U-571
U-571

Dirigida por

Jonathan Mostow

Año

1995

Etiquetas

1940 | Criptografía | Defensa

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: La captura de una máquina Enigma y sus códigos.

U-571: ¡Todo esto para una maldita máquina de escribir!

En octubre de 1945 se estrenó en Londres la película Objetivo: Birmania (1945, Raoul Walsh) protagonizada por Errol Flynn. La película era una fantasía de atrevido heroísmo de guerra, muy del estilo que Flynn (el Robin Hood más famoso de Hollywood) había venido haciendo desde 1939.

La trama de Objetivo: Birmania es simple. Un pequeño grupo de paracaidistas americanos es lanzado tras las líneas enemigas en la jungla con la misión de destruir una estación de radar japonesa y deben tener éxito o la invasión aliada de Birmania fracasará.

De hecho, ningún paracaidista fue lanzado en Birmania, y menos aún americano. La operación tuvo éxito gracias a los esfuerzos del, olvidado, 14º Ejército Británico.

Tras el estreno, la reacción en Gran Bretaña fue furibunda. Hubo preguntas parlamentarias en la Cámara. Hubo manifestaciones ante los cines. La película fue retirada de la cartelera a los pocos días. El propio Flynn sufrió violentos ataques verbales y, ocasionalmente, físicos. Su nombre quedó durante años como un socorrido término de desprecio ("Errol Flynning it") en el Ejército Británico.

U-571 se estrenó en los cines de EE.UU. el 21 de abril y se mantuvo semanas en cabeza de las listas de taquilla. Su lanzamiento coincidió con el 25 aniversario de la caída de Saigón.

U-571 tiene el lema "Los héroes son gente común que hacen cosas extraordinarias en tiempos extraordinarios" y recuerda a los americanos que una vez combatieron en una guerra limpia, si es que tal concepto fuera posible.

El argumento, idea del director Jonathan Mostow, quien también es coguionista, se hace eco de Objetivo: Birmania. Un pequeño grupo de submarinistas americanos es enviado para, haciéndose pasar por alemanes, llegar hasta un submarino alemán averiado que va a la deriva y capturar su máquina de encriptación Enigma ("¡Todo esto para una maldita máquina de escribir!", como exclama un personaje). Si fallan, la guerra estará perdida.

La misión se logra con mucho 'Errol Flynning': la media docena de americanos forzados por las circunstancias a quedarse en el U-571 dominan al momento los controles (a pesar de estar todos rotulados en alemán), hunden el submarino alemán que les había atacado y sobreviven al cerco con cargas de profundidad a que les somete un destructor alemán al que acaban haciendo volar por los aires.

La película levantó quejas ya antes de su estreno en las pantallas británicas. La primera captura de una máquina Enigma en el mar fue el resultado del trabajo tenaz del HMS Aubretia y el HMS Bulldog, que se las ingeniaron para desactivar el U-110 en mayo de 1941 (seis meses antes de que Estados Unidos entrara en guerra). El teniente de la Royal Navy David Balme, pistola Webley en mano, se aventuró nerviosamente en el submarino y encontró "el mayor premio de la guerra", una máquina Enigma completa con sus libros de códigos.

Hubo otras dos capturas de submarinos y sus máquinas Enigma, la última en 1944 por la Marina de los Estados Unidos. Ambas capturas fueron acciones más sangrientas pero está claro que la fecha de la acción del U-571 ("primavera de 1942") está principalmente inspirada en la hazaña de Balme.

Para calmar la sensibilidad británica, la película contiene una dedicatoria a "todos los marineros aliados que capturaron las máquinas Enigma" (aunque es una voz en off, sin texto) justo antes de los créditos finales, en los que David Balme aparece como asesor técnico. E incluso el presidente Clinton llegó a enviar un mensaje tranquilizador a la ciudad de Horsforth, en Yorkshire, que recaudó el dinero para construir el HMS Aubretia.

Paul Truswell, parlamentario laborista por el distrito electoral de Pudsey, West Yorkshire, que incluye la pequeña ciudad de Horsforth, comentó a propósito de la carta de Bill Clinton: "Me temo que este asunto ha estado en la gran tradición de Errol Flynn salvando Birmania solo en Objectivo: Birmania, y Humphrey Bogart arreglando las cosas para nuestro 8º Ejército en el Sahara". Truswell también comentó sobre el título de U-571: "Esa es otra ironía, porque el U-571 real fue hundido frente a Irlanda por un hidroavión australiano Sunderland en 1945".

Por su parte, David Balme señaló que era una gran película, que no habría sido financieramente viable sin ser americanizada, que los créditos reconocían el papel de la Marina Real en la captura de las máquinas Enigma y los libros de códigos, y que estaba contento de que la historia se hubiera contado en homenaje a todos los hombres involucrados.

Por lo demás, U-571 es una película de acción digna heredera de las películas de submarinos, uno de los subgéneros cinematográficos más entrañables para los aficionados al cine bélico.

u571 u110

Al margen de la ficción de la película, los hechos fueron así.

Al mediodía del 9 de mayo de 1941, el comandante Joe Baker-Cresswell, capitán del destructor Bulldog, estaba a punto de ordenar a los buques del 3er grupo de escolta que abandonaran el convoy transatlántico OB318 con rumbo al oeste para repostar en Islandia, cuando dos buques mercantes fueron torpedeados en rápida sucesión. Los torpedos fueron disparados desde el U-110, comandado por el capitán Fritz-Julius Lemp, que no se dio cuenta de la proximidad de la corbeta Aubretia. Antes de que su segunda salva de torpedos golpeara, el Capitán de Corbeta del Aubretia, Vivian Smith, inició un contraataque con cargas de profundidad que hizo subir al U-110 a la superficie.

El destructor Broadway intentó embestir el submarino ya en superficie y los tres barcos británicos abrieron fuego con sus armas. Corrió el pánico en el U-110 y la tripulación abandonó el barco: 15 hombres murieron o se ahogaron, incluyendo a Lemp, y 32 supervivientes fueron recogidos y llevados bajo cubierta en el Aubretia. La acción terminó en minutos, y cuando Baker-Cresswell detuvo al Bulldog junto al submarino lo encontró hundiéndose por la popa.

A David Balme se le ordenó que fuera con un grupo de abordaje hasta el submarino con la barcaza del Bulldog para sacar todo lo que se pudiera: documentos, libros, mapas, la configuración de la radio. Saltando sobre el casco exterior del submarino, Balme caminó, revólver en mano, hasta la torre de mando, en cuyo momento tuvo que enfundar su pistola para subir las escaleras hasta la cima de la torre y bajar de nuevo dentro del submarino hasta la sala de control. Fue, recordó más tarde, "un momento muy desagradable porque mis dos manos estaban ocupadas y yo era un blanco fácil para cualquiera que estuviera abajo".

Balme estaba muy asustado; temiendo que el barco se hundiera, o que los posibles gases acumulados explotaran en cualquier momento, o que el cloro de las baterías dañadas le afectara. El interior del submarino estaba poco iluminado, había un desagradable ruido sibilante, y podía oír el agua cayendo en las sentinas. Con el revólver en mano, realizó una exploración para ver si había alguien. Al observar que a pesar de los daños el submarino estaba limpio y bien cuidado y al no encontrar alemanes a bordo, Balme llamó al grupo de abordaje y "comenzó a saquear todos los tesoros del submarino".

En el cuarto de la radio, el telegrafista Alan Long encontró lo que calificó como un curioso y divertido instrumento: "Señor, parece una máquina de escribir pero cuando se presionan las teclas algo más aparece en ella". Balme reconoció esto como "una especie de máquina de escribir", que ordenó desatornillar, y organizó una cadena humana para llevar la máquina y otros equipos, cartas y documentos por las escaleras y hasta la barcaza.

Balme y Long habían encontrado una máquina Enigma, el dispositivo de cifrado que el servicio alemán de submarinos usaba para comunicarse con su flota mediante un código indescifrable. Además de las claves de ese día, también recuperaron las claves diarias hasta finales de junio, lo que, cuando se entregaron más tarde en Bletchley Park, permitió a Alan Turing y su equipo leer el código naval alemán "Hydra", el código exclusivo para oficiales, y, con los conocimientos y la experiencia adquiridos, pasar a descifrar varios otros códigos.

Balme y sus hombres pasaron seis horas en el interior del U-110, donde durante algún tiempo se quedaron solos en el Atlántico, escuchando el lejano sonido de las cargas de profundidad mientras el 3er Grupo de Escolta cazaba otro submarino. Cuando el Bulldog regresó, Balme pasó un cabo y el U-110 fue remolcado hacia Islandia hasta que aproximadamente las 11.00 del 10 de mayo de 1941 el submarino alemán levantó su proa y se hundió por la popa.

La pérdida del U-110 permitió a los británicos correr un velo de secretismo sobre todo el asunto, un velo tan oscuro que incluso cuando el Capitán Stephen Roskill, el historiador oficial de la Marina Real, escribió en 1959 sobre la captura, sólo los que ya sabían pudieron leer entre líneas que el secreto de la captura no fue el submarino sino el material de la máquina Enigma que se rescató de él. A Balme le habían dicho que la verdad de su captura se guardaría en secreto para siempre y se sorprendió cuando en los años 70 estos secretos comenzaron a filtrarse.

Baker-Cresswell y Smith fueron premiados con el DSO (Orden al Servicio Distinguido), Balme el DSC (Cruz al Servicio Distinguido), y Long el DSM (Medalla al Servicio Distinguido), por su emprendimiento y habilidad en la acción contra los submarinos enemigos.

Aunque también hubo brechas de seguridad. Baker-Cresswell le había dicho a Balme que le trajera un par de binoculares. Balme trajo dos, y usó estos prismáticos Zeiss con estampado de esvástica en su yate durante 50 años. También cogió la gorra del comandante alemán de su camarote y la guardó como recuerdo hasta que la presentó en el Museo Imperial de Guerra en 2003.

Vídeos

El sumergible norteamericano S-33 recibe la orden de 'disfrazarse' de U-Boot alemán, a fin de abordar el U-571, un submarino nazi que ha quedado averiado, y de este modo hacerse con la máquina Enigma que le permite recibir y transmitir mensajes codificados.

Clip: A typewriter?

Los marinos norteamericanos capturan el buque enemigo y sus secretos...

Clip: We got it

...pero entonces se ven sorprendidos por otro sumergible alemán que acudía en ayuda del primero, lo cual supone que los planes iniciales se vean seriamente comprometidos.

Clip: Torpedo in the water

280
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2022 Foro Histórico de las Telecomunicaciones