Mostrar nube de etiquetas

VAIL, Theodore Newton
VAIL, Theodore Newton

Descripción

Theodore Newton Vail [Minerva, Ohio (Estados Unidos), 1845 – Baltimore, Maryland (Estados Unidos), 1920]. Exitoso empresario estadounidense. Primer presidente de Bell Telephone Company (1878 a 1885), Presidente de American Telephone & Telegraph (ATT) entre 1885 y 1889, y nuevamente de 1907 a 1919. Consideró el teléfono como un servicio público y consolidó las redes telefónicas bajo el sistema Bell, tanto a nivel local como en larga distancia. Inicíó la investigación con los Laboratorios Bell (AT&T’s Bell Labs).

Etiquetas

1860 | 1870 | 1880 | 1890 | 1900 | 1910 | BELL | Empresa | Teléfono | VAIL | VAIL_T | WATSON_TA
Biografía

Theodore Newton Vail nació el 16 de julio de 1845, en las proximidades de la ciudad de Minerva, en el Estado de Ohio. Su familia era adinerada e influyente y provenía de John Vail un predicador cuáquero, que se estableció en Nueva Jersey en 1710. El abuelo de Theodore era Lewis Vail, ingeniero civil, pionero en la construcción de canales y carreteras. Su tío Stephen Vail fundó The Speedwell Iron Works, en Nueva Jersey, donde se construyó la mayor parte de la maquinaria para el primer barco de vapor que cruzó el Océano Atlántico. Y su primo era Alfred Vail, cuya colaboración fue esencial en la invención del código Morse. La madre de Theodore N. Vail fue Phoebe Quinby, hija del juez Isaac Quinby del condado de Morris.

Theodore Vail se educó en la antigua academia de Morristown y luego estudió Medicina con su tío, el Dr. William Quinby. Vail aprendió además el manejo del telégrafo de Morse. Abandonó los estudios de Medicina y se fue a Nueva York, donde se incorporó a una oficina local de The United States Telegraph Co.

En 1866 la familia Vail se trasladó al Estado de Iowa para dedicarse a la agricultura. En 1868, Theodore Vail fue nombrado operador y después agente de The Union Pacific Railroad en Pine Bluffs, Wyoming. Entonces esta población era el principal punto de suministro de madera para The Union Pacific.

En 1869, Theodore Vail se incorporó a la Oficina de Correos de EE.UU. en el servicio postal de ferrocarril entre Omaha y Ogden. En agosto se casó con Emma Righter, de Newark, Nueva Jersey y, al año siguiente, nació su hijo Davis R. Vail. El matrimonio adoptó a una niña, Katherine, que en realidad era hija de William Alonzo, el hermano de Theodore Vail.

Vail mostró pronto sus dotes innovadoras en la mejora del servicio de correos ferroviario y en el desarrollo de un nuevo sistema que imprimió mayor rapidez a la distribución postal. Con él se inició el Fast Mail, innovador servicio de trenes exclusivos para el servicio de correos. Los logros alcanzados en el reenvío de los correos durante el largo bloqueo de nieve de 1870 llamaron la atención del Departamento. Por ello Vail fue ascendido al servicio de correos del ferrocarril entre Chicago y Iowa City y más tarde secretario principal en la Oficina de Correos de ferrocarril en The Union Pacific Railroad.

En marzo de 1873, Theodore Vail fue llamado a Washington y se le asignó a la oficina del Superintendente General del Servicio de Correo Ferroviario, donde se le encargó la supervisión especial de la distribución de los correos y la disposición de gráficos de distribución. Su profundo conocimiento del servicio, la entrega y la capacidad fueron reconocidos en junio de 1874, con su nombramiento como Asistente del Superintendente del Servicio de Correos Ferroviario. En 1875 el Fast Mail comenzó a operar entre la ciudad de Nueva York y Chicago. Vail fue nombrado Asistente del Superintendente General, quien en febrero de 1876 renunció al cargo y Theodore Vail ascendió a Superintendente General de la red postal ferroviaria americana.

En junio de 1877, se fundó The Bell Telephone Co, presidida por Gardiner G. Hubbard, suegro de Alexander G. Bell. The Western Union intentó entrar en el negocio telefónico con las patentes de Elisha Gray, tratando de desacreditar a Bell como inventor. Gardiner G. Hubbard se había enfrentado a los métodos de pago a los ferrocarriles de la oficina de correos para el transporte postal y pudo conocer a Theodore Vail, por ser el presidente de la comisión designada por el Congreso relacionada con dicho tema. Hubbard valoró que Vail era la persona adecuada para dirigir The Bell Telephone Co, una empresa nueva e innovadora tecnológicamente y le propuso ocupar el cargo de gerente general de la compañía.

Theodore Newton Vail, a pesar de los consejos que recibió en contra, aceptó el cargo en 1878 y aportó sus acostumbrados habilidad, sentido comercial, visión de futuro y métodos, en una tarea a veces desalentadora, introduciendo prácticas comerciales que generaron un fuerte crecimiento. La compañía cambió su denominación por The National Bell Telephone Co. en marzo de 1879.

La fuerte oposición legal de The Western Union Telegraph Co. terminó en noviembre de 1879 cuando la Corte Suprema de EE.UU. resolvió judicialmente a favor de Bell y en contra de The Western Union Telegraph Co, por infringir la patente del teléfono. Acordaron que Western abandonase el negocio de la telefonía, vendiendo su sistema de teléfonos a Bell, y que esta compañía quedase fuera del negocio del telégrafo.

El 20 de marzo de 1880 The National Bell Telephone Company se fusionó con otras empresas y se formó The American Bell Telephone Company. Este mismo año se creó la filial AT&T Long Lines, con el objetivo de desplegar una red de larga distancia a nivel nacional. En 1881 Vail supervisó el primer enlace telefónico de gran distancia entre Boston y Providence. A fin de ofrecer servicios telefónicos y telegráficos, en 1882 compró The Western Union Telegraph Co. En 1885 se creó The American Telephone and Telegraph Company, que posteriormente se denominó AT&T Corporation.

Theodore Vail estableció el servicio telefónico de larga distancia, en contra de la opinión de todos sus asociados en la compañía. La primera línea que se construyó a Nueva York se llamó el "espectáculo paralelo de Vail". También introdujo el uso de hilo de cobre en líneas telefónicas y telegráficas, que adoptó con la colaboración de Mason de Bridgeport, quien, a instancias de Vail, experimentó con el trefilado de hilo de cobre, de tal manera que le diera la resistencia a la tracción necesaria para soportar el estiramiento de un poste a otro.

El papel de Vail se considera esencial en el éxito de The American Bell Telephone Co. Reconoció desde el principio que la principal misión era el servicio al cliente y lo inculcó en todo su personal.

En 1888 dejó su cargo en la compañía por discrepancias con el Consejo de Administración. Pasó varios años en Argentina desarrollando una central hidroeléctrica en Córdoba y un tranvía en Buenos Aires. Tras la muerte de su esposa en 1905 y de su único hijo por fiebre tifoidea en 1906, regresó a los Estados Unidos.

Desde que las patentes de Bell expiraron a partir de 1893, cientos de firmas locales independientes comenzaron a competir con AT&T (ATT). En 1900, casi 6.000 nuevas empresas prestaban servicio a cerca de 600.000 clientes.

En 1907, Vail fue invitado a regresar como Presidente de la American Telephone & Telegraph Company (AT&T). Decidió cooperar con los competidores y les cobró una tarifa por la conexión con sus líneas de larga distancia. Para lograr la compatibilidad de las redes telefónicas consideró imprescindible la unificación técnica e inició una política de investigación, creando los laboratorios de ATT (Bell Labs). De esta forma dispondría de sus propias patentes y la normalización de las especificaciones técnicas de los nuevos diseños.

En 1912, compró la magnífica biblioteca científica de George Edward Dering, y la donó al MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), que la bautizó con su nombre. A pesar de no haber sido alumno, Theodore Newton Vail se convirtió en miembro vitalicio de MIT Corporation y comprendió la relevancia de dicha gran colección para la enseñanza y la investigación del MIT.

El 25 de enero de 1915 se puso en servicio la primera línea telefónica transcontinental y Vail estuvo presente en la inauguración oficial, realizada por Alexander Graham Bell en Nueva York y Thomas Watson en San Francisco. En el mismo año, se iniciaron las comunicaciones radiotelefónicas a través del Océano Atlántico.

Durante la Primera Guerra Mundial, Vail se hizo cargo de los servicios telefónicos del Gobierno estadounidense, mientras permanecía como presidente de ATT hasta su jubilación en 1919, aunque continuó como miembro del Consejo de Administración de ATT.

Theodore Newton Vail murió a la edad de 74 años, el 16 de abril de 1920 en el Hospital Hopkins de Baltimore, Maryland, a donde había sido trasladado en su ferrocarril personal desde la isla residencial de alto standing de Jekill en el Estado de Georgia.

Como tributo a Vail, el servicio telefónico en los Estados Unidos se detuvo durante un minuto la mañana del 18 de abril de 1920, mientras se realizaba su funeral en Parsippany, Nueva Jersey. De 11:00 a 11:01, hora del Este y 8:00 a 8:01 a.m., hora del Pacífico, los operadores telefónicos de A T&T desconectaron las llamadas. En ese momento se “provocó un silencio temporal de unos 12 millones de teléfonos y 24 millones de millas de cables telefónicos".

Se ha dicho que “Bell patentó el teléfono y Vail el negocio telefónico”.

A continuación, se enumeran algunas de las actuaciones más sobresalientes de Theodore N. Vail:
  • Instauró las pensiones.
  • Aseguró la no injerencia gubernamental en su Compañía en tiempos de guerra.
  • Jugó un papel clave en la creación de la empresa telefónica pionera y asumió la primera presidencia.
  • Estructuró las compañías operadoras fijando los límites entre ellas.
  • Ayudó a poner en marcha, y participó, en la primera conversación telefónica transcontinental.
Y algunos de los consejos más prácticos a sus empleados:
  • Prohibido hablar del trabajo después de las seis de la tarde.
  • Siempre es necesario pensar con tranquilidad.
  • Niégate a que te aceleren.
  • Ama tu trabajo y siéntete orgulloso de él.
  • Sé valiente: considera abiertamente los dos lados del tema.
  • Nunca dejes que te noten preocupado.
  • Las mejoras del servicio son más importantes (y lucrativas) que las ganancias a corto plazo.
  • Si no contamos la verdad de nosotros mismos, nadie más lo hará.

Más información

Foro

Foro Histórico

de las Telecomunicaciones

Contacto

logo COIT
C/ Almagro 2. 1º Izq. 28010. Madrid
Teléfono 91 391 10 66 coit@coit.es
logo AEIT Horizontal
C/ General Arrando, 38. 28010. Madrid
Teléfono 91 308 16 66 aeit@aeit.es

Copyright 2021 Foro Histórico de las Telecomunicaciones