La teoría del todo
La teoría del todo

Dirigida por

James Marsh

Año

2014

Etiquetas

1960 | 1970 | 1980 | CTIM | MOORE | Ordenador | Software

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: La medicina no ha sido capaz de curarme, por lo que dependo de la tecnología para poder comunicarme y para vivir (Stephen Hawking).

Situación: Sistema de comunicación asistencial ACAT: Assistive Context-Aware Toolkit (Herramientas de Asistencia Conscientes del Contexto).

Personaje: MOORE, Gordon E.

La teoría del todo: Una única, simple y elegante ecuación que lo explique todo

El tiempo siempre ha fascinado al brillante astrofísico Stephen Hawking.

Pero el concepto de tiempo se hizo mucho más palpable cuando, en 1963 y con solo 21 años, le fue diagnosticado un trastorno de la neurona motora (Amyotrophic Lateral Sclerosis, ALS, en inglés; Esclerosis Lateral Amiotrófica, ELA, en castellano), más conocido como enfermedad de Lou Gehrig, y le dieron un máximo de dos años de vida.

Pero él quería vivir, incluso sabiendo que pronto le sería difícil hablar o moverse. Por mucha voluntad que tuviera entonces, no habría podido hacerlo solo. En ese largo recorrido siempre le acompañó Jane Wilde, que no tardaría en convertirse en Jane Hawking, una mujer que se dedicó en cuerpo y alma a Stephen y a sus hijos.

Hacía mucho que el profesor Hawking fascinaba al guionista y productor Anthony McCarten, quien se conmovió al leer el libro de memorias "Travelling to Infinity: My Life with Stephen", de Jane Hawking. McCarten descubrió una maravillosa historia de amor entre dos personas, tremendamente intensa y difícil. Difícil en primer lugar por el declive físico de uno de los miembros de la pareja y, posteriormente, por la llegada de la fama.

La idea de plasmar la historia de la pareja en la gran pantalla se fue consolidando y McCarten empezó a adaptar el libro sin la menor garantía de que fuera a realizarse. Después de redactar múltiples versiones, conoció a la productora Lisa Bruce. El guion fue una auténtica revelación para la productora ya que solo conocía a Stephen Hawking como una mente brillante en una silla de ruedas motorizada y que se comunicaba con el mundo a través de un aparato activado por la voz.

Anthony McCarten y Lisa Bruce tardaron varios años en hacerse con los derechos de las memorias, así como con la bendición de Jane y Stephen para que su gran historia de amor se convirtiese en una película. Mientras tanto trabajaron sin cesar en la historia, eliminando cualquier sensacionalismo o sentimentalismo, decididos a mostrar únicamente la complejidad de un matrimonio semejante.

Cuando el proyecto cinematográfico por fin empezó a ponerse en marcha, los productores Tim Bevan y Eric Fellner propusieron para interpretar a Stephen Hawking a Eddie Redmayne, con quien habían trabajado no hacía mucho en 'Los miserables' (2012, Tom Hooper).

Eddie Redmayne comenta: "Leí el guion y me quedé atónito ante la envergadura de lo que este hombre había pasado y hecho desde 1963. Es una de las historias más inspiradoras que he leído. Stephen Hawking es un baluarte de esperanza. Pero esta película también trata del ser humano que hay detrás del icono".

Las dificultades físicas para interpretar a Stephen Hawking eran muy grandes. Eddie Redmayne estudió hasta los detalles más pequeños del hombre al que iba a encarnar: "Jane explica en su libro que Stephen tenía unas cejas tremendamente expresivas, por lo que me pasé meses ensayando delante del espejo. Cuando conocí a Stephen me di cuenta de que expresaba 'sí' mediante una especie de sonrisa, y 'no' con una mueca en la que solo utilizaba un par de músculos. Aprendí a aislarlos para imitarle".

Eddie Redmayne pensó que debía interpretar la enfermedad con la mayor veracidad posible por lo que solicitó y obtuvo la autorización de visitar, tanto en clínicas como en casas particulares, a pacientes de ELA.

Al no existir documentos gráficos de Stephen Hawking en las primeras etapas de la enfermedad, Eddie Redmayne y Alex Reynolds, director de movimientos, hablaron con un especialista para saber exactamente cómo evolucionar. Con el fin de que toda esta documentación le fuera útil durante los 48 días de rodaje, el actor creó una tabla con números indicando el progreso de la enfermedad de acuerdo con cada escena. El método demostró ser perfecto ya que la película no se rodó en orden cronológico y la tabla de Eddie Redmayne se convirtió en un texto de referencia para todo el equipo ya que indicaba qué podía hacer Stephen y qué no en cualquier momento del rodaje o a la hora de escoger un encuadre.

Kip Thorne ganó una apuesta científica contra Stephen Hawking sobre la teoría astrofísica que subyace en Interestellar (2014, Christopher Nolan). Como resultado, Hawking tuvo que suscribirse a la revista Penthouse durante un año. Esta famosa apuesta se recoge en la película pues ambas, Interstellar y La teoría del todo, se estrenaron el mismo año.

la teoria del todo stephen

Stephen Hawking: "La medicina no ha sido capaz de curarme, por lo que dependo de la tecnología para poder comunicarme y para vivir".

Una operación de urgencia en 1985 le hizo perder la voz. Pero un sofisticado sistema informático que Intel creó específicamente para él se la devolvió. O, por lo menos, le otorgó un acento que se volvería tan característico de él como su propia imagen, y le permitió expresar las ideas sobre el universo que pasaban por su mente.

Todo empezó en 1997, en una pequeña cena celebrada en la parte trasera del Hotel Marriott de Santa Clara. Stephen Nachtsheim y su esposa Jami Dover, junto con Gordon E. Moore y otras personas de Intel, habían sido invitados a asistir a una velada informal antes de una presentación de Stephen Hawking.

Stephen Nachtsheim: "No recuerdo exactamente en qué consistía el evento, pero tuve la oportunidad de hablar con Hawking directamente. Recuerdo que su mujer me dijo que era estupendo que hablara directamente con Hawking, ya que la mayoría de la gente tenía la costumbre de hablar con ella incluso cuando él estaba sentado allí. Me sorprendió que fuera bastante fácil comunicarse con con él".

Por aquel entonces, Hawking utilizaba un ordenador de sobremesa conectado a unas grandes baterías atornilladas a la parte trasera de su silla de ruedas. Su ordenador, basado en el sistema operativo Windows, tenía una pantalla de calidad DOS, un altavoz que hacía las veces de voz y un dispositivo que podía mover con la mano. Era primitivo y lento, pero resultó ser una herramienta útil para él.

Pero después de aquella decisiva velada con Gordon, Stephen y otras personas de Intel se inició una relación duradera que ha tratado de mantener la tecnología de Hawking por delante de sus capacidades físicas en declive.

Stephen Nachtsheim: "Como director general de MHPG (MHPG: Mobile/Handheld Products Group, grupo de móviles y dispositivos portátiles) en aquel momento, era bastante obvio que podíamos construir un sistema que fuera mucho mejor que el que él tenía. Me acerqué a Gordon y le propuse que lo hiciéramos. Él aceptó con entusiasmo, así que volví a preguntarle a Hawking si le parecía bien y aceptó sin reparos".

Stephen Hawking comentaba al respecto de su sistema Intel de comunicación:

Desde 1997, mi sistema de comunicación por ordenador ha sido patrocinado y proporcionado por Intel Corporation. Una tableta montada en el brazo de mi silla de ruedas se alimenta de las baterías de ésta, aunque la batería interna de la tableta mantiene el ordenador en funcionamiento si es necesario.

Mi principal interfaz con el ordenador es un programa llamado EZ Keys, escrito por Words Plus Inc. Esto proporciona un teclado de software en la pantalla. Un cursor recorre automáticamente este teclado por fila o por columna. Puedo seleccionar un carácter moviendo la mejilla para detener el cursor.

El movimiento de mi mejilla es detectado por un interruptor de infrarrojos que está montado en mis gafas. Este interruptor es mi única interfaz con el ordenador. EZ Keys incluye un algoritmo de predicción de palabras, por lo que normalmente sólo tengo que escribir el primer par de caracteres antes de poder seleccionar la palabra completa. Cuando he construido una frase, puedo enviarla a mi sintetizador de voz. Utilizo un sintetizador de hardware independiente, fabricado por Speech+. Es el mejor que he oído, aunque me da un acento que se ha descrito como escandinavo, americano o escocés.

A través de EZ Keys también puedo controlar el ratón en Windows. Esto me permite manejar todo el ordenador. Y Puedo consultar mi correo electrónico con el cliente Eudora, navegar por Internet con Firefox o escribir conferencias con el Notepad. Mi último ordenador de Intel, basado en un procesador Intel Core i7 y una unidad de estado sólido Intel 520 Series, también contiene una cámara web que utilizo con Skype para mantenerme en contacto con mis amigos. Puedo expresar mucho a través de mis expresiones faciales a quienes me conocen bien.

También puedo dar conferencias. Escribo la conferencia de antemano y la guardo en el disco. Luego puedo enviarla al sintetizador de voz, frase a frase, utilizando el software Equalizer de Words Plus. Funciona bastante bien y puedo probar la conferencia y pulirla antes de darla.

Sigo buscando nuevas tecnologías de asistencia, y recientemente Intel ha patrocinado a un equipo de sus ingenieros para que diseñen un nuevo sistema de reconocimiento facial destinado a mejorar mi velocidad de comunicación. También tienen algunas ideas nuevas sobre mi interfaz de software y será interesante ver los resultados. Parece bastante prometedor. También he experimentado con interfaces controladas por el cerebro para comunicarme con el ordenador, pero todavía no funcionan tan bien como el interruptor de mi mejilla.

Gracias a los avances tecnológicos y de programación, en 2014 se incorporaron algoritmos predictivos para acelerar el proceso de escritura, igual que el diccionario de los teléfonos móviles.

Este sistema de comunicación se conoce como ACAT: Assistive Context-Aware Toolkit (Herramientas de Asistencia Conscientes del Contexto). Hawking y los desarrolladores del programa decidieron colgarlo en una plataforma de acceso libre para que los afectados por ELA o cualquier otro tipo de tetraplejia puedan utilizarlo para comunicarse.

Vídeos

'La teoría del todo' abarca 25 años de la vida de Jane y Stephen Hawking en los que alcanzan logros que ni los más capaces físicamente pueden imaginar...

Tráiler

...pero también trata de la física del amor...

Clip: Al principio del propio tiempo

...y del amor por la física.

Clip: Sería un poco parecido a esto

Anthony McCarten: "Jane hizo algo extraordinario. No dudó en decirle a Stephen que debían casarse y hacer el recorrido juntos. Fue muy esencial para Stephen, ya que como él mismo reconoce, sintió que se caía en un agujero profundo. Acababa de empezar a vivir y le dijeron que pronto se acabaría. A pesar de la incertidumbre, casarse con Jane le proporcionó alegría y optimismo".

Clip: Siempre llevas los cristales sucios

Anthony McCarten: "Fue un momento decisivo, tanto personal como profesionalmente. Jane le ayudó a superar la depresión. La cuenta atrás incluida en el pronóstico médico aceleró su proceso mental y no tardó en alcanzar su mayor potencial. La película sigue este increíble ascenso intelectual acompañado de un creciente deterioro físico. Pero Stephen no solo encuentra el valor y la motivación suficientes para aceptarlo, sino para vencerlo".

Clip: Enhorabuena, Doctor.

Anthony McCarten: "Cruzar etapas muy difíciles y conseguir que el matrimonio durara décadas es un auténtico triunfo. Stephen y Jane nos muestran de lo que es capaz el ser humano cuando decide emprender algo. Sin embargo, en el guion he incluido sus cambios de humor y sus frustraciones, que son perfectamente comprensibles. La película homenajea a Stephen, pero en ningún momento le convierte en un mito. Fue presa de emociones muy negativas al enfrentarse a la pérdida de movilidad, y no lo escondemos, como tampoco disimulamos los altibajos de la relación con Jane".

Clip: Verde. Azul. Rosa. Negro. Rojo.

James Marsh: "Cuando recibí el guion tenía la imagen de Stephen Hawking, el brillante científico, en una silla de ruedas y con la máquina de voz. Pero no tardé en enamorarme del enfoque de Anthony. Había encontrado un punto de vista fascinante: contar la historia desde la perspectiva de la mujer que se enamora de un hombre en buena forma física y que decide apoyar a la persona que ama cuando le diagnostican una enfermedad terminal. Anthony ha escrito una historia de amor conmovedora, original y poco habitual. Muestra lo que significa compartir la vida con un genio con una gran minusvalía, y el peso que Jane tuvo que llevar profesionalmente, como esposa y como madre. Es un terreno muy fecundo".

Clip: Bienvenidos al futuro

Anthony McCarten: "Jane y Felicity se reunieron varias veces, y no dudo de que estos encuentros tuvieron mucho que ver con la interpretación. Felicity comunica exactamente todo lo que Jane sentía y se callaba. Al repetir las escenas una y otra vez, ha conseguido un retrato veraz de la fuerza con que Jane lo mantenía todo en su sitio. Felicity ha sabido captar a la Jane que conozco".

Entrevista a Felicity Jones

El profesor Stephen Hawking estuvo presente durante la filmación de la secuencia del baile, así como Lucy y Timothy Hawking, dos de los hijos que tuvo con Jane, que también visitó el rodaje en compañía de Jonathan Hellyer Jones.

Stephen Hawking visita el rodaje

El compositor islandés Jóhann Jóhannsson se ha encargado de la banda sonora: "Conocí a James Marsh en 2010 mientras componía la música para un documental en el que trabajaba como asesor. Entonces, los dos vivíamos en Copenhague. Al cabo de unos años, me llamó para la música de esta película y no iba a dejar pasar la oportunidad. Me gusta mucho el trabajo de James como director y siempre me ha fascinado Stephen Hawking, tanto en su faceta de escritor y teórico como en la de ser humano. Enfoqué la composición de la banda sonora desde un punto de vista profundamente emocional. Es una película acerca de un astrofísico, pero en esencia es una historia de amor. La música surge de la tensión que existe entre Hawking el hombre y Hawking el científico. La mayoría de la partitura nace de elementos muy sencillos que aparecen durante los primeros fotogramas de la película; un motivo pianístico ostinato de cuatro notas, que se amplia lentamente a formas más complejas, aparece y reaparece evolucionado, deconstruido y reensamblado en varias versiones durante la película".

La banda sonora

Lisa Bruce: "Nadie ha vivido lo que vivieron los Hawking como pareja. Eran dos jóvenes con toda la vida por delante, una vida más que prometedora y, de un día para otro, les anuncian que a Stephen solo le quedan dos años de vida. Pero en vez de huir, deciden enfrentarse juntos a una vida imposible. En este aspecto, su ejemplo me parece una de las historias de amor más inspiradoras jamás contadas".

Anatomía de una escena

Las inusuales circunstancias de su vida hicieron de Stephen Hawking un científico muy mediático. Pero Hawking también destacó como un gran físico que abrió nuevas sendas para la comprensión del origen del Universo. Encogido en su silla de ruedas, frente a su ordenador parlante, su imagen era una conmovedora metáfora del progresivo asedio que, al amparo de la segunda ley de la termodinámica, la muerte somete a la inteligencia. Su mente extraordinaria, alojada en un cuerpo fallido sobre una tecnológica silla de ruedas, llegó a reinar en un espacio infinito.

Informe semanal - El universo de Hawking

Lama Najman, ingeniero en Intel: "El objetivo de publicarlo de forma abierta es permitir que los desarrolladores creen soluciones en el espacio asistencial con facilidad, y hacer que se aproveche todo en lo que hemos invertido años de esfuerzo. Nuestra visión es permitir a cualquier desarrollador o investigador que pueda aportar valor en la detección, la interfaz de usuario, la predicción de palabras, conocimiento del contexto, etc., construya sobre la base de este sistema y no tenga que reinventar la rueda ya que esto representa un gran esfuerzo".

ACAT from Intel Open Source

101
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2021 Foro Histórico de las Telecomunicaciones