Mostrar nube de etiquetas

FIELD, Cyrus
FIELD, Cyrus

Descripción

Cyrus West Field [Stockbridge, Massachusetts (Estados Unidos), 1819 – Irvington, Nueva York, 1892]. Empresario e inversor estadounidense. Con The Atlantic Telegraph Company, tras trece años de esfuerzo, llevó a cabo con éxito el primer tendido de cable telegráfico a través del Océano Atlántico en 1886.

Más en

Libros | Reseñas

Etiquetas

1850 | 1860 | 1870 | 1880 | 1890 | Cable | Empresa | FIELD | GISBORNE | MORSE | Telégrafo

Biografía

Cyrus West Field nació en Stockbridge, Massachusetts, el 30 de noviembre de 1819, hijo del reverendo David Dudley Field I, historiador de Nueva Inglaterra, y de Submit Dickenson. Fue el menor de diez hermanos, entre ellos David Dudley Field II, reformador de la ley estadounidense, y Stephen J. Field, Magistrado de la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Cyrus se educó en la Academia de Stockbridge hasta los 16 años, cuando se marchó a la ciudad de Nueva York, donde se empleó como chico de los recados en la gran compañía de comestibles de Alexander Turney Stewart. Cinco años más tarde, en 1840, Cyrus Field se unió como socio minoritario a E. Root and Company, una empresa de papel en la ciudad de Nueva York, que quebraría poco después. En ese año Cyrus Field se casó con Mary Bryan Stone.

En 1843 Field creó, con su cuñado Joseph F. Stone, otra papelera denominada Cyrus W. Field and Company, que resultó muy productiva y con resultados tan espectaculares que, al cabo de diez años, le permitió acumular una fortuna estimada en 250.000 dólares. Adquirió una casa en el exclusivo Gramercy Park neoyorquino y viajó por Sudamérica durante seis meses, en compañía de su amigo el pintor paisajista Frederic Edwin Church, financiando su expedición a los Andes.

Su hermano Matthew le presentó a Frederic Gisborne, fundador e ingeniero jefe de la Compañía Telegráfica de Terranova, que había sido el primero en tender un cable submarino en aguas profundas de Norteamérica entre la Isla de Prince Edward y New Brunswick en 1852. Su conocimiento despertó el interés de Cyrus Field por la telegrafía y pidió a Samuel F. B. Morse su opinión sobre el tendido de un cable submarino para la unión telegráfica de América y Europa. Morse, que había hecho sus propios experimentos de conducción eléctrica con un cable submarino en el puerto de Nueva York en 1842, contestó con gran entusiasmo que no veía objeción alguna para que el cable funcionase correctamente. Field que tenía sus dudas sobre tal empresa decidió, después de oír a Morse, invitar a Gisborne a Nueva York. Y en 1854 Cyrus Field fundó la Newfoundland and London Telegraph Company con Frederick Gisborne como ingeniero jefe. La constitución de la compañía quedó inmortalizada en la pintura de Daniel Huntington titulada The Atlantic Cable Projectors.

Conseguida la autorización para el amarre del cable en el extremo americano del Océano Atlántico, Cyrus Field, acompañado por John W. Brett, quien había tendido los primeros cables submarinos entre Francia e Inglaterra en 1850 y 1851, en 1856 visitó en Londres a Charles Bright, ingeniero jefe de la Magnetic Telegraph Company, en compañía de Samuel Morse con el propósito de tender un cable telegráfico submarino transatlántico. A tal fin se constituyó la Atlantic Telegraph Company en diciembre de ese año, en la que Morse formaría parte del accionariado y sería presidente honorario. Lord Kelvin fue nombrado consultor eléctrico. Cyrus Field invirtió una gran parte de sus propios fondos en la nueva compañía y logró interesar a muchos otros en la empresa. También se obtuvo apoyo de los gobiernos estadounidense y británico, que aportarían respectivamente los barcos Niagara y Agamemnon.

En agosto de 1857 se inició el primer intento de tendido del cable desde la costa de Inglaterra a bordo del buque HMS Agamemnon. A unas 200 millas náuticas de la costa el cable se rompió. Un nuevo intentó tuvo lugar en junio de 1858, pero esta vez una potente tormenta casi hundió el barco que lo transportaba, y tuvieron que cortar el cable para salvar a los tripulantes. Se realizó un tercer intento con los dos barcos tendiendo cable desde cada orilla del Atlántico. El 5 de agosto Cyrus Field informó a la Prensa que la flota telegráfica del Atlántico había levado anclas en Queenstown el sábado 17 de julio, ambos barcos se encontraron en medio del Océano el miércoles 28 y se hizo el empalme del cable a las 13:00 hrs del día 29. El HMS Agamemnon regresó a Valentia en Irlanda y el U.S.S. Niagara arribó a Trinity Bay, en Terranova (Canadá) el 4 de agosto. Las señales eléctricas enviadas y recibidas a través del cable eran perfectas.

Pronto el cable transatlántico quedó operativo y estalló la alegría en Nueva York, cuando el 16 de agosto se transmitió el primer mensaje “Gloria a Dios en las alturas; en la tierra paz y buena voluntad para con los hombres”. Pero los vítores se apagaron, cuando unas semanas más tarde el cable fue roto accidentalmente y se interrumpió la conexión. Field, que estaba gastando su fortuna, se vio tan criticado como había sido alabado por la primera transmisión telegráfica transatlántica. Durante los trece años de esfuerzo hasta lograr el éxito final, Field cruzó el Océano Atlántico medio centenar de veces.

En 1864, tras obtener suficiente retorno de su inversión para financiar un nuevo cable mejorado en conductores y blindaje, emprendió un nuevo tendido con el Great Eastern, el mayor barco en servicio. Cuando estaban solo a 600 millas de Terranova el cable se rompió debido a un extraño accidente. Field, esta vez optimista, valoró positivamente lo aprendido en los intentos realizados y se comprometió a completar un nuevo tendido. El 27 de julio de 1866 entró en servicio un cable con amarres en Heart’s Content (Terranova) y en la isla de Valentia (Irlanda). Esta vez se mantuvo operativo y se usaría durante casi un siglo. De esta forma la comunicación entre EE.UU. y Europa que, a través de los barcos, requería un promedio de 12 días se transformó en instantánea. Como apoyo a este cable se reparó el primer cable roto.

Field fue aclamado como un héroe en ambos lados del Océano Atlántico y el Congreso de EE.UU. le otorgó su Medalla de Oro en 1867. Recibió un doctorado honorario en Derecho por el Williams College en Williamstown (Massachusetts). Cyrus Field recibió reconocimiento internacional, con distintos honores en países como Estados Unidos, Reino Unido, Francia e Italia. También se le otorgó la Gran Medalla de la Exposición Universal de París en 1867.

En 1871 Cyrus Field conectó mediante cable submarino San Francisco con las islas Hawái, dentro del proyecto Estados Unidos-Asia-Australia.

Posteriormente se interesó en el desarrollo de ferrocarriles elevados en la ciudad de Nueva York. Fue presidente de la New York Elevated Railroad Company entre 1877 y 1880.

En 1879 financió la construcción del primer rascacielos de la ciudad de Nueva York, el Washington Building. Compró también dos nuevos periódicos neoyorquinos, Evening Express y Mail, que se fundirían más tarde como Mail and Express.

Tras el intento de asesinato del presidente Garfield en junio de 1881, abrió una suscripción de fondos para la esposa e hijos del presidente, por si éste llegase a fallecer. Cyrus Field contribuyó con 50.000.-$ y la recaudación final alcanzó la cifra de 360.000.-$, que entregó a la viuda de Garfield en septiembre de ese año.

En diciembre de 1884, el Canadian Pacific Railway nombró la nueva ciudad de Field en la Columbia Británica en su honor.

En 1885 Field hizo fuertes inversiones en materias primas, que el mercado devaluó en 1887. Se vio obligado a desprenderse de la mayoría de sus propiedades y tuvo que recurrir a préstamos de los amigos.

El 17 de mayo de 1892, fue elegido miembro honorario del Instituto de Ingenieros Eléctricos de EE.UU. (AIEE) y compartió con el profesor Farmer la distinción de ser el único estadounidense elegido como miembro honorario hasta la elección de Thomas A. Edison en 1928.

Cyrus Field le prestó a Henry W. Grady 20.000 dólares para que comprara la cuarta parte de las acciones del periódico Atlanta Constitution. Las malas inversiones privaron a Field de su fortuna.

Vivió modestamente durante los últimos cinco años de su vida en su ciudad natal, Stockbridge, Massachusetts.

Cyrus Field murió en bancarrota el 12 de julio de 1892, a la edad de 72 años, después de haber perdido toda su fortuna en malas inversiones. El epitafio en su lápida decía: "Cyrus West Field, a cuyo coraje, energía y perseverancia, el mundo le debe el telégrafo del Atlántico".

Más información

Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2019 Foro Histórico de las Telecomunicaciones