Mostrar nube de etiquetas

WIENER, Norbert
WIENER, Norbert

Descripción

Norbert Wiener (Columbia (Missouri, EE.UU.), 1894 - Estocolmo (Suecia), 1964). Matemático y científico estadounidense. Considerado el Padre de la Cibernética, término que apareció por primera vez  en su libro “Cibernética o el control y comunicación en animales y máquinas”. Precursor de la Teoría de la Comunicación.

Etiquetas

1910 | 1920 | 1930 | 1940 | 1950 | 1960 | Ordenador | WIENER

Biografía

Norbert Wiener nació el 26 de noviembre de 1894 en Columbia (Missouri), hijo primogénito de Bertha Kahn, judía alemana, y Leo Wiener, judío polaco, quien inculcó en su hijo Norbert las enseñanzas del rabino cordobés Maimónides, de quien decía descendían. Leo, políglota cultivado, había emigrado a Estados Unidos en 1880, donde enseñó lenguas eslavas, convirtiéndose en 1896 en el primer profesor de literatura eslava en la nación.

Norbert Wiener fue un niño superdotado. Tras completar el bachillerato a los once años en la Shirley Regional High School de Ayer (Massachusetts), se incorporó al Tufts College, universidad privada orientada hacia la investigación, donde a los catorce años se graduó en Matemáticas.

A continuación, inició estudios de Zoología en Harvard, y un año después se matriculó en Filosofía en la Universidad de Cornell, donde se graduó a los 17 años. Al año siguiente regresó a Harvard para proseguir con sus estudios de Filosofía. El profesor Edward Vermilye Huntington le introdujo en la Filosofía Matemática, abarcando desde los fundamentos axiomáticos hasta los problemas de ingeniería.

A los 19 años, Norbert Wiener se doctoró, bajo la tutoría de Karl Schmidt, presentando su tesis sobre Lógica Matemática, que fue publicada en 1914. Wiener fue el primero en afirmar que “los pares ordenados se pueden definir en términos de la teoría de conjuntos elemental. Por tanto, las relaciones pueden definirse mediante la teoría de conjuntos, por lo que la teoría de relaciones no requiere axiomas o nociones primitivas distintos de los de la teoría de conjuntos”. Años después, en 1921, Kazimierz Kuratowski propondría la simplicación de la definición de los pares ordenados de Wiener como (x, y) = {{x}, {x, y}}.

Norbert Wiener, continuando su proceso formativo se trasladó a Europa, primero a la Universidad de Cambridge (Inglaterra), donde, con Bertrand Rusell y Godfrey Hardy, profundizó en la Filosofía de la Matemática. Después, a la Universidad de Gotinga (Alemania), donde estudió ecuaciones diferenciales como discípulo de David Hilbert y Edmund Landau. Allí también asistió a tres cursos de impartidos por Edmund Husserl, sobre los escritos de Kant relacionados con la Ética, sobre la Ética misma y sobre Fenomenología.

Coincidiendo, prácticamente, con el inicio de la I Guerra Mundial, Norbert Wiener regresó a EE.UU. Durante 1915 y 1916, impartió clases de Filosofía en la Universidad de Harvard, trabajó como ingeniero para General Electric, escribió para la Encyclopedia Americana y fue por un breve tiempo periodista del Boston Herald hasta que lo despidieron por negarse a escribir en términos elogiosos de un político que el diario quería promocionar.

Aunque en principio Norbert Wiener se declaraba pacifista, cuando la implicación de los Estados Unidos en la Gran Guerra aumentó, se presentó a las pruebas para oficial de las Fuerzas Armadas. En el primer intento no alcanzó la puntuación necesaria y en el segundo fue rechazado por corto de vista. En 1918, el matemático Oswald Veblen lo invitó a que trabajase en balística con otros matemáticos en el campo de pruebas de Aberdeen en Maryland, donde sintió la necesidad de vestir el uniforme militar, aunque fuese como simple soldado. En esta ocasión, sí fue admitido y curiosamente destinado a la unidad de Aberdeen. Pocos días después, finalizó la Guerra, pero Wiener no fue licenciado hasta febrero de 1919. El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) le contrató como profesor auxiliar de Matemáticas, con la misión de organizar y estructurar un departamento de Matemáticas.

Transcurrían los cursos en el MIT, pero la carrera académica de Norbert Wiener no progresaba. Él lo achacaba al antisemitismo imperante en el Instituto y a la antipatía que le mostraba el matemático G. D. Birkhoff. Wiener presentó una solicitud para incorporarse a la Universidad de Melbourne, que no fue aceptada. Regresó a Europa con una beca Guggenheim para trabajar en las Universidades de Gotinga y Cambridge con Hardy en el movimiento browniano, la integral de Fourier, el problema de Dirichlet, el análisis armómico y los teoremas tauberianos. También en 1926, sus padres organizaron la boda de su hijo con una inmigrante alemana, Margaret Engemann, de gran personalidad, que amortiguó los vaivenes del carácter de Norbert

En la década de los años ’20, Norbert Wiener, participó, solo o junto a otros científicos, como Stefan Banach, Eduard Helly o John von Neumann, en desarrollos varios: la teoría de los espacios vectoriales; las series y las transformadas de Fourier, la teoría de números… Por esa época se interesó asimismo por aportaciones como el «Autómata Ajedrecista», una máquina capaz de efectuar jaques mates sencillos, creada por el inventor español Leonardo Torres Quevedo.

A propuesta del matemático William Fogg Osgood, Wiener fue nombrado instructor de Matemáticas en el MIT y finalmente en 1929 Wiener pasó a profesor ayudante y dos años después ascendió a catedrático. Norbert Wiener fue profesor en el MIT hasta 1960.

En 1933, Wiener fue elegido Miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y recibió el Premio Bocher de la Sociedad Matemática Americana. Y en 1935, impartió un curso en la Universidad Tsing Hua de Pekín (China).

En 1940, dentro del MIT, Norbert Wiener inició su participación en la investigación sobre sistemas de control automático de armas antiaéreas. En el transcurso de la II Guerra Mundial, Wiener, que estuvo dedicado a la investigación de técnicas de defensa antiaérea, comenzó a interesarse por el desarrollo de las máquinas de cálculo, los automatismos y la teoría de la realimentación. La idea le surgió al diseñar el sistema de control automático de un arma de defensa antiaérea, capaz de seguir y derribar un blanco móvil.

Se interesó en profundizar en la Teoría de la Información, al margen de Claude Shannon, inventando el filtro Wiener. Elaboró los principios de la Cibernética, teoría interdisciplinar centrada en el estudio de las interrelaciones entre máquina y ser humano y que en la actualidad se encuadra dentro del ámbito más general de la teoría de control, el automatismo y la programación de ordenadores. A tal fin, reclutó un equipo de Ciencia Cognitiva, integrado por investigadores en Neuropsicología y en Matemáticas y biofísicos del Sistema Nervioso. Ellos fueron el germen de la Ciencia Informática y la Inteligencia Artificial.

En 1945, Wiener estableció las bases de esta nueva ciencia en el Instituto Nacional de Cardiología de México, donde trabajó el neurofisiólogo mexicano Arturo Rosenblueth. Juntos analizaron las semejanzas entre el cerebro humano y los sistemas automáticos y robots, así como la realimentación en el campo biológico. Concepto que desarrolla como, mediante reguladores biológicos que toman información ambiental externa, mantienen un sistema homeostático, permitiendo a los animales de sangre caliente regular la temperatura corporal. Es decir, se trata de un comportamiento inteligente, que procesa la información recibida y genera una respuesta específica.

En 1947 publicó el ensayo Cibernética o control y comunicación en el animal y en la Máquina”, acuñando el nombre a partir de la palabra griega Κυbερνετεσ (Kybernetes), timonel.

Describió la “Cibernética como una ciencia multidisciplinar para el análisis de los procesos comunes que se dan en los seres vivos y las máquinas, como son el control de la información y las comunicaciones”. El cuerpo humano puede estudiarse como una máquina llena de complejos sistemas de control de información, que regulan la temperatura, el agua en el organismo, la concentración de sustancias en la sangre… En paralelo y al mismo tiempo, el cuerpo humano está dotado de un poderoso sistema de comunicaciones eléctricas y químicas, que configuran, respectivamente, los sistemas nervioso y hormonal.

Dos conceptos fueron esenciales en la Cibernética: la “transmisión de la información” y la “realimentación”. De este modo, Wiener en su obra había vinculado interdisciplinarmente “Información y Control”, y abrió el camino en el avance de la construcción de autómatas y, sobre todo, en el desarrollo de la informática, erigiéndose en uno de los grandes precursores de la era digital.

La cibernética se presenta como un paradigma científico capaz de explicar los conceptos básicos de las ciencias materiales, como una estructura de conocimientos lógico-formal, cuyo axioma central entiende que todo fenómeno del Universo es consecuencia de procesos de comunicación, que alcanza a todos los elementos y variables que lo componen el sistema universal y sus subsistemas.

Wiener viajó extensamente por el mundo (Japón, India, Italia, Países Bajos, etc), pronunciando conferencias, asistiendo a congresos, impartiendo clases, etc.

Norbert Wiener es autor de numerosos libros, entre ellos: The Fourier integral and certain of its applications (1933); Cybernetic (Cybernetics: Or Control and Communication in the Animal and the machines (1948); Extrapolation, Interpolation, and Smoothing of Stationary Time Series: with Engineering Applications (1949); The Human Use of Human Beings (1950); I Am a Mathematician (1956); The Theory of Prediction (1956); Nonlinear problems in random theory (1958); God &Golem (1964); Differential Space, Quantum Systems, and Prediction (1966 póstumo).

A lo largo de su vida Norbert Wiener recibió importantes distinciones, como: Beca Guggenheim en Ciencias Naturales (1926); Premio Bôcher (1933); Medalla de Ciencia en Ciencias de la Computación y Matemáticas (1964); Premio Nacional del Libro por Ciencia, Filosofía y Religión - No Ficción (1965); Norbert Wiener Award for Social and Professional Responsibility (1967); Applied Mathematics Prize (1967).

Numerosos autores han visto en Wiener un precursor de los teóricos de las redes y del espacio virtual de la comunicación, como Philippe Breton que descubre cómo Wiener, ya en 1942, propuso la organización de la sociedad en torno a la comunicación: "La sociedad está contenida en su totalidad en los mensajes que circulan en su seno. El ser humano se distingue por su condición comunicante. Las redes ya están descritas antes de ser realizadas...”. Con esta afirmación, Philippe Breton califica a Wiener de verdadero padre de la moderna comunicación. Por su parte Paul Virilio retoma los fundamentos de la cibernética de Wiener para descubrir en el desarrollo de la tecnología las claves de un nuevo totalitarismo. La influencia de Wiener ha alcanzado a otros pensadores como Niklas Luhmann, Paulo Freire y Max Bense.

El variado y disperso pensamiento de Wiener sirvió para provocar revisiones y nuevas líneas de investigación en numerosos campos del conocimiento. Así, desde las patologías psíquicas a la fisiología del aparato nervioso, desde la sociología de los hábitos y costumbres a la psicología del comportamiento humano se podían estudiar a través de los procesos de comunicación y al control de la información. En 1958, von Foerster revisó los planteamientos de Wiener acerca de la cibernética y propuso un nuevo enfoque, propio de los sistemas complejos, que definió como la 'cibernética de segundo orden', base de su teoría constructivista.

Norbert Wiener falleció el 18 de marzo de 1964 en Estocolmo (Suecia), a consecuencia de un ataque cardíaco.

Más información

Vídeos

Corto documental que nos explica la vida y aportes del Padre de la Cibernética, Norbert Wiener. Gran hombre de ciencias que afirmó las bases del diario vivir de la sociedad del siglo XXI. Presentado por el Grupo Gnosis en la asignatura Teoría de la Comunicación en fecha 8 de julio del 2013.

Documental Norbert Wiener

Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2019 Foro Histórico de las Telecomunicaciones