Mostrar nube de etiquetas

BAIN, Alexander
BAIN, Alexander

Descripción

Alexander Bain [Watten, Caithness (Escocia), 1810 – Broomhill, Kirkintilloch (Escocia), 1877]. Oficial mecánico y empresario escocés. Inventor prolífico dotado de una gran imaginación. Introdujo los principios del ‘telégrafo de imagen’, por lo que se considera uno de los pioneros del fax. Inventó el reloj eléctrico y el telégrafo químico (o telégrafo rápido), que alcanzó una velocidad de 282 palabras en 52 segundos, unas siete veces mayor que la permitida por el telégrafo de Morse. Por un corto período de tiempo fue el director de la Electric Telegraph Company.

Etiquetas

1840 | 1850 | 1860 | 1870 | BAIN | BAKEWELL | Fax | Telégrafo

Biografía

Alexander Bain, hijo de John Bain e Isabella Tait, nació el 12 de octubre de 1810 en la parroquia de Watten, perteneciente a la diócesis de Caithness (Escocia), cerca del municipio de Wick. Su padre era granjero y tuvo una descendencia de 6 hijos y 6 hijas. Alexander aprendió el oficio de relojero en Wick. A sus veinte años, descubrió la electricidad leyendo la revista Mechanics Magazine, cuyos ejemplares costaban apenas un penique.

En 1837, con la experiencia y conocimientos adquiridos, se trasladó a Londres como oficial de relojería. Entre sus obligaciones se hallaba el mantenimiento de los relojes de la Adelaide Gallery. A fin de simplificar su trabajo, ideó un sistema para el funcionamiento de los relojes por aplicación de la electricidad. Consciente de que su invención del reloj eléctrico le permitía vislumbrar un futuro prometedor, abrió su propio taller en Hannover street. Necesitaba financiación para desarrollar el reloj eléctrico, y Bain recurrió al editor de la Mechanics Magazine, quien le presentó a Charles Wheatstone, profesor de física del King’s College.

Alexander Bain le mostró sus modelos de reloj eléctrico, Wheatstone lo contrató como mecánico y le dio 5 libras esterlinas como anticipo, pidiéndole no mostrárselos a nadie. Bain, sin embargo, solicitó la patente de un reloj eléctrico el 10 de octubre de 1840. Unos días más tarde, el 26 de noviembre, Wheatstone presentó un modelo de reloj eléctrico a la Royal Society de Londres como un diseño propio. Wheatstone intentó bloquear las patentes de Bain, pero fracasó y Bain dejó de trabajar para Wheatstone. La patente nº 8783 fue concedida el 11 de enero de 1841), a nombre de Alexander Bain y su socio, John Barwise, fabricante de cronómetros. El invento describe un reloj eléctrico que utiliza un péndulo electromagnético que se mantiene en movimiento por impulsos eléctricos en lugar de utilizar pesas. A Wheatstone le obligaron a retirar su modelo.

Bain mejoró su reloj eléctrico en patentes posteriores, incluida una propuesta para obtener la electricidad necesaria de una "batería de tierra", que constaba de placas de zinc y cobre enterradas en el suelo. El reloj eléctrico de Bain marcó el uso de la electricidad en la relojería: electroimanes, péndulo para operar los contactos y dar cuerda, uso del reloj principal para la sincronización de otros relojes, etc. La patente de Bain anticipó la distribución uniforme de la hora a través de todo el país.

El 21 de diciembre de 1841, Bain, junto con el teniente Thomas Wright, patentó un método que aplicaba la electricidad para controlar los motores de las locomotoras cerrando el vapor, marcando el tiempo, dando señales e imprimiendo información en diferentes lugares. La idea más significativa de la patente fue invertir el telégrafo de aguja desarrollado anteriormente por Ampère, Wheatstone y otros. En lugar de hacer señales con una aguja magnética que pivotaba bajo la influencia de un electroimán, las hacía suspendiendo una bobina móvil entre los polos de un imán fijo. Bain desarrolló la idea de registrar los mensajes imprimiéndolos en la bobina. Su telégrafo también tuvo éxito en el extranjero, sobre todo, en Austria.

En 1842, Alexander Bain introdujo los principios de la futura máquina de fax. Diseñó un dispositivo que, utilizando tecnología rudimentaria, envió una imagen de mala calidad y pobre resolución por línea telegráfica. Se puede considerar como el primer fax del mundo. El dispositivo funcionaba con dos péndulos sincronizados, que escaneaban línea por línea un mensaje, que después se transmitía mediante punzones metálicos en un cilindro y utilizaba una sonda eléctrica que transmitía los impulsos. La máquina receptora imprimía la copia en un papel impregnado con una solución química similar a la empleada en el fax. El 27 de mayo de 1843, Bain patentó una máquina para: "Mejoras en la producción y regulación de las corrientes eléctricas y mejoras en los relojes, y en la impresión eléctrica y telégrafos de señales" y afirmó que "una copia de cualquier otra superficie compuesta de materiales conductores y no conductores puede tomarse por estos medios”.

Cuando Wheatstone presentó una propuesta de ley ante el Parlamento para el establecimiento de servidumbres de instalación a favor de la Electric Telegraph Company, la Cámara de los Lores convocó a Bain y acordó que la nueva compañía pagase a Bain 7.500 libras por sus patentes del reloj eléctrico y del telégrafo químico así como el montante de 2.500 libras para la prestación de sus servicios hasta 1846. Bain desempeñó el puesto de director de la Electric Telegraph Company por un corto periodo de tiempo.

El 12 de diciembre de 1846, Alexander Bain, establecido en Edimburgo, patentó su principal invento, el telégrafo químico que lleva su nombre. Este aparato podía funcionar a una velocidad hasta entonces inalcanzable, para los lentos instrumentos telegráficos de Morse, entre otros, como consecuencia de la inercia mecánica de sus partes móviles. Usó un reloj para sincronizar el movimiento de dos péndulos para escanear un mensaje línea por línea. Se dice que la velocidad a la que el aparato era capaz de funcionar se descubrió accidentalmente, como consecuencia de la rotura de un resorte durante un experimento. El detector consistía en un cilindro no conductor que tenía una serie de púas metálicas, que, al contacto con la tinta del texto, emitía unas señales eléctricas (en forma de código binario), que se transmitían por una línea de cinco hilos. En el extremo receptor, las señales se enviaban a un carrete de papel sensible impregnado de nitrato amónico y ferrocianuro de potasio, que daba una marca azul cuando pasaba una corriente a través de él. Este invento concedía a Bain el mérito de ser el pionero de la telegrafía moderna de alta velocidad.

La velocidad a la que se podían hacer las marcas en el papel era tan alta que las señales manuales no podían seguirle el ritmo, por lo que Bain ideó un método de señalización automática utilizando cinta de papel perforada.

En 1848 la Electric Telegraph Company compró, mediante el pago de 13.250 libras, los derechos del telégrafo rápido inventado por Bain, quien tuvo la precaución de patentarlo también en distintos países europeo y en Estados Unidos, donde lo utilizó Henry O’Reilly, provocando la hostilidad de Samuel Morse, que obtuvo una orden judicial a su favor sobre la base de que la cinta de papel y el alfabeto utilizados caían bajo su patente. Solo pudo instalarse el telégrafo de Bain en una sola línea en los EE.UU. en 1859. El telégrafo químico de Bain se probó entre París y Lille, y alcanzó una velocidad de 282 palabras en 52 segundos, un gran avance sobre el telégrafo de Morse, que solo podía dar unas 40 palabras por minuto.

En 1850, Alexander Bain solicitó la patente de una versión mejorada de su máquina de fax, pero fue demasiado tarde, ya que Frederick Bakewell había obtenido una patente para su "telégrafo de imagen" en 1848. Los mecanismos de laboratorio de Bain y Bakewell reproducían imágenes de mala calidad y no eran sistemas viables porque el transmisor y el receptor nunca estaban realmente sincronizados. En 1861, el físico italiano Giovanni Caselli inventó la primera máquina de telefax electromecánica operativa y comercialmente explotada, el Pantelegraph.

Alexander Bain fue un prolífico inventor en tiempos de Wheatstone y Cooke. Tenía fama de pendenciero, achacable quizás al hecho de que su falta de formación científica no le permitía valorar el trabajo de los demás. Según algún historiador, estas disputas terminaban en borrachera. Bain ganó una suma considerable de dinero con sus inventos, pero perdió su riqueza en malas inversiones.

En 1873, Sir William Thomson y otros consiguieron se le concediese a Bain una pensión de 80 libras anuales. La Royal Society también le concedió un donativo de 150 libras.

En sus últimos años residió en Glasgow, donde se deterioró su salud y sufrió una parálisis en las piernas. Bain ingresó en el Hogar de los Incurables en Broomhill, Kirkintilloch, falleciendo el 2 de Enero de 1877. Tenía 66 años y fue enterrado en el cementerio de Auld Aisle, Kirkintilloch, en Escocia.

El pub JD Wetherspoons en Wick, cerca de donde Alexander Bain realizó su aprendizaje, ahora se llama 'The Alexander Bain' en honor del inventor. Además, como tributo a sus inventos, el edificio principal de British Telecom en Glasgow se llama Alexander Bain House. Uno de los primeros ejemplos de un reloj de péndulo impulsado eléctricamente se exhibe en el Deutsches Uhrenmuseum de Furtwangen, pequeña ciudad enclavada en la espesura de la Selva Negra alemana, en el estado de Baden-Wurtemberg.

En 2016, Bain recibió, póstumamente, el premio Emmy de Tecnología e Ingeniería "por su trabajo pionero en la transmisión de imágenes". La estatuilla se exhibe en el Ayuntamiento de Kirkintilloch.

Más información

Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2021 Foro Histórico de las Telecomunicaciones