Mostrar nube de etiquetas

DAVIS, Augustus G.
DAVIS, Augustus G.

Descripción

Augustus G. Davis [Waterford (Connecticut), 1834 - 1912]. Empresario y emprendedor estadounidense. Figura relevante en la promoción de nuevas tecnologías (telegrafía, telefonía y electricidad) en su país. Fundador de Spanish American Telephone Company, a la que el 19 de agosto de 1880, el Ayuntamiento de Madrid adjudicó el servicio público telefónico, cuya licencia más tarde revocó. Junto con el español Emilio Rotondo, tomó parte en el inicio de la telefonía en España.

Biografía

Augustus G. Davis nació en Waterford (Connecticut), en el mes de febrero de 1834. Su madre era prima de Samuel F. B. Morse, quien viendo las aptitudes y afición por la ciencia y la tecnología de Augustus, personalmente le tuteló y formó en los fundamentos de la telegrafía eléctrica. En 1850, Morse puso a Davis al frente de la oficina de telégrafos de la localidad de Poughkeepsie, en el estado de Nueva York.

No obstante, en contra de la opinión de Morse, en 1853 Davis se trasladó a Canadá, incorporándose a la compañía inglesa Grand Trunk Rail Road, para hacerse cargo de la instalación de 2.000 kilómetros de líneas telegráficas, dentro del proyecto de construcción de la línea de ferrocarril entre Montreal y Toronto. Allí permaneció diez años.

En 1852, la Corte Suprema de EE.UU. había declarado que el telégrafo, diseñado por el inventor escocés Alexander Bain e instalado por Henry O’Reilly, infringía la patente de Morse y, en consecuencia, las líneas O’Reilly se fusionaron con las líneas Morse en todo el país. Entre 1853 y 1857, los monopolios regionales firmaron el "Tratado de las Seis Naciones", un acuerdo de agrupación entre las seis firmas regionales más grandes. En 1864, solo Western Union y la American Telegraph Company subsistieron. Dicho año Augustus G. Davis regresó a EE.UU. para hacerse cargo de la reorganización de las líneas telegráficas de la Baltimore and Ohio Rail Road Company, explotadas por la American Telegraph Company, posteriormente absorbida por Western Union.

En 1870 Davis se estableció en Baltimore (Maryland) y, al año siguiente, sin abandonar sus responsabilidades en Baltimore and Ohio Rail Road Company, se asoció con el telegrafista John H. C. Watts para fundar Watts & Company, dedicada a la fabricación y comercialización de equipos e instrumentos para instalaciones telegráficas y materiales eléctricos, así como instalaciones de redes para comunicaciones, sistemas de alarma antirrobo, de avisos de incendio, etc.

En 1875, Davis, ante el crecimiento que experimentaba Watts & Company, dejó Baltimore and Ohio Rail Road Company, para dedicarse plenamente a su compañía, que pasó a denominarse Davis & Watts Company of Baltimore City. Watts patentó una caja para señales telegráficas y un dial telegráfico y Davis una batería galvánica (Baltimore battery), un manipulador telegráfico y un aislador para baterías.

En 1877 se creó Bell Telephone Company y se hicieron las primeras pruebas del teléfono de Bell en Baltimore, conectando el almacén central de Davis & Watts con el domicilio del telegrafista J. A. Blattau.

Un año más tarde, la firma Davis & Watts se convirtió en el primer agente franquiciado de Bell Telephone Company para el estado de Maryland. Davis era además agente de la Gold & Stock Printing Telegraph Company, subsidiaria de la Western Union, que ofrecía un servicio telegráfico de impresión de cotizaciones bursátiles. Cuando Western Union inició la fabricación y comercialización de sus propios teléfonos, Davis tuvo que dejar la representación de la Bell por incompatibilidad con el acuerdo firmado.

Y en enero de 1878, Augustus Davis y John H.C. Watts fundaron una nueva empresa, Maryland Telephone Company, que en este año realizó diversas instalaciones en centros oficiales, estaciones de policía y bomberos, hospitales, etc. Mientras tanto, Davis&Watts continuaba la fabricación de equipos telefónicos, con los que en 1879 lograron un contrato de suministro a Bell, que les permitió integrarse en el “selecto grupo de fabricantes regionales suministradores”. Pero, en 1882, Bell compró a Western Union su participación en Western Electric Company, que se convirtió en su principal proveedor de aparatos telefónicos en EE.UU., y Davis&Watts quedó fuera de la lista de proveedores.

Sin embargo, como en 1878 había nacido la tecnología de las centralitas telefónicas, que permitía a los usuarios comunicarse entre sí sin necesidad de tender líneas punto a punto entre cada uno de ellos, Augustus Davis y John H.C. Watts entraron en ese nicho de mercado e instalaron en un emblemático edificio de Baltimore su propia centralita, que inició su actividad el primer día de 1879. En menos de un año consiguieron 90 abonados y a finales de 1880, unos 2.800. A través de Maryland Telephone Co, fabricaron, instalaron y gestionaron centralitas en los estados de Maryland y de Virginia Occidental. En 1879, participaron en la Exposición Universal de Sidney, con la intención de extenderse en el mercado internacional.

En 1882, tras una ampliación de capital, Maryland Telephone Co., fue sustituida por Telephone Exchange Co. Augustus Davis siguió como primer accionista y presidente y, al poco tiempo, Bell entró en el accionariado de esta nueva compañía.

El creciente negocio telefónico generaba continuos movimientos empresariales. En 1883 Davis y cuatro accionistas, entre ellos Bell pero no Watts, fundaron Chesapeake & Potomac Telephone Company en el estado de Nueva York, con objeto de explotar la telefonía en el estado de Maryland y en el distrito de Columbia. La nueva empresa, en la que Davis fue nombrado vicepresidente, adquirió Telephone Exchange Company de Baltimore y National Capital Telephone Company de Washington DC. En 1883 Davis & Watts se disolvió, y en abril de ese mismo año Augustus G. Davis constituyó por su cuenta Viaduct Manufacturing Company.

Solo los emprendedores más atrevidos del nuevo y creciente sector telefónico en EE.UU. decidieron apostar por expansionar el negocio al escenario internacional. Así lo hicieron la compañía Bell, Thomas A. Edison, T.N. Vail, Frederick Gower o Augustus G. Davis, entre otros.

Uno de los mercados que Augustus G. Davis consideró con posibilidades fue España. En 1880 se constituyeron Spanish-American Telephone Company of Baltimore City y Russian-American Telephone Company of Baltimore City, figurando en ambas Davis entre los fundadores. El español Emilio Rotondo y Nicolau fue el representante de la primera compañía en España, fijando la sede de la sucursal en Madrid.

El 19 de agosto de 1880, el Ayuntamiento de Madrid adjudicó a la Spanish American Telephone Company of Baltimore City el servicio público telefónico con expresa ausencia de exclusividad. Pero iniciado el despliegue de la red entre las dependencias municipales, el Ayuntamiento les revocó el permiso. En diciembre de 1880, solicitó licencia para ofrecer servicio telefónico en Barcelona.

En septiembre de 1881 se convocó en Portugal un concurso para la instalación de líneas telefónicas en Lisboa y Oporto. Spanish-American Telephone Company of Baltimore City presentó su oferta pero la empresa adjudicataria fue Edison Gower Bell Telephone Company of Europe Ltd.

A finales de 1881, Augustus G. Davis presentó al ayuntamiento de Fuenterrabía un proyecto de una red telefónica interurbana costera en el norte de España, denominada “Unión Vasco-Telefónica”, con servicio telefónico gratuito entre 19 ayuntamientos y de pago para el público en general, que tampoco prosperó. En 1882 se promulgó en España la primera normativa sobre el servicio telefónico, que permitía a las empresas privadas acceder a las licencias para explotar redes públicas. Spanish-American Telephone Company of Baltimore presentó ofertas en los concursos públicos de las redes de Madrid y Barcelona, que terminaron declarándose nulos. Así, las múltiples iniciativas para conseguir concesiones que le permitirían constituirse en titular de las primeras redes públicas fracasaron, debido a la tortuosa evolución de la política española en aquellos años.

En 1883 Spanish-American Telephone Company of Baltimore City cambió su denominación a Spanish-American Electric Telephone Company. Davis, que controlaba el 70% de las acciones, continuó de presidente y Emilio Rotondo y Nicolau como representante de la compañía en España.

Davis y Rotondo compartieron el empeño de introducirse en el incipiente mercado español. También presentaron propuestas de redes urbanas en La Habana en 1883 y en Manila en 1884.

El negocio de la Spanish-American Electric Telephone Company en España se limitó a pequeñas instalaciones de uso privado para comunicar domicilios particulares, fábricas u otros locales de negocios, cuya demanda fue decreciendo a partir de 1886. En 1887 Spanish-American Electric Telephone Company consiguió́ la licencia para explotar la red telefónica en la ciudad de Tánger, gracias a la influencia del hermano de Emilio Rotondo, vicecónsul de España en la ciudad.

En torno a 1888, Augustus G. Davis dejó su cargo de Vicepresidente en Chesapeake & Potomac Telephone Co., aunque mantuvo su participación accionarial y se dedicó de lleno a Viaduct Manufacturing Company. En 1894 un incendio destruyó por completo su fábrica principal, pero Davis levantó una nueva y moderna factoría que llegó a presumir de ser la segunda más grande de equipos telefónicos en EE.UU., tan sólo por detrás de Western Electric.

En 1894, una nueva reglamentación en España puso límites a las redes privadas en zonas donde ya hubiese redes telefónicas públicas. En los años siguientes, desde Spanish-American Electric Telephone Company se seguirían instalando y manteniendo redes telefónicas para emergencias y líneas de servicio de particulares en Madrid y otras capitales de provincia españolas.

El negocio de Spanish-American Electric Telephone Company tuvo que reorientarse para su supervivencia. Y ya entrado el siglo XX conseguiría autorizaciones para operar en otras ciudades del Norte de Marruecos, como Casablanca y Tetuán, como concesionaria de la Administration des postes et télégraphes chérifiens. Finalmente Spanish-American Electric Telephone Company se extinguió en 1903.

El esfuerzo económico que supuso para Augustus G. Davis la nueva fábrica de Viaduct Manufacturing Company, junto a otras deudas y el crecimiento de la competencia, que no le permitió mantener su cuota de mercado histórica en los EE.UU, llevaron a Davis a retirarse en 1907, entrando nuevos socios, que se hicieron cargo de las deudas y trajeron aires renovados al negocio. En 1911 Viaduct Manufacturing Company fue absorbida por Baltimore Machine Products Company.

Augustus G. Davis falleció en el mes de febrero de 1912.

Más información

Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2019 Foro Histórico de las Telecomunicaciones