Hombres, mujeres & niños
Hombres, mujeres & niños

Dirigida por

Jason Reitman

Año

2014

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: El dilema de las relaciones humanas en la era de la tecnología.

Situación: La incidencia de la tecnología y sus interfases sobre nuestro cuerpo y, más precisamente, en la relación siempre tan compleja que tenemos con nuestro cuerpo.

Situación: Lo que la sonda Voyager 1 dejó atrás al salir del Sistema Solar.

Hombres, mujeres & niños: Voy a tener que borrar el historial después de esto

Narradora: El 5 de septiembre de 1977, la NASA lanzó la sonda espacial Voyager, destino desconocido. Su única carga, un conjunto de discos seleccionados por el astrónomo estadounidense Carl Sagan. La colección estaba diseñada para durar mil millones de años y potencialmente ofrecer a la vida extraterrestre una fugaz visión de la humanidad.

"Hombres, mujeres & niños" está basada en la novela homónima de Chad Kultgen. De hecho, empezó en realidad cuando Jason Reitman leyó la primera novela de Chad Kultgen y el autor se convirtió rápidamente en uno de los favoritos del cineasta. Reitman leyó la novela cuando estaba aún en galeradas y se enamoró del libro.

La sincera mirada de la novela hacia el interior de las vidas amorosas y las relaciones de los adolescentes y sus padres, y el modo en que se comunican en esta sociedad contemporánea obsesionada por la tecnología, fascinaron a Reitman: "En cuanto leí el libro, supe que era algo que quería convertir en una película algún día. En cierto modo, Chad entendía mejor que el resto de nosotros hacia dónde vamos a nivel tecnológico. Su conocimiento, no sólo de la forma en que se hablan entre sí los adolescentes y sus padres, sino de cómo se comunican a través de cada dispositivo, el modo en que escribimos, el modo en que enviamos mensajes instantáneos, la forma en que tuiteamos y la manera en que escribimos en las redes sociales. Y también la forma en que usamos Tumblr. Chad era nuestro sociólogo, no solo por que describía perfectamente a todos estos personajes sino la forma en que interactuaban con internet".

Narradora: Los discos se editaron en cobre chapado en oro para evitar la corrosión. E incluían música internacional. Saludos en 59 idiomas. El romper de una ola. El rumor del viento a través de un roble. Cantos de ballenas. Los latidos del corazón humano. Y el sonido de un beso.

La tecnología que permitió a la nave Voyager enviar datos hasta los confines más remotes de la galaxia y más allá también impulsa a varios satélites en órbita alrededor de la Tierra. Esas máquinas que dan vueltas en silencio permiten a nuestros dispositivos hablar entre ellos, incluso aunque no lo hagamos en persona. Nos suministran una caja de Pandora de imágenes e información que, al contrario que las fotos de la Voyager, a menudo son tan inútiles e incluso perjudiciales como reveladoras.

Reitman explica: "El satélite era un intento para contactar con algo o alguien que ni siquiera sabemos si existe. Hay una parte de nosotros que quiere conectar con el universo pero, al mismo tiempo, uno no puede dejar de pensar en la ironía que implica el que intentemos llegar hasta alguien que ni siquiera sabemos si está ahí, y que sin embargo no seamos capaces de hablar con la gente que está junto a nosotros. Y de eso es de lo que trata esta película".

hombres mujeres ninos voyager

Narradora: Hacia las 12 y cuarto del mediodía, hora continental, justo en el momento en el que el Voyager se aproximaba al borde de nuestro sistema solar, en un barrio residencial corriente del planeta Tierra, Don Truby intentaba conectarse a BangBus.com; una web pornográfica en la que jóvenes actrices hacen de autostopistas indefensas. Sin embargo, debido a la acumulación de malware, su ordenador había quedado inutilizable. Para acceder a la inagotable fuente de pornografía a la que se había acostumbrado, Don tendría que utilizar el único ordenador que quedaba en la casa: el que pertenecía a su hijo de quince años.

Los conflictos a los que se enfrentan los adolescentes en esta película son universales y clásicos: los primeros amores, la curiosidad acerca del sexo y la presión de los compañeros para probarlo, el deseo de ser aceptado a cualquier precio, la imagen física, el acoso y la depresión. Pero esta es la primera generación que tiene que soportar esos incómodos años adolescentes con la carga de la tecnología actual.

Los conflictos de los adultos de la película incluyen padres sobreprotectores, matrimonies infelices, infidelidad, divorcio, la paternidad en solitario y la incomunicación con los hijos. A menudo algunos de los adultos, al igual que sus hijos, confunden la atracción sexual con la autoestima. La película también examina la implicación de los padres en el uso que hacen sus hijos de Internet: algunos intentan controlar cada aspecto, otros no son conscientes de los elementos peligrosos, mientras que otros lo utilizan más allá de los objetivos de sus hijos.

Narradora: El 27 de septiembre de 2013, tras treinta y seis años de viaje espacial el Voyager por fin salió de nuestro sistma solar y se adentró en territorios inexplorados; pero no sin antes tomar esta foto de la Tierra desde una distancia de casi 6.000 millones de kilómetros. Sí, esos somos nosotros. Nota: Tras dejar Neptuno atrás, el 14 de febrero de 1990, la sonda Voyager giró sus cámaras un momento para tomar una última fotografía antes de apagar su lente para siempre y ahorrar así energía para poder seguir mandando datos del universo interestelar. En esta fotografía se ve nuestro planeta como un pálido punto flotando en un rayo de sol. Uno de los responsables de la misión Voyager, el famoso científico Carl Sagan, publicaría en 1994 el libro "Un punto azul pálido" (A Pale Blue Dot) en el que describía la belleza y la fragilidad de esta imagen reclamando a la humanidad un compromiso para cambiar de perspectiva y cuidar y preservar el único hogar que jamás conoceremos.

hombres mujeres ninos esos somos nosotros

Esta película ofrece una descarnada visión del globalizado estilo de vida moderno presentando unos estereotipos llevados a su máxima expresión: dos padres caídos de su lugar de referencia o autoridad que tenían en otro tiempo, Don adicto a la pornografía y Kent deprimido tras ser abandonado por su mujer; o dos madres que solo pueden ser de esta época, la madre amiga que administra la página web de su hija para que esta llegue a ser la estrella que ella no pudo ser y la madre controladora que odia Internet pero se aprovecha de la tecnología de internet para satisfacer sus apetitos de control; por el lado de los jóvenes tenemos a la chica anoréxica, al deportista que abandona su vocación deportiva para dedicarse a jugar en red o la que lo supedita todo a sumar seguidores en las redes sociales.

En fin, todo un conjunto de estereotipos de una época influenciada por el inquietante avance de una tecnología que evoluciona más rápida que la propia capacidad humana para adaptarse a ella y que nos pone ante algunas paradojas sorprendentes: cuanto más conectados estamos, más aislados estamos en nuestros propios mundos virtuales o estando aislados en el mundo real, las redes sociales se vuelven un modo de encontrarse, un modo de construir lazos, un modo de no quedarse solos.

Narradora: Había otras muchas cosas que Tim deseaba contarle a Brandy. Sobre todo que su madre los había dejado a él y a su padre para irse a California a principios de verano y que mantenían el contacto casi únicamente por Facebook. Pero se resistió. Aunque sabía que, cósmicamente, nada importaba, también se daba cuenta de que había algo en hablar con Brandy que sí que importaba. Al menos para él. Y con eso bastaba.

Internet ha cambiado nuestras vidas en todos los aspectos, para bien y para mal. Y es que la tecnología sintoniza con una de las ideas centrales del psicoanálisis: el goce puede ser para lo mejor y para lo peor. Todo aquello con lo que nos relacionamos que implica un goce, sea una pareja, sea el trabajo, sea un libro, sea la pornografía, sea la droga, sea la comida, sea el teléfono móvil, los juegos en red, sea lo que sea, puede ser para lo mejor y para lo peor y ello dependerá, no tanto de los objetos, porque los objetos en sí mismos no son ni buenos ni malos, sino del arreglo o desarreglo que cada uno tenga con su propia manera de gozar. Desde esta perspectiva la tecnología, como objeto de goce, puede ser para bien y para mal.

Reitman dice: "Estamos demasiado ocupados comunicándonos con gente a la que no conocemos, ya sea en un chat, un videojuego o sencillamente enviando mensajes de texto a gente que conocemos pero que nunca están en la misma habitación que nosotros. Nos da miedo la intimidad, nos da miedo de lo que somos, así que asumimos esos avatares y conectamos con desconocidos, y nos convertimos en alguien que no somos. La película no sirve para dar respuestas a lo que está pasando ahora mismo porque, ¿qué sabemos nosotros? La película sirve como un espejo de esta época, de este momento. Ojalá sea un espejo que haga pensar un poco a los espectadores en quién son, qué lugar ocupan en su comunidad y cómo se comunican con la gente que les rodea. Creo que en el fondo el mensaje de la película es que todo el mundo quiere conectar con los demás, aunque sea buscándolo online o en nuestros teléfonos móviles. Pero lo que de verdad queremos es una relación auténtica, y es estupendo ver a estos personajes consiguiéndolo al final".

hombres mujeres ninos ese punto azul palido

Narradora: Un punto azul pálido, de Carl Sagan: Es nuestro hogar, somos nosotros. Ahí viven o han vivido todos tus seres queridos, todas las personas a las que conoces, todo aquel de quien hayas oído hablar alguna vez, todos los seres humanos que han existido jamás. Todas las parejas de jóvenes enamorados, todas las madres y padres, todos los niños esperanzados, todos los santos y todos los pecadores de la historia de nuestra especie vivieron allí, en la mota de polvo suspendida en un rayo de sol. Cuán frecuentes sus malentendidos, con cuánto fervor odian. Nuestra supuesta importancia, el espejismo de que ocupamos una posición privilegiada en el universo, todo eso queda en entredicho ante ese punto de luz pálida. Nuestro planeta es un solitario grano de polvo en la gran penumbra cósmica que todo lo envuelve. En toda esa inmensidad no hay ningún indicio de que nadie vaya a venir en nuestra ayuda para salvarnos a nosotros mismos. Tanto si nos gusta como si no, en este momento la Tierra es donde nos vamos a quedar. Puede que no haya mejor demostración de la demencial arrogancia humana que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Recalca la responsabilidad que tenemos de tratarnos los unos a los otros con más amabilidad y compasión, y de preservar y querer ese punto azul pálido, el único hogar que jamás hemos conocido.

Vídeos

La película aparenta tener un título algo confuso, tanto en inglés como en su versión al castellano, a no ser que consideremos aún niños a los adolescentes que, en el relato, establecen buena parte de sus relaciones a través de las redes sociales. O puede que no sea tan confuso, sino todo lo contrario, que se trata de un título deliberado, y que los niños a los que se hace alusión no sean los jóvenes estudiantes de secundaria sino todos los personajes, todos niños en cuerpos de hombre o mujer.

Tráiler

La película se centra en cómo internet ha cambiado nuestras vidas, sobre todo en la de los adolescentes y en la de los adultos.

Clip: ¿Por qué no respondiste a mi mensaje?

Internet ha supuesto un cambio radical en muchos aspectos de nuestras vidas, tales como la comunicación y las relaciones sociales, la identidad y la imagen que tenemos de nosotros mismos, la forma de entender el amor y sobre todo, las frustraciones sexuales de padres e hijos.

Clip: Lo hago para protegerte

La película plantea cuestiones sociales tan relevantes en la cultura de hoy en día como son los videojuegos, la anorexia, la infidelidad, la caza de la fama o la descarga de material ilícito a través de la red.

Jóvenes

El filme se estructura en torno a unos personajes arquetipo a través de los que nos muestra qué opción toman respecto a la utilización de internet, una herramienta que inevitablemente ha invadido nuestros hogares y nuestras vidas y está presente allá donde vamos.

Mujeres

142
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2022 Foro Histórico de las Telecomunicaciones