Mostrar nube de etiquetas

OTTENS, Lou
OTTENS, Lou

Descripción

Lodewijk Frederik (Lou) Ottens [Bellingwolde, Groningen (Países Bajos), 1926 – Duizel, Brabante del Norte (Países Bajos), 2021]. Ingeniero neerlandés. Desarrolló toda su vida profesional en Philips. Inventó la cinta de casete de audio y, posteriormente, dirigió el equipo que desarrolló el Compact Disc (CD).

Etiquetas

1950 | 1960 | 1970 | 1980 | 1990 | 2000 | 2010 | Audio | Empresa | OTTENS | Radio

Biografía

Lodewijk Frederik (Lou) Ottens nació el 21 de junio de 1926 en Bellingwolde, Groningen (Países Bajos). Sus progenitores, Jan Ottens y Frederika Sievers (su apellido de soltera) eran maestros. La familia se trasladó a Hilversum, cuando a su padre lo nombraron director regional de Empleo. Lou Ottens se interesó por la tecnología desde una edad temprana. Durante la Segunda Guerra Mundial, construyó un receptor de radio que, mediante una antena direccional primitiva que denominó Germanenfilter (filtro de alemanes), evitaba las interferencias alemanas, permitiendo escuchar en secreto las transmisiones de la emisora nacional libre, Radio Oranje.

Después de la guerra, Lou Ottens estudió Ingeniería Mecánica en la Technische Hogeschool de Delft, hoy Technische Universiteit Delft (TU Delft). Mientras estudiaba, durante tres años trabajó a media jornada, como delineante en una fábrica de equipos de rayos X. Ottens se graduó como ingeniero en 1952. En ese mismo año, comenzó su carrera laboral en el Departamento de Mecanización de Negocios de Philips en Eindhoven.

En 1956 se casó con Margo van Noord y tuvieron tres hijos, Arine, Nelly y Jan.

En 1957 Lou Ottens fue destinado a la fábrica que Philips había inaugurado, dos años antes, en Hasselt (Bélgica), donde se producían tocadiscos, cambiadores de discos, grabadoras y altavoces. En 1960, Ottens fue promovido a jefe del nuevo Departamento de Desarrollo de Productos de Philips en Hasselt. Bajo su liderazgo, se desarrolló la primera grabadora de cinta portátil de Philips EL 3585, de la que se vendieron más de un millón de unidades. Todas las grabadoras producidas eran del tipo carrete a carrete, es decir, trabajaban con una cinta magnética enrollada en un carrete. Al cargar la grabadora, la cinta se pasaba a mano a lo largo de los cabezales a un segundo carrete y se enrollaba allí unas cuantas vueltas para su confirmación. Debido a lo laborioso del proceso, varias empresas estaban buscando desarrollar una especie de caja negra en la que se guardaran los carretes y la cinta.

Sobre la base del éxito de la grabadora EL 3585, Philips Hasselt se planteó el desarrollo de una grabadora de casete portátil. El Departamento Comercial la denominó grabadora de bolsillo y determinó que el nuevo producto debería ser pequeño y económico, con una razonable calidad de sonido y un bajo consumo de batería. Desde 1959 Philips Hasselt había estado en contacto con RCA investigando su sistema de casetes. Sin embargo, Ottens consideró que las dimensiones y la velocidad de la cinta de RCA, de 9,5 cm / seg., no eran adecuadas para su uso en dispositivos móviles compactos.

Lou Ottens decidió desarrollar un casete pequeño, basado en el de RCA, y especificó las dimensiones del dispositivo. Preparó un prototipo, cortando un bloque de madera que cabía en el bolsillo lateral de su chaqueta, que se convirtió en el modelo para fabricar la primera grabadora de casete portátil, la EL 3300.

Para el proyecto, Ottens contó con un equipo de una docena de técnicos belgas y neerlandeses, la mayoría jóvenes, que habían adquirido experiencia en Eindhoven en el diseño y producción de gramófonos y grabadoras. Y también contó con el ingenioso delineante Jan Schoenmakers, con experiencia en la construcción de herramientas.

Al mismo tiempo, en 1961 la dirección de Philips en Eindhoven se asoció con Grundig para desarrollar conjuntamente, en Viena, una grabadora de casetes de alta calidad, destinada al uso en la sala de estar del hogar. El desarrollo se basó en el casete de un solo carrete de la CBS y, tanto Grundig como los técnicos de Viena, desconocían el proyecto de Ottens.

El casete desarrollado por Ottens constaba de dos carretes en miniatura, dentro de una carcasa de plástico y con una cinta magnética, con dos pistas, que pasaba a una velocidad estándar de 4,75 cm / seg. Constituyó uno de los primeros dispositivos que permitía escuchar la música favorita en cualquier lugar y se inició su comercialización en Alemania, pasando posteriormente al resto de Europa.

En 1963, el Casete de Ottens fue presentado en la Internationale Funkausstellung (Feria Internacional de Radio) de Berlín con el lema "¡Más pequeño que un paquete de cigarrillos!". La presentación de Philips no despertó, de inmediato, entusiasmo en el mundo del audio. Sin embargo, hubo muchos japoneses presentes que tomaron fotografías y, unos años más tarde, aparecieron en el mercado copias japonesas, un poco más grandes, que el original de Ottens.

En 1966, Lou Ottens visitó Japón junto con su colega comercial Gerrit Gazenbeek, y bajo la dirección de Wisse Dekker, gerente de la división de Philips Far East, negociaron con diez empresas de electrónica. Ofrecían el casete al precio estándar, sin el importe de regalías, pero cobrando la tecnología del equipo de reproducción, patentado por Philips, un mecanismo básico para el arrastre de los cabezales magnéticos.

Norio Ohga, jefe del departamento de audio de Sony, que también tenía contactos con Grundig, eligió el casete que había desarrollado Ottens por sus dimensiones más reducidas. Durante las negociaciones que siguieron, inicialmente la delegación de Philips ofreció 25 yenes de comisión por cada grabadora vendida por Sony, que al cabo de unos días se redujo a 6 yenes. Contra el consejo de sus empleados, Norio Ohga rechazó esta oferta y amenazó con elegir a Grundig. Entonces Philips decidió ofrecer, de forma gratuita, la licencia del equipo de reproducción a todas las empresas de electrónica del mundo. Esto hizo posible que los casetes se convirtieran en el estándar mundial, allanando el camino para una nueva era en la grabación y distribución de música. Su impacto en la industria de la música fue enorme.

Posteriormente aparecieron nuevas cintas de casete compactas y se incidió en la reducción de ruido, desarrollándose cintas vírgenes que permitían copiar desde los originales. En Estados Unidos no llegó hasta 1969 cuando la discográfica The Mercury Record Company, propiedad de la propia Philips, encargó una primera tirada de cuarenta y nueve títulos en formato casete. Durante la vigencia del casete, entre las décadas de 1960 y 1980, las unidades vendidas en todo el mundo fueron multimillonarias.

En 1972, Lou Ottens fue nombrado Director Técnico de Audio Philips y dirigió el desarrollo del Disco Compacto (CD), el nuevo formato de almacenamiento musical. Con su equipo desarrolló un video casete llamado Video 2000, que perdió popularidad frente al VHS, y las primeras versiones del CD. Ese año Ottens encargó se hicieran pruebas con discos más pequeños y lo hicieron con placas de 17,8 cm de diámetro. Cuando no parecía posible la reducción, se eligió un diámetro de 11,5 cm, de modo que el disco encajara en los sistemas de radio de coche existentes en Europa. Con la llegada de los CD’s, Lou Ottens empezó a intuir el declive de los casetes, ya que no tenían el ruido de superficie o el retumbar de reproducción.

Posteriormente, tras varios años de experimentación, se concluyó que la técnica analógica con la que se grababa en el disco óptico provocaba demasiado ruido. Ottens y su equipo decidieron cambiar a técnicas digitales. Debido a que la División de Audio de Philips no contaba con los conocimientos necesarios, Ottens formó un equipo de siete técnicos con experiencia en tecnología digital, incluidos dos investigadores del laboratorio de Física de Philips, NatLab. Este equipo construyó el primer modelo de laboratorio del disco digital en 1977 y Ottens fundó un laboratorio de desarrollo especial, con una pequeña instalación de producción para discos de prueba, que denominó Compact Disc Development Lab.

Dirigido por Joop Sinjou, al Compact Disc Development Lab. se le marcaron tres objetivos de desarrollo adicionales: la calidad de la música del disco compacto tenía que ser mayor que la de un LP; el reproductor de CD tenía que ser más barato que un reproductor de alta fidelidad y las compañías discográficas tenían que poder mantener sus equipos de estudio. En marzo de 1979 estuvo listo el primer modelo de CD, que se mostró en una conferencia de Prensa en Eindhoven. Después Lou Ottens, Joop Sinjou y varios técnicos se desplazaron a Japón, para visitar varias empresas de Electrónica, con objeto de conseguir apoyos para hacer del disco compacto un estándar mundial. Pudieron comprobar que Sony había adquirido mucha experiencia con la grabación óptica y que sus conocimientos digitales estaban muy por delante de los de Philips. Durante la visita, Sony se ofreció a seguir desarrollando el sistema de forma conjunta. El equipo de Ottens desarrolló el CD producido conjuntamente por Phillips y Sony.

La llegada del CD, y después del disc-man, llevó a la cinta de cassette a un lento declive que se acentuó cuando se dejaron de fabricar los walkmans en 2010.

Después de su jubilación, Ottens mantuvo su actividad técnica durante varios años. Entre 1988 y 1991 fue presidente de NEVEM, la Asociación Holandesa de Gestión Logística. Bajo su presidencia, un grupo de trabajo formado por representantes de siete empresas y la Universidad Tecnológica de Eindhoven, estudió la relación entre la función logística y el proceso de innovación productiva. El resultado del estudio, con un prólogo de Ottens, se publicó en el libro Logistics friendly design.

En 2016, Lou Ottens apareció en la película documental Cassette: A Documentary Mixtape. El director, Zack Taylor, comparó la creación del casete con “Intentar pintar una obra maestra en un sello postal”, pero Ottens dijo que fue una experiencia más sencilla. “Éramos como niños que nos divertíamos jugando. No sentimos que estuviéramos haciendo algo grande".

Lou Ottens murió el 6 de marzo de 2021 en Duizel, Brabante del Norte (Países Bajos), a la edad de 94 años.

Más información

Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2021 Foro Histórico de las Telecomunicaciones