo, el punto álgido de la colaboración cinematográfica entre Doris Day (actriz) y Stanley Shapiro (guionista) se alcanzó en Confidencias de medianoche, una comedia cuyo sugerente título y provocativo texto volvía a poner en órbita una sensualidad en unos escenarios llenos de cortinas blancas y visillos, encimeras de formica, colores vibrantes combinados con pastel, chaise lounges aterciopeladas, cabeceros acolchados, cobertores de felpa, camisones de raso y, sobre todo, cojines.

Trailer (modern)

Y por último, pero no menos importante, bañeras con el teléfono al lado.

Trailer (classic)

Soltería, promiscuidad, embarazo, dormitorios y baños de espuma colisionaban frontalmente con el Hollywood del código Hays, de la censura y de las restricciones pasadas. Las pantallas partidas anunciando triángulos, sus conversaciones ligeramente picantes y los dobles sentidos constantes acabaron por dar carta de naturaleza a una película que vaticinaba cambios en la industria. Y todo por una línea compartida.

Clip: Cántamela otra vez

DDC: "Un gran éxito de público, una comedia romántica y sofisticada de enredos imposibles llena de una maliciosa inocencia, lujo a raudales, castos besos, pantalla partida con conversaciones a dos o tres incluso, imitada decenas de veces desde entonces. Una comedia blanca como 'Confidencias a medianoche' reflejó en su momento un mundo que probablemente nunca existiese como tal, idealizando y moldeando el sueño americano, blanco, por supuesto. No hay que desesperar, es muy probable que dentro de medio siglo, las películas que hoy son políticamente correctas parezcan a los espectadores futuros más falsas que las más falsas y brillantes comedias blancas como 'Confidencias de medianoche' que hicieron sonreír desde su real falsead a millones de espectadores en todo el mundo".

Días de cine clásico - Confidencias de medianoche

José Luis Garci: "Esta película yo creo que tiene el récord de audiencia en toda la historia de TVE. Yo calculo que el 21 de julio de 1969, cuando se estaba emitiendo esta película, hacia las 12 y pico de la noche, una menos cuarto, debía haber como 17 o 18 millones de personas viéndola, con tan mala suerte que cuando quedaban como unos 8 o 9 minutos para acabar la película, que estábamos todos viendo claro está en blanco y negro, de repente se cortó la transmisión y se dio paso a Jesús Hermida que nos dijo que dentro de muy pocos momentos el Eagle iba a aterrizar en la Luna (y todos nos quedamos sin saber qué fue de Doris Day y Rock Hudson)".

Qué grande es el cine: Confidencias de medianoche

Una línea compartida es un circuito telefónico de bucle local compartido por varios abonados al servicio telefónico. Los sistemas de líneas compartidas se utilizaron ampliamente para proporcionar servicio telefónico desde las primeras centralitas comerciales en 1878. A mediados del siglo XX, la mayoría de los abonados del sistema Bell en Estados Unidos y Canadá disponían de líneas compartidas pues el servicio compartido suponía un descuento en la facturación con respecto al servicio individual. Sin embargo, la línea compartida tenía sus problemas.

Along Party Lines (ca. 1950)

346
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2024 Foro Histórico de las Telecomunicaciones