Una mente maravillosa
Una mente maravillosa

Dirigida por

Ron Howard

Año

2001

Etiquetas

1950 | 1990 | CTIM | EINSTEIN | NEUMANN

Relación con las Telecomunicaciones

Situación: La información contenida en una secuencia numérica puede obtenerse con la clave de descifrado o visualizándola.

Situación: La delgada línea que separa la inspiración (ver la solución) de la locura (imaginar lo que no hay).

Personaje: EINSTEIN, Albert.

Personaje: NEUMANN, John von.

Una mente maravillosa: Para conseguir el mejor resultado, cada miembro del grupo debe hacer lo mejor para sí mismo y para el grupo

"El Premio Nobel John Forbes Nash Jr. sigue dando clases en Princeton y camina hacia el campus todos los días", aparece antes de los créditos finales. Y casi es inevitable emocionarse al leerlo. Hay películas que dejan huella.

John Nash es uno de los más grandes matemáticos y, también, una víctima de la esquizofrenia. Nash se atrevió a proponer un esquema revolucionario para plantear los funcionamientos idealizados de las relaciones humanas en cuanto cuáles son sus puntos óptimos de comportamiento: los descubrimientos de Nash en la teoría de los juegos tienen un impacto diario en nuestras vidas. Sin embargo, Nash también creyó durante un tiempo que los rusos le enviaban mensajes codificados en la primera página del New York Times. Nash ha sido comparado con Newton, Mendel y Darwin, pero también fue durante muchos años un hombre que murmuraba para sí mismo en un rincón.

Sylvia Nasar, autora de la biografía de 1998 en la que se basa el guion de Akiva Goldsman, comienza su libro citando a William Wordsworth sobre "un hombre que viaja eternamente a través de extraños mares de pensamiento, solo". La esquizofrenia de Nash adopta una forma literal y visual. Cree que le persigue un agente federal y se imagina a sí mismo en escenas de persecución que parecen inspiradas en las películas policíacas de los años cuarenta. Empieza a encontrar patrones donde no los hay. Una noche, él y Alicia están mirando al cielo estrellado y él le pide a ella que nombre cualquier objeto, y luego conecta las estrellas para dibujarlo. Es romántico, pero ya no lo es tanto cuando ella descubre su oficina densamente empapelada con innumerables trozos arrancados de periódicos y revistas y conectados por líneas frenéticas en patrones imaginarios.

La película sigue su tratamiento con un psiquiatra comprensivo y sus agonizantes cursos de terapia de choque con insulina. La medicación le ayuda a mejorar un poco, pero sólo, por supuesto, cuando la toma. Con el tiempo, los nuevos fármacos son más eficaces y comienza una tímida reincorporación al mundo académico en Princeton.

El cine tiene facilidad para etiquetar la enfermedad mental: es grotesca, sensacionalista, simpática, graciosa, voluntariosa, trágica o perversa. Aquí es simplemente una enfermedad, que hace la vida casi, pero no del todo, imposible para Nash y su esposa, antes de que él, con la inestimable ayuda de ella, se convierta en uno de los afortunados en salir de la espiral descendente.

El director Ron Howard es capaz de sugerir un núcleo de bondad en Nash que inspiró a su mujer y a otros a estar a su lado, a mantener la esperanza y, en palabras de ella en su momento más oscuro, "a creer que algo extraordinario es posible".

Cuando ganó el Nobel, le pidieron a Nash que dijera algo sobre su vida y fue lo suficientemente honesto como para decir que su recuperación "no es del todo una cuestión de alegría. Sin su 'locura', Zaratustra habría sido necesariamente sólo otro de los millones o miles de millones de individuos humanos que han vivido y luego han sido olvidados". Sin su locura, ¿habría vivido también Nash y luego habría sido olvidado? ¿Su capacidad para penetrar en los confines más difíciles del pensamiento matemático tuvo de alguna manera una contrapartida? La película no lo sabe y no puede decirlo.

El filme ha sido criticado por algunos por el silencio que impone sobre diversos aspectos de la biografía de Nash, como su supuesta homosexualidad o el divorcio solicitado por su mujer. El director Ron Howard comenta al respecto:"'Son dos de los elementos que tuvimos que dejar a un lado para mostrar lo que para nosotros era la parte más interesante de la historia: la lucha de Nash contra la enfermedad y el amor de su mujer. Además, no hay base verídica para la supuesta homosexualidad o la experimentación sexual de Nash. Eso salió en una biografía no autorizada. Eran sólo rumores, y yo hubiera cometido una irresponsabilidad si lo hubiera metido en la historia. Además, en los años cuarenta y cincuenta mucha gente veía una conexión directa entre la homosexualidad y la enfermedad mental y nosotros no queríamos entrar en eso, no queríamos presentar una causa de la esquizofrenia. No fue por miedo. Además, Nash niega que fuera homosexual. Yo no voy a sacar del armario a un señor de 70 años... No iba por ahí la película. Con respecto al divorcio, es verdad que Alicia Nash pidió la separación de su marido cuando, en plena enfermedad, desapareció durante varios años. Cuando volvió a aparecer, ella decidió volver con él. Hace unos años volvieron a casarse y siguen viviendo juntos cuidando a su hijo, que también es esquizofrénico. Pero me salté esta parte de la historia por problemas de extensión. No podía hacer una película de tres horas".

Ron Howard: "Con 'Apolo 13' aprendí a controlar el dramatismo en historias en las que hablo de gente real, y a fiarme del público, que entendió perfectamente la película a pesar de utilizar un lenguaje muy técnico y científico. 'Una mente maravillosa' y 'Apolo 13', son dos ejemplos muy distintos de lo que hacer con una historia real. 'Apolo 13' es una recreación histórica de unos hechos, un reflejo de lo que pasó con todo lujo de detalles. En 'Una mente maravillosa' utilizamos un caso real para contar una historia, que en este caso es sobre la esquizofrenia".

Vídeos

John Forbes Nash llega a la Universidad de Princeton con una beca para estudiar matemáticas. Conforme transcurre el tiempo, Nash se ve presionado para avanzar en su trabajo de investigación, pero se niega a hacerlo porque cree que no ha de avanzar hasta tener una idea original. Además se niega a seguir los métodos que propone la escuela para producir ideas y para aprender. Un día, la inspiración le alcanza estando con sus amigos en el bar al plantearse la estrategia para conquistar a una chica rubia. Así, desarrolla su idea de cooperación contraargumentando las ideas de Adam Smith y tras la publicación de su 'Teoría de juegos no cooperativos' es llamado al Pentágono para descifrar los códigos de comunicaciones de los rusos en el contexto de la Guerra Fría. Entonces, Hash inicia la creación ilusoria de un mundo nuevo, con personajes y escenarios de realismo absoluto que solo son vistos por él mismo y que lo van llevando hacia la locura esquizofrénica. A partir de estas experiencias extrañas se va tejiendo una doble vida: la de hombre de hogar, enamorado y lleno de esperanzas, y la de espía internacional, atrapado por juegos de guerra y conspiraciones, atormentado y fatalista. Con la ayuda de su esposa, Nash consigue salir del círculo de la esquizofrenia y se convierte en un ejemplo de superación y de triunfo personal, académico, científico y familiar. Cuando en medio de aplausos recibe el Premio Nobel de Economía en 1994 por sus aportes a la teoría de juegos y los procesos de negociación, Nash da a entender que una mente realmente poderosa es aquella que se abre a la más brillante y maravillosa de las ideas, a la aceptación de la presencia y la importancia del amor como posibilidad real que vale la pena experimentar.

Trailer

¿Se da cuenta de que esto desafía 150 años de teroría económica?

Clip: Adam Smith se equivocaba

Como descubrirán en el cálculo multivariable, a menudo hay varias soluciones para un mismo problema.

Clip: Tenemos un problema

Visualizando la información contenida en los números.

Clip: I need a map

Crítica de José J. Sanmartín.
Fuente: fundacionpfizer.org

Crítica de José J. Sanmartín

47
Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2021 Foro Histórico de las Telecomunicaciones