Mostrar nube de etiquetas

HOLLMANN, Hans
HOLLMANN, Hans

Descripción

Hans Erich Hollmann [1899, Solingen, (Alemania) – 1960, Los Ángeles (Estados Unidos)]. Doctor en Ingeniería Eléctrica alemán. Construyó el primer transmisor y receptor de onda ultra corta, iniciando así el desarrollo del primer sistema de telecomunicaciones por microondas. Investigador en el campo de la tecnología del radar. Diseñó para la Marina alemana los dispositivos Freya para detección de aeronaves y Würzburg de cálculo del ángulo direccional y la distancia. Publicó dos libros que sirvieron de inspiración para el desarrollo del radar de ondas centimétricas en los países más importantes del mundo, que dieron pie a que se le conociese como de padre del radar moderno. Hollmann fue uno de los científicos extraídos de Alemania, en el marco de la Operación Paperclip, llevada a cabo por el Servicio de Inteligencia Militar de los EE.UU.

Etiquetas

1920 | 1930 | 1940 | 1950 | Empresa | HOLLMANN | Radar | Radio

Biografía

Hans Erich Hollmann nació en Solingen, conocida como la "ciudad con alma de acero" (Imperio Alemán) el 4 de noviembre de 1899. Fue hijo del médico Peter Hollmann. Asistió a la escuela secundaria en Solingen y ya desde su adolescencia estaba interesado en la radio y sus tecnologías, suscribiéndose a varias revistas técnicas. En 1911, Hans Hollmann ya había instalado su propio laboratorio.

En los últimos días de la Primera Guerra Mundial fue hecho prisionero por las tropas francesas y no regresó a Alemania hasta principios de 1920, cuando se matriculó en la Universidad Técnica de Darmstadt. En 1927, y en el Instituto de Física de su Universidad, Hollmann desarrolló y construyó el primer transmisor y receptor de VHF para el rango de ondas deci y centimétricas, que llamó la atención de Telefunken y conduciría más tarde al desarrollo del primer sistema de telecomunicaciones por microondas. En 1928, Hans Hollmann recibió su doctorado con una tesis titulada "El Mecanismo de electrones Barkhausen de Oscilaciones”.

Un año más tarde, Hans Hollmann y von Ardenne, inventor de los tubos de rayos catódicos (CTR), fundaron su propia empresa, el "Laboratorio de tecnología de alta frecuencia y electromedicina" en Gärtnerstrasse, 13 en el barrio berlinés de Lichterfelde, donde recibieron la visita de Robert Watson-Watt, considerado como el inventor del radar, que les compraría cientos de CTRs a lo largo de varios años. Sin abandonar su laboratorio, Hollmann se incorporó al Instituto de Investigación Oscilatoria en Berlín, el famoso "Heinrich-Hertz", donde investigó bajo la dirección de su presidente, el Profesor KW Wagner, no solo sus campos favoritos de microondas y tubos de rayos catódicos, sino también los de la ionosfera y la radioastronomía. Asimismo desarrolló un sistema de telemetría con modulación de frecuencia, pero al carecer del permiso administrativo requerido, continuó las pruebas de propagación de las ondas de radio sobre una línea de alta tensión. Construyó también un magnetófono de alambre con dos cabezales de exploración para generar una reverberación artificial o pseudoestereofonía, todavía utilizado en emisoras de radio.

En 1933, Hollmann accedió al claustro de la Universidad Técnica de Berlín, como profesor, dictando un curso sobre la amplificación de vibraciones ultradinámicas mediante retroalimentación. Paralelamente fue contratado por Telefunken como consultor en tecnologías de onda ultra corta y alta frecuencia en general. Hollmann participó activamente en el desarrollo de los dispositivos de radar Darmstadt y Würzburg, un sistema de posicionamiento de armas de muy corto alcance.

En 1934, Hans-Karl Von Willisen, Paul-Günther Erbslöh y Hans Erich Hollmann, como asesor de investigación en tecnología de medición de radio, fundaron la empresa que denominaron GEMA (Gesellschaft für Elektroakustische und Mechanische Apparate m.b.h. (“Aparatos Electroacústicos y Mecánicos, S.L.”). En el otoño de dicho año, GEMA construyó el primer dispositivo de radar, utilizando un generador de pulsos de microsegundos creado durante una expedición polar, que funcionaba con una longitud de onda de 50 cm y podía detectar barcos hasta una distancia de 10 km. Un año más tarde, GEMA desarrolló para la Marina el dispositivo de radar Seetakt, que funcionaba con una longitud de onda de 80 cm, y el dispositivo de puntería Freya. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Freya detectaba a gran distancia las aeronaves que se aproximaban y el Würzburg calculaba el ángulo direccional y la distancia.

En 1935, Hollmann publicó dos libros de investigación titulados: “Física y Técnica de las ondas ultracortas” y “Ver con ondas electromagnéticas”, que sirvieron de inspiración para el desarrollo del radar de ondas centimétricas en los países más importantes del mundo, aunque ciertos detalles (por ejemplo, la medición del tiempo de eco con un tubo de rayos catódicos) habían sido censurados por la Marina alemana. “Física y Técnica de las ondas ultracortas” estaba considerado como el máximo referente de las aplicaciones de microondas hasta el final de la década. El segundo libro trata de la telemetría de microondas. Según William D. Hershberger de UCLA, quien jugó un papel esencial en el desarrollo del radar en Estados Unidos, consideró que los hallazgos descritos por Hollmann eran comparables con los estadounidenses.

Durante la guerra, Hollmann continuó trabajando para Telefunken con 20 científicos en su propio laboratorio y en GEMA, investigando sobre transmisores de radio para interferir con los sistemas de radar.

En 1942, asumió la Dirección del Instituto de Investigación para Radio y Tecnología de Cine y Sonido en Berlín, en los campos de tecnología de alta y baja frecuencia, acústica, fotografía y cine. En esta función, supervisó varios centros de investigación en países ocupados por las tropas nazis y evitó que muchos científicos fuesen deportados a Alemania. El mismo año, su casa y el edificio del laboratorio de Hollmann fueron bombardeados por los aviones aliados. Los equipos utilizables fueron trasladados a Georgenthal en Turingia, donde se instaló un laboratorio de investigación abarcando una amplia gama tecnológica: aparatos para medir la eficiencia del calentamiento por inducción, generador de impulsos para el endurecimiento de metales, un dispositivo liviano de medición de distancia por microondas, desarrollo de un proceso rápido para el secado de pegamentos, un contador Geiger de laboratorio, un dispositivo de visualización de vibraciones, procesos para la coordinación automática de transmisores y receptores, etc.

Finalizada la guerra, los aliados no permitieron que Hollmann siguiese realizando investigaciones en el campo de las microondas, por lo que se orientó a otras áreas de la electrónica, como la tecnología de transmisión. A partir de 1946 trabajó como consultor científico en modulación de frecuencias y tecnología de televisión para Siemens & Halske. en la planta de Arnstadt. En 1947 se incorporó a la Universidad de Friedrich Schiller en Jena como profesor de Física. En ese mismo año, y ya que Turingia quedó en la zona de Alemania ocupada por los soviéticos, Hollmann aceptó la oferta de la NASA para trasladarse con su familia a California, en el marco de la Operación Paperclip, realizada por el Servicio de Inteligencia Militar para extraer científicos de Alemania.

En EE.UU. Hans Hollmann se dedicó a la investigación de los transistores, entre ellos los de alta potencia mediante estimulación por fotones. Descubrió las oscilaciones en un transistor, similares a las oscilaciones en un electrón formuladas por Barkhausen. También investigó la energía de alta frecuencia, los transmisores de alta potencia y la energía fotovoltaica. Fue contratado como Director del Laboratorio de Investigación de las Industrias Dresser en California para investigar la conversión directa del calor, la luz y la energía atómica en corriente alterna de alta y baja frecuencia.

En 1952, Hollmann fue nombrado fellow del Institute for Radio Engineers y en 1957 recibió un doctorado honoris causa por la Universidad Técnica de Dresde.

Hans Hollmann estaba casado con Gisela Schimmelbusch y tuvieron tres hijos.

Hans Hollmann murió el 19 de noviembre de 1960 en Los Ángeles, Estados Unidos, a la edad de 61 años

Más información

Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2019 Foro Histórico de las Telecomunicaciones