Mostrar nube de etiquetas

STIBITZ, George Robert
STIBITZ, George Robert

Descripción

George Robert Stibitz [York, Pensilvania (Estados Unidos), 1904 – Hanover, New Hampshire (Estados Unidos), 1995]. Matemático e inventor estadounidense. En 1940, junto con Samuel Williams, construyó el primer ordenador digital, por lo que es considerado uno de los padres de la computación digital moderna. Pionero en el uso del adjetivo “digital” aplicado a la electrónica. Realizó la primera transmisión de datos mediante teleimpresoras.
Biografía

George Robert Stibitz nació en York, Pensilvania, Estados Unidos, el 20 de abril de 1904. Hijo de George Stibitz, profesor de teología y de Mildred Amelia Murphy, profesora de matemáticas. Tuvo tres hermanos, Earle, Mildred y Eleanor.

Su infancia transcurrió en Dayton, Ohio, donde su padre era profesor en una universidad local. Su curiosidad por los aparatos eléctricos le hizo experimentar con un motor y casi provocó un incendio en la casa por una sobrecarga en los circuitos. Por su aptitud para la ciencia estudió en la escuela secundaria experimental Moraine Park de Dayton. Luego ingresó en la Universidad Denison en Granville, Ohio, graduándose en 1926 en matemáticas aplicadas. Al año siguiente, en 1927, consiguió un máster en Union College, en Schenectady, Nueva York.

Este mismo año se incorporó a los laboratorios de investigación de General Electric, en Schenectady, como matemático de investigación. En 1928 dejó este trabajo e ingresó en la Universidad de Cornell para realizar el doctorado, consiguiendo el Ph.D. como investigador en física matemática en 1930. Seguidamente Stibitz fue contratado por Bell Labs, en Nueva York, para realizar cálculos matemáticos requeridos por los sistemas telefónicos y sus redes en expansión, ya que las herramientas disponibles eran únicamente las calculadoras mecánicas de escritorio.

George Robert Stibitz se casó el 1 de septiembre de 1930 con Dorothea Lamson y tuvieron dos hijas, Mary y Martha.

Ese mismo año, junto a Howard Aiken, inició el diseño de una máquina calculadora automática a partir de componentes mecánicos y eléctricos. En 1937, Stibitz decidió ensayar la posibilidad de utilizar relés para la realización de cálculos matemáticos simples. Con elementos de Bell Labs, en la cocina de su propia casa, inventó y montó un dispositivo que utilizaba las matemáticas binarias para añadir números decimales, que sus colegas denominaron "Modelo K" (K de Kitchen). El dispositivo estaba integrado por relés, una pila seca, bombillas de linterna, tiras de hojalata y cables. Una bombilla encendida equivalía al dígito “1” y apagada al “0”. Actualmente, réplicas del "Modelo K" se encuentran expuestas en: el Museo de Historia de la Computación, la Institución Smithsonian, la Biblioteca William Howard Doane de la Universidad de Denison y el Museo de la Computación Estadounidense en Bozeman, Montana. Es en este último, donde se otorgan los premios George R. Stibitz Pioneer en Computación y Comunicaciones. El invento no causó un gran impacto en Bell Labs, hasta que la necesidad de realizar cálculos cada vez más complejos llevó, a finales de 1938, a Bell Labs a acordar la financiación de un modelo experimental de la gran invención de Stibitz. La construcción de la máquina comenzó en abril de 1939, y el producto final estuvo operativo el 8 de enero de 1940.

George R. Stibitz diseñó un dispositivo para realizar cálculos (sumas, restas, multiplicaciones y divisiones) con números complejos para el filtrado de señales, que se denominó Calculadora de Números Complejos (Complex Number Calculator CNC), terminada en noviembre de 1939 y puesta en funcionamiento en 1940. La calculadora se mostró en la conferencia de la American Mathematical Society en Dartmouth College el 11 de septiembre de 1940 y Stibitz usó un teletipo modificado para enviar comandos a la Calculadora de Números Complejos en Nueva York a través de líneas telegráficas. Se enviaban los enunciados de los problemas desde Dartmouth de la CNC a Nueva York, donde eran resueltos y las respuestas llegaban a Dartmouth por medio del telégrafo. Había nacido la transmisión de datos.

Cuando Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial en diciembre de 1941, Bell Labs comenzó a desarrollar dispositivos para el ejército estadounidense y Stibitz fue destinado al Comité de Investigación de la Defensa Nacional, un organismo asesor del gobierno. Durante estos años (1941-1945), bajo su dirección los laboratorios realizaron mejoras en la calculadora CNC, incorporando dispositivos de retransmisión de una sofisticación cada vez mayor. El primero de ellos se utilizó para probar el semioruga M-9. A los modelos posteriores, con capacidades más complejas, se les denominó con nombres especializados, pero más tarde, Bell Labs los renombró como "Modelo II", "Modelo III", "Modelo IV" y la Calculadora de Números Complejos (CNC) fue renombrada como "Modelo I". Todos usaban relés telefónicos para la lógica y cinta de papel para la secuenciación y control. El "Modelo V" se completó en 1946 y era un ordenador de uso general totalmente programable, aunque su tecnología de relés le hacía más lento que los ordenadores totalmente electrónicos que se estaban desarrollando en ese momento.

En abril de 1942, George Stibitz asistió a una reunión en la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico (OSRD), encargada de evaluar varias propuestas de dispositivos de control de tiro, que se utilizarían durante la Segunda Guerra Mundial. Stibitz observó que las propuestas se clasificaron en dos amplias categorías: "analógico" y "pulso". En un memorándum sobre la reunión, sugirió que se usara el término "digital" en lugar de "pulso", ya que sentía que este último término no describía suficientemente la naturaleza de los procesos desarrollados.

En aquellos días, la palabra "dígito" tenía dos acepciones comunes: los diez dedos de las manos y los números del 0 al 9. El adjetivo "digital" también era utilizado entre los médicos al hablar de un examen, cuando se usaba el dedo para palpar parte del cuerpo. En el memorando de Stibitz fue cuando se utilizó por primera vez el término "digital" para referirse a la máquina de cálculo.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Stibitz decidió no reincorporarse a Bell Labs y se trasladó con su familia a Vermont, donde se inició como consultor en matemáticas aplicadas. Entre 1945 a 1954 fue consultor privado en la ciudad de Burlington y desarrolló un prototipo de una minicomputadora digital electrónica.

A mediados de los años ’60, la Facultad de Medicina de Dartmouth, en Hanover, New Hampshire, contrató a Stibitz para que les mostrase cómo los ordenadores pueden ayudar a resolver problemas biomédicos. En 1966 fue nombrado profesor de fisiología e investigó el movimiento del oxígeno en los pulmones y la velocidad a la que los medicamentos y los nutrientes se distribuyen por todo el cuerpo. En 1972 se retiró y fue nombrado profesor emérito, aunque continuó aportando sus conocimientos al departamento.

Stibitz consiguió 38 patentes individuales, aparte de las conseguidas colectivamente en los Laboratorios Bell.

Entre los numerosos hobbies de George Stibitz destacan la pintura, la construcción de instrumentos musicales electrónicos y la generación de energía a través del viento.

Recibió numerosos premios y reconocimientos, entre ellos:
  • El Harry H. Goode Memorial Award en 1965, junto con Konrad Zuse.
  • El Premio IEEE Emanuel R. Piore 1977 "Por sus contribuciones pioneras al desarrollo de computadoras, utilizando aritmética binaria y de punto flotante, indexación de memoria, operación desde una consola remota y cálculos controlados por programa".
  • El Premio al pionero informático de IEEE, 1982.
  • Fue Miembro de la Academia Nacional de Ingeniería, 1981.
  • Incorporación al Salón de la Fama de Inventores Nacionales, 1985.

George Robert Stibitz murió el 31 de enero de 1995 en su casa de Hanover, New Hampshire (Estados Unidos), a la edad de 90 años.

Más información

Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2021 Foro Histórico de las Telecomunicaciones