Up in the Air (Amor sin escalas)
Up in the Air (Amor sin escalas)

Dirigida por

Jason Reitman

Año

2009

Etiquetas

2000 | Internet | Móvil

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: Del cara a cara al pantalla a pantalla, de la entrevista presencial a la síncrona telerreunión o al asíncrono corte por SMS.

Situación: Cómo se vive en una encrucijada momentánea de avances tecnológicos e innovaciones en las comunicaciones.

Up in the Air (Amor sin escalas): ¿Ha cortado contigo con un SMS? Eso es como despedir por internet

Ryan Binghman confiesa y argumenta su incondicional amor a moverse sin prisas y sin pausas por el aire. Conoce todos los secretos para que ese escenario de aviones, aeropuertos y hoteles se transforme en algo cercano al paraíso. Su hogar consiste en viajar continuamente de una ciudad a otra. La soledad para él es un privilegio adquirido. Está solo, pero no se siente solo. Se siente muy contento consigo mismo y con la eficiencia y brillantez que, sin el menor sentido de culpa, despliega en su actividad profesional: es el encargado de despedir a gente de su trabajo cuando hay reducción de plantilla, convenciendo a personas a las que no ha visto nunca de que quedarse en el paro tiene sus ventajas y de que no intenten crearle problemas legales a la empresa. Y lo hace modélicamente, sin razones personales, con psicología, pragmatismo y método.

Entre vuelo y vuelo, Ryan conoce a Alex, su media naranja laboral o su doble femenino. Entre ellos comienza un juego de intercambios verbales competitivos e ingeniosos, que los llevará a vivir un romance sin ataduras ni compromisos que coarten sus libertades.

Justo cuando Ryan, personal y profesionalmente, está en su mejor momento deberá entrenar en su método de despidos a Natalie Keener, una joven con nuevas ideas...

up in the air glocal

...que, en su deseo de hacer un buen papel dentro de la firma, propone un nuevo método de trabajo más rápido y eficiente: hacer los despidos vía teleconferencia.

up in the air chat

La historia de Ryan trata acerca de un hombre que es instantáneamente reconocible: un hombre encantador y decente que ha asumido con entusiasmo nuestro mundo de velocidad, tecnología, confort, ambición individual y ventajas materiales; un hombre con una vida fácil y agradable, un hombre que lo tiene todo y aún así siente que le falta algo vital. Su historia suscita algunas cuestiones intrigantes: en una época de viajes por todo el mundo y conversaciones a través de dispositivos, ¿cómo se consigue tener los vínculos auténticos y duraderos que antaño sustentaron a la sociedad norteamericana? ¿Y qué pasa cuando los evitamos?

Tras un primer borrador de guion a cargo de Sheldon Turner, Jason Reitman llevó la adaptación de la novela homómina de Walter Kirn en una nueva dirección, explorando la forma en que la historia de Ryan Bingham refleja cómo se vive en una encrucijada momentánea de avances tecnológicos e innovaciones en las comunicaciones.

Jason Reitman: "Yo la veía como la historia de un tipo que tiene que enfrentarse al hecho de que, incluso aunque crea que su vida está plena, ha estado ignorando algo muy importante, que es la responsabilidad de formar parte de algo más grande. A Ryan Bingham le asustan tanto las responsabilidades de formar parte de una comunidad, que no se ha dado cuenta del valor que eso tiene. Creo que es algo que nuestra sociedad está empezando ahora a experimentar. Todos utilizamos nuestros móviles y el Twitter y los mensajes, y parece como si estuviéramos más conectados que nunca, mientras que, en realidad, la gente ya no se mira mucho a los ojos, y tenemos menos relaciones de verdad. La vida de Ryan en los aeropuertos es una metáfora de eso. Uno puede ir a cualquier aeropuerto del mundo y saber al instante dónde se encuentra todo: tienen los mismos restaurantes, las mismas tiendas, los mismos periódicos. Nos sentimos cómodos en todas partes, y sin embargo ningún lugar parece nuestro hogar. Estamos tan globalizados que hemos perdido ese sentido de comunidad local".

El guion adquirió un nuevo nivel de relevancia mientras Reitman lo escribía, porque no fue solamente su vida la que cambió sustancialmente en esos seis años (Retiman se casó y tuvo un hijo), sino que la situación económica del país dio un giro dramático. Para cuando el guion estaba casi terminado, el país estaba en medio de una severa y peligrosa recesión, lo que impulsó a Reitman a explorar más profundamente el tema de la pérdida del empleo que subyacía en la historia.

Al hacerlo, el escritor y director se sintió inspirado para asumir un riesgo poco corriente. En lugar de hacer un guion de la película a partir del collage de despedidos y las confesiones de los nuevos contratados, decidió que saldría a captar las reacciones reales, directas y sin guion de norteamericanos normales que acabasen de pasar por la experiencia intensamente emotiva de perder su empleo en una economía tambaleante. Eso resultó ser un proceso esclarecedor y conmovedor, enlazando la mezcla de drama y humor de la película con la realidad del momento.

Jason Reitman: "Queríamos que las escenas de los despidos fueran honestas y sinceras. Así que pensamos: ¿Por qué no mostrar la realidad? Fuimos a Detroit y a St. Louis, dos de las ciudades más castigadas por toda la destrucción de puestos de trabajo del año pasado (2008), y pusimos anuncios en la sección de empleo de los periódicos diciendo que estábamos haciendo una película sobre la pérdida del empleo y que buscábamos a gente que quisiera hablar de ello. Recibimos tantas respuestas que fue desgarrador. La gente llegaba y les pedíamos que nos contaran lo que dijeron el día que fueron despedidos, o lo que les hubiera gustado decir. Lo que resultó asombroso para mí, que soy alguien que trabaja constantemente con actores para obtener realismo, fue la forma en que esas personas, que supongo se sentirían incómodas ante una cámara, resultaban tan honestas y auténticas. Ahora es una de mis partes favoritas de la película".

Vídeos

Una de las diez ganadoras del premio a Película del Año en la edición de 2010 de los AFI Awards (American Film Institute, Instituto de Cine Estadounidense) con la siguiente reseña: UP IN THE AIR es una historia convincente en estos tiempos turbulentos. Con la claridad de perspectiva que proporciona un asiento en la ventana a 30.000 pies de altura, Jason Reitman demuestra una vez más que se encuentra entre los mejores narradores del cine. Junto con el coguionista Sheldon Turner, ha tomado las palabras de la novela de Walter Kirn y las ha hecho volar en una película que recuerda la gloria de Hollywood de antaño y garantiza al público que las historias inteligentes, ingeniosas y dolorosamente humanas siguen vigentes en la actualidad. La mejor encarnación de este sentimiento es George Clooney, un talento americano que vuelve a cautivar con su característica alquimia de caballero y bufón, de encantador y de condescendiente. La película es también un escaparate para dos de los personajes femeninos más originales del año, interpretados con gracia y gusto por Vera Farmiga y Anna Kendrick. UP IN THE AIR es una película que define los retos de una generación -considerar lo que uno realmente valora en la vida- y el lugar al que llamamos hogar.

Tráiler

Los tiempos están cambiando y la empresa de Ryan está por mejorar los resultados reduciendo los gastos que suponen las entrevistas cara a cara que ahora pasarán a realizarse por videoconferencia mediante una aplicación específica.

Clip: Este es nuestro momento

La película empieza con una versión contemporánea y funky del clásico de la clase obrera norteamericana "This Land Is Your Land", de Woody Guthrie, interpretado por Sharon Jones y los Dap-Kings. Dice Reitman: "Es una entrada encantadora y conmovedora para el viaje de esta película por los paisajes norteamericanos". Un viaje personal que el director ha hecho junto al personaje de ficción y que el propio Reitman resume así: "He hecho tres películas, y en cada película empecé con una pregunta que me había hecho a mí mismo. La primera película era una pregunta acerca de mis opiniones políticas. La segunda tenía que ver con ser padre y madurar. Y ésta tiene que ver con la mayor pregunta de todas: cómo pasar la vida, si pasarla junto a la gente o si no, si escapar o si no hacerlo. Y a medida que iba haciendo esta película, confirmaba las ideas que bullían en mi interior, es decir: que la vida es mejor en compañía, incluso aunque creas que no necesitas a nadie".

Clip: Créditos de inicio

191
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2022 Foro Histórico de las Telecomunicaciones