Mostrar nube de etiquetas

BAKEWELL, Frederick Collier
BAKEWELL, Frederick Collier

Descripción

Frederick Collier Bakewell [Wakefield, West Yorkshire (Reino Unido), 1800 – Hampstead, Middlesex (Reino Unido), 1869]. Físico e investigador inglés. Fue el primero en demostrar la transmisión facsímil que patentó en 1847 como “Telégrafo de Imagen”, y presentó en la Gran Exposición de Londres en 1851.

Etiquetas

1840 | 1850 | 1860 | BAIN | BAKEWELL | CASELLI | Fax

Biografía

Frederick Collier Bakewell nació el 29 de septiembre de 1800 en Wakefield, West Yorkshire, en el Reino Unido. Fue hijo de Robert Bakewell, un eminente geólogo que publicó “Introducción a la Geología” y Esther Hinkley. Desde muy joven estuvo fascinado por la física y sus aplicaciones prácticas.

No se conocen muchos detalles sobre su infancia, salvo el hecho de que en algún momento se mudó a Hampstead, Middlesex, donde viviría hasta su muerte. Se sabe que, en el mundo de la comunicación escrita, tuvo protagonismo como director de un antiguo medio y como escritor científico.

Se casó con Henrietta Darbyshire. En 1831, tuvieron a su primer hijo, Robert, y en 1835 nació su hija, Armitage.

En 1842, Alexander Bain introdujo los principios de la futura máquina de fax. Diseñó un dispositivo que, utilizando tecnología rudimentaria, en una época anterior al uso generalizado de la electricidad, envió una imagen de muy mala calidad y pobre resolución por cable telefónico. Se puede considerar como el primer fax del mundo. A finales de 1843, Bain había presentado una patente de máquina de fax para: "Mejoras en la producción y regulación de las corrientes eléctricas y mejoras en los relojes, y en la impresión eléctrica y telégrafos de señales". Más tarde, la denominación "impresión eléctrica” sería sustituida por "facsímil" y después por "fax". Los primeros faxes de Bain, a pesar de su mala calidad y resolución, en 1846 asombraron a la comunidad tecnológica.

Frederick Bakewell, dotado de gran inventiva, dedicó mucho tiempo a los principios establecidos por Alexander Bain y trató de hacerlos realidad, mejorando el sistema diseñado por Bain. El sistema de Bakewell difería del de Bain en que las imágenes se transmitían y recibían en cilindros giratorios síncrónicos, un método que se utilizó ampliamente durante la década de 1860.

En el transmisor, la imagen se escribía con barniz aislante sobre un papel de aluminio envuelto en un cilindro, que giraba lentamente sobre su eje mediante un mecanismo de relojería. Un lápiz metálico recorría la superficie del cilindro y, cada vez que cruzaba la línea de la tinta aislante, se interrumpía el flujo de corriente entre el papel de aluminio y el lápiz.

En el receptor, un papel tratado químicamente recubría otro cilindro, sobre el que una aguja marcaba, gracias a una corriente eléctrica, un trazado similar al del cilindro emisor. Ambos cilindros giraban sincrónicamente.

El principal problema de la máquina de Bakewell era la dificultad de mantener los dos cilindros rotando sincronizados, a fin de que transmitieran y recibieran, con sus agujas en fase, es decir en el mismo punto de la lámina y al mismo tiempo. A pesar de estos inconvenientes, la máquina de Bakewell llegó a transmitir escritura a mano y dibujos lineales simples a través de los hilos del telégrafo. Y tenía la posibilidad de que, por ejemplo, las firmas en un documento fueran verificadas por las diferentes agencias de un banco. No obstante, el sistema nunca llegó a comercializarse.

 

maquina Bakewell


En 1847, Frederick Bakewell patentó el sistema como “Telégrafo Químico” o "Telégrafo de Imagen". El sistema tenía muchas de las características de las máquinas modernas de fax. La primera demostración pública del sistema de facsímil de Bakewell tuvo lugar en la Gran Exposición de 1851 en Londres, donde fue galardonado con la Medalla del Consejo.

Más tarde, en 1861, el sistema fue mejorado por el italiano Giovanni Caselli. Éste consiguió utilizarlo para enviar mensajes en escritura manual así como fotografías con su Pantelégrafo. Caselli introdujo el primer servicio de telefax comercial entre París y Lyon 11 años antes del invento del teléfono.

Frederick Bakewell, además de su trabajo en la transmisión facsímil, registró las patentes de muchos otros inventos. También escribió textos sobre Física y fenómenos naturales. Algunos de los títulos que publicó fueron Philosophical conversations (1833), Electric science; its history, phenomena, and applications (1853), y Great Facts (A Popular History and Description of the Most Remarkable Inventions During the Present Century).

Frederick Bakewell murió el 26 de septiembre de 1869, tres días antes de cumplir 69 años, en Hampstead, Middlesex.

Más información

Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2021 Foro Histórico de las Telecomunicaciones